Todas las entradas de: gzulma1@hotmail.com

“No se puede hacer fracking sin poner en peligro la salud”

vaca-muerta-barzilai

Profesionales de la salud que protagonizaron la prohibición del fracking en Nueva York  recorrerán la región a fines de octubre. La visita será en el marco de las Jornadas Internacionales de Salud, Ambiente e Hidrocarburos No Convencionales que se realizarán en Neuquén.

Por Martín Álvarez

El documento titulado Compendio de hallazgos científicos, médicos y de medios de comunicación que demuestran los riesgos y daños del fracking fue uno de los principales fundamentos de la prohibición de la técnica de extracción de hidrocarburos no convencionales en Nueva York que se formalizó a mediados del año pasado. Dos de las especialistas que trabajaron en ese informe, de más de 230 páginas, visitarán la región y se reunirán con legisladores, agentes de salud, estudiantes y organizaciones sociales.

“No importa cuán convincente sea la evidencia científica de daño, no es suficiente para frenar el fracking. El movimiento social debe instalar la ciencia en la arena política para que sea efectiva”, explicó la bióloga Sandra Steingraber, quien trabajó, junto a la pediatra Kathleen Nolan, en el documento que reúne los resultados de más de 500 investigaciones científicas vinculadas con los impactos del fracking. Ambas visitarán Neuquén.

“Durante años hemos oído relatos. Ahora, la evidencia anecdótica está siendo confirmada por la evidencia científica”, sostuvo Nolan tras presentar la investigación en Estados Unidos. “No hay pruebas de que se pueda practicar fracking sin poner en peligro la salud humana”, indicó la pediatra.

Contaminación de aire y agua, problemas de ingeniería, emisiones radiactivas, riesgos para la salud y seguridad laboral, amenazas a la agricultura, a la calidad del suelo y al sistema climático son algunos de los ejes sobre los que se articulan las conclusiones académicas.

“A pesar de esta creciente cantidad de información el secretismo de la industria y la inactividad del gobierno siguen dificultando la investigación científica, dejando muchos potenciales problemas -especialmente riesgos acumulativos, a largo plazo- sin identificar, ni controlar, y en gran medida sin estudiar”, se indicó en la introducción al estudio que reúne los hallazgos científicos realizados por más de 500 artículos publicados en revistas académicas.

Según el compendio, la falta de información fidedigna “es consecuencia de pactos de confidencialidad, expedientes judiciales sellados, y acuerdos legales que evitan que las familias y sus doctores puedan hablar sobre daños y enfermedades”. Se describió así una realidad que se asemeja bastante a la de la norpatagonia.

“En consecuencia, no existe aún un inventario general de los peligros para la salud humana”, advierten los ocho especialistas que firman el trabajo que será presentado en Argentina en las Jornadas Internacionales de Salud, Ambiente e Hidrocarburos No Convencionales. Esa actividad, organizada por el Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental (EJES), pretende promover el abordaje de salud socioambiental que profundiza los vínculos entre salud, ambiente y procesos sociales y productivos. La organización promotora de la actividad sostiene que es necesario dar a conocer y difundir las afecciones generadas por el fracking para contrarrestar el discurso empresario y gubernamental que afirma que existe una segura convivencia entre pozos y poblaciones.

Actividades

Las actividades previstas en la zona comenzarán el 27 de octubre en la Legislatura neuquina donde se realizará una audiencia pública destinada a debatir el papel de las políticas públicas en cuanto a las afecciones que el fracking genera. Ese mismo día darán una conferencia en la Universidad Nacional del Comahue que declaró la actividad como de interés. El 28 están previstas dos conferencias. En el Hospital Castro Rendón disertarán bajo el título “Intervención y práctica sanitaria frente a los impactos en salud pública del fracking” y en la Facultad de Medicina de la UNCO expondrán sobre la “Formación en salud socioambiental y fracking”. El sábado 29 de octubre conversarán junto a la Confederación Mapuce de Neuquén sobre “Prácticas comunitarias e interculturales de salud socioambiental”. Las jornadas contarán con un capítulo en Buenos Aires que se realizará el 25 y 26 de octubre.

“El libre comercio en las Américas, del ALCA a los Acuerdos Megarregionales”

Seminario virtual el Libre Comercio en las Américas.

En el marco de la Asamblea Argentina Mejor Sin TLC, la CLATE,
UNI Américas y ATTAC Argentina invitan a participar del Seminario de Formación a Distancia.

Con el auspicio académico de el Instituto Mundo del trabajo (IMT-UNTREF) y del Instituto de Estudios sobre América Latina y el Caribe (IEALC-UBA).

Se trata de una propuesta de formación destinada brindar herramientas para conocer y poner en discusión algunos argumentos centrales en torno al libre comercio y advertir sobre sus posibles impactos en nuestras economías y nuestras sociedades.

Esta iniciativa está dirigida a dirigentes sindicales y sociales, estudiantes y miembros de la comunidad académica de toda América Latina y el Caribe, así como también a toda persona interesada en temas de economía y política de alta incidencia en la vida social.

El Seminario se dictará a distancia, a través del campus virtual de la CLATE y abarcará seis encuentros semanales consecutivos.

La inscripción es libre y gratuita y se realizará a partir del 17 de octubre a través de http://registro.clate.org/

La fecha de inicio de los encuentros será el 31 de octubre de 2016.
Se entregarán certificados de participación.

Para más información ingresar aquí

 

Sobre cacheos y libertad de prensa en Dakota del Norte

Por Amy Goodman y Denis Moynihan
El lunes fue un frío y ventoso día de otoño en Dakota el Norte. Bien temprano en la mañana nos apostamos frente al Tribunal del Condado de Morton, en Mandan, para emitir en vivo el noticiero de “Democracy Now!”. En principio, la locación fue dictada por los horarios que nos imponían las autoridades locales. Yo había sido acusada de invasión de propiedad privada por la cobertura que realizamos acerca del violento ataque que la compañía responsable de la construcción del oleoducto Dakota Access llevó a cabo contra miembros de comunidades originarias que intentaban impedir la destrucción de sitios sagrados, entre ellos, cementerios ancestrales ubicados justo al norte de la Reserva Sioux de Standing Rock.
Los guardias del oleoducto hicieron uso de gas pimienta y perros de ataque contra estos defensores de la tierra y el agua. En un video de “Democracy Now!” se puede observar a uno de los perros con el hocico cubierto de sangre. El video fue ampliamente difundido y, contando únicamente Facebook, fue visto catorce millones de veces. Cinco días después, Dakota del Norte emitió la orden de arresto en mi contra.
Cuando uno cumple una orden de arresto, debe presentarse en la cárcel aproximadamente a las ocho de la mañana, si se tiene la esperanza de ver a un juez ese mismo día y evitar así pasar la noche en la cárcel. Es por eso que programamos emitir en vivo entre las siete y las ocho de la mañana, para luego presentarnos en la cárcel a las ocho a fin de que se realizara el procedimiento necesario en la cárcel y enfrentar luego el cargo por invasión de propiedad privada en el juzgado.
Para nuestra sorpresa, al llegar a Bismarck el viernes, nos enteramos de que el fiscal, Ladd Erickson, había retirado el cargo por invasión de propiedad privada y había presentado otro por “disturbios”. Quedamos desconcertados. En un correo electrónico enviado al fiscal y a nuestro abogado defensor, Tom Dickson, el juez John Grinsteiner redactó: “Las nuevas demandas, escritos y requerimientos de comparecencia son bastante extensos y los voy a estudiar para determinar si constituyen indicios razonables de delito el lunes cuando vuelva a mi despacho”. Varios abogados familiarizados con el derecho penal de Dakota del Norte nos dijeron que los jueces casi nunca desestiman una demanda presentada por la fiscalía. La lectura de cargos se fijó para las 13:30, hora local, del lunes.
Pasamos el fin de semana informando acerca del controvertido oleoducto Dakota Access, con la amenaza del cargo por disturbios siempre presente. El oleoducto de más de 1.700 kilómetros de extensión y 3.800 millones de dólares de costo está diseñado para transportar casi 500.000 barriles de crudo desde yacimientos petroleros de Dakota del Norte hasta Illinois, y desde allí hasta el Golfo de México. Es por ello que miles de personas se han instalado en los campamentos de resistencia ubicados cerca del lugar previsto para que el oleoducto Dakota Access pase por debajo del río Missouri. Si hubiera un derrame en ese lugar, se contaminaría el agua potable para el suministro de millones de personas río abajo.
El sheriff del condado de Morton, Kyle Kirchmeier, dirige la cárcel de Mandan y es responsable del trato que reciben las personas que son ingresadas allí. Con el aumento de las manifestaciones de protesta registrado en los últimos seis meses, Kirchmeier y los fiscales locales vienen presentando cargos de mayor gravedad contra los protectores de la tierra y el agua, incluso cada vez más cargos por delito grave. Hasta el momento, más de 140 personas han sido arrestadas. Aquellos con quienes hablamos nos informaron acerca de un detalle impactante: al ingresar a la cárcel, todos fueron sometidos a un registro al desnudo durante el cual fueron obligados a ponerse en cuclillas y toser para demostrar que no tenían nada escondido en su cavidad anal y posteriormente se los obligó a vestirse con overoles naranjas. El jefe de la tribu sioux de Standing Rock, Dave Archambault, una pediatra de la reserva, la Dra. Sara Jumping Eagle, y la actriz Shailene Woodley, protagonista de las películas “Divergente” y “Snowden”, entre otras, fueron sometidos al mismo trato.
Le preguntamos al jefe Archambault si los registros al desnudo eran comunes para los acusados de delitos menores. “No sabría decir, porque fue la primera vez en mi vida que me arrestaron”, respondió. Por su parte, la Dra. Jumping Eagle comentó: “Me hizo pensar en mis ancestros y en lo que tuvieron que pasar”. La actriz Shailene Woodley nos dijo: “Nunca se me pasó por la mente que por intentar proteger el agua limpia para garantizar un futuro en el que nuestros niños tengan acceso a un elemento esencial para la supervivencia humana me desnudarían para cachearme. Estaba en shock”.
Cuando nos preparábamos para ingresar al juzgado para la lectura de cargos a las 13:30 horas del lunes, unas 200 personas realizaron una marcha en apoyo a la libertad de prensa y en demanda de que se retiraran los cargos. Unos 60 agentes de policía antidisturbios formaron un cordón policial en una demostración de fuerza innecesaria frente a una concentración pacífica y amenazaron con arrestar a todo aquel que osara atravesarlo. Fue entonces que nuestro abogado trajo las novedades: el juez se negó a dar curso al cargo por disturbios. La causa fue desestimada y logramos así una importante victoria para la libertad de prensa.
La prensa libre debería centrarse ahora en dar una intensa cobertura a la resistencia en Standing Rock, un frente crucial de la lucha a nivel mundial para combatir el calentamiento global y lograr justicia climática. Los pueblos originarios y sus aliados no indígenas se enfrentan al poder empresarial amparado por el Estado con fuerzas policiales cada vez más militarizadas. No se debería recurrir a la criminalización y humillación de los defensores de la tierra y el agua ni al arresto de periodistas para allanarle el camino a este oleoducto.
(Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org)Fuente: ALAI

+ info

Derrame de petróleo en el río Paraná

Ocurrió esta mañana en la localidad de Fray Luis Beltrán, ubicada en el cordón del Gran Rosario. Primero explotó la embarcación y luego se derramó el petróleo en las costas del Paraná.

derrame-santa-fe

En la mañana de hoy una embarcación de petróleo explotó en la costa del río a la altura de la localidad de Fray Luis Beltrán derramando todo su contenido sobre el agua. El aprovisionamiento de agua potable fue cortado ya que el derrame ocurrió cerca de la toma de unas de las plantas potabilizadoras de Aguas Santafesinas S.A. Las autoridades descartan que el servicio de Rosario y las localidades al sur de Fray Luis Beltrán se vea afectado.

Fray Luis Beltrán está contenido en un importante cordón industrial que corre desde la zona norte de Rosario hasta Puerto San Martín. Allí se concentran una gran cantidad de multinacionales que controlan puertos, petroquímicas y cerealeras. Los vecinos de la zona han denunciado históricamente los efectos contaminantes de las empresas allí instaladas, por ejemplo el cáncer en la zona duplica la media nacional.
Una investigación de la Universidad Nacional de Rosario alertó sobre los altos índices de contaminación. Se detectaron más de 230 casos de contaminación ambiental y los casos se deben en su aplastante mayoría a las irregularidades de las empresas del polo agroexportador y petroquímico.

El grupo de investigadores realizó un mapa interactivo denominado “Territorios invisibles” donde se visualizan los focos de contaminación. En una entrevista brindada a la UNR Jorge Kohen, quien coordinó la investigación, plantea sobre el origen de la contaminación en la zona es múltiple: “Tenemos lo que la industria provoca en el medio ambiente, sobre el aire y sobre las aguas del río Paraná y sus afluentes que atraviesan esa área. Hablamos de la industria química, empresas que vuelcan efluentes a estos cursos de agua. Algunos de manera legal, pero hay también conexiones clandestinas del volcado de esos efluentes”.

A la desidia ecológica de las empresas instaladas en la zona se le suma el amparo del gobierno provincial que da “vía libre” para que las multinacionales operen sin respetar las más mínimas medidas de seguridad e higiene. Accidentes como el de la mañana también se enmarcan en este escenario.

Texto y Foto: La Izquierda Diario

México: Exigen revocar permisos de fracking en dos estados

La Alianza Mexicana contra el Fracking exhorta a la Secretaría de Energía (Sener) a revocar inmediatamente las autorizaciones que otorgó la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) la semana pasada para realizar fracturación hidráulica en Veracruz y Puebla. De continuar, se estaría incumpliendo el Acuerdo de París, poniendo en riesgo el agua y a las comunidades.

 Mexico (1)

Luego de que el jueves pasado fueran aprobadas por la CNH las autorizaciones para realizar fracking en Veracruz y parte de Puebla la Alianza Mexicana contra el Fracking (AMCF) exige a la Secretaría de Energía revocar tales autorizaciones, por tratarse de una práctica riesgosa y prohibida en otros países. En estas áreas, situadas en la cuenca Tampico-Misantla, se ha evaluado la existencia de 1,003 millones de barrile de petróleo crudo equivalente (MMbpce) de aceite y gas de lutitas (1).

Durante su 55a Sesión extraordinaria, la CNH emitió las autorizaciones correspondientes para entregar a Petróleos Mexicanos, permisos para realizar exploración en yacimientos no convencionales en cinco asignaciones, hasta por 25 años, mediante la técnica de la fractura hidráulica.

Juan Carlos Zepeda, titular de la CNH, tendrá la responsabilidad histórica de haber aprobado una práctica prohibida en otros países y que genera severos impactos al medioambiente y en las comunidades, además de violentar y poner en riesgo diferentes derechos humanos establecidos en la constitución, entre ellos el derecho al agua y a un medio ambiente sano, así como el derecho de consulta y de información. A lo anterior, se suma que durante la misma sesión se mencionó que ni siquiera se cuenta con la regulación ecológica para las prácticas del fracking (2). Incluso, aunque hubiera regulación, las investigaciones confirman que ésta es una práctica inherentemente insegura y no hay forma de evitar los graves daños que ocasiona (3). Por ello, la Alianza Mexicana contra el Fracking exhorta a la Sener a retirar los permisos otorgados a la brevedad usando el principio precautorio como base, y a la CNH a actuar con responsabilidad y no otorgar nuevos permisos.

Apenas en septiembre pasado, el Senado Mexicano ratificó el Acuerdo de París, a través del cual México se compromete a reducir 25% de sus emisiones hacia el año 2030. De continuar con entrega de permisos para fracking, esta meta no se cumplirá, dados los impactos que las emisiones de metano, provenientes de esta práctica tienen sobre el clima. Esto dado que es un gas de efecto invernadero 86 veces más poderoso que el bióxido de carbono.

Los campos donde se realizará la práctica son:

Asignación/Nombre (4)

Campos

Área de la asignación/Estado

AE-0381-M-Pitepec

Ahuatepec, Aragón, Coyotes, Pastoría, Sitio y Tlacolula

247.973 Km2 en Veracruz

AE-0382-M-Amatitlán

Ahuatepec, Amatitlán, Cacahuatengo, Sitio

233.772 Km2 en Veracruz

8.936 Km2 en Puebla

AE-0385-M-Soledad

Agua nacida, Ahuatepec, Aragón, Coyotes, Gallo, Horcones, Palo Blanco, Soledad, Soledad Norte, Guadalupe, Soledad PR

148.214 Km2 en Veracruz

AE-0386-M-Miahuapan

Agua fría, Corralillo, Huizotate, Miahuapan, Nuevo Progreso, Tejada y Zapotalillo

Sin información

AE-0388-M-Miquetla

Metualtoyuca, Miquetla PR

116.057 Km2 en Veracruz

23.611 Km2 en Puebla

Notas:

(1) Dato contenido en todas las asignaciones señaladas.

(2) 55ª Sesión Extraordinaria del Órgano de Gobierno CNH (13/OCT/2016). Disponible en: https://www.youtube.com/watch? v=NwnLiBYDF_0

(3) Compendio de hallazgos científicos, médicos y de medios de comunicación que demuestran los riesgos y daños del Fracking http://nofrackingmexico.org/ compendio-de-hallazgos- cientificos-medicos-y-de- medios-de-comunicacion-que- demuestran-los-riesgos-y- danos-del-fracking/

(4) Las asignaciones pueden consultarse en: http://asignaciones.energia. gob.mx/

 La Alianza Mexicana contra el fracking, está integrada por 43 organizaciones de la sociedad civil de territorios en 11 estados de la República Mexicana.

Detengamos la represión a la comunidad de San Martín, Cesar

no al fracking en colombiaSolidaridad con la lucha contra el fracking en Colombia

Comunicado a la opinión pública

Reunida en Quito, en el marco de su Asamblea General y la celebración de sus 20 años de existencia, la red internacional Oilwatch -conformada por organizaciones sociales, comunitarias y ambientalistas de Asia, África y América Latina- expresa su preocupación por la situación de las comunidades de San Martín (departamento del Cesar, Colombia), que enfrentan un proyecto de fracking a cargo de la empresa ConocoPhillips, y sobre las cuales se cierne una fuerte amenaza de represión y criminalización.

Los hechos:

De acuerdo a información proveniente de medios de comunicación y a denuncias de la comunidad,

1. La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) suscribió con las empresas ConocoPhillips y CNE Oil & Gas, filial de Canacol Energy, un contrato para explorar y explotar Yacimientos No Convencionales mediante la técnica del Fracking en el bloque VMM-3, que comprende, entre otros, el municipio de San Martín, Cesar.

2. Desde que la comunidad conoció este proyecto, hace algunos meses, se han adelantado acciones pacíficas para defender el agua y el territorio de San Martín frente a la agresiva técnica que se busca utilizar para extraer petróleo. De hecho, ya son tres las marchas masivas realizadas por los pobladores que muestran el rechazo generalizado al proyecto petrolero. Y desde hace varias semanas realizan dos plantones pacíficos en el corregimiento de Cuatro Bocas, para demostrar su rechazo al ingreso de la maquinaria para la perforación del Pozo Pico Plata 1.

3. Aunque las expresiones sociales han sido masivas y contundente, se sigue desconociendo y desvalorizando la decisión popular, negando el derecho a la participación, la protesta y rechazando el diálogo como forma de resolver este conflicto.

4. Son varias las acciones jurídicas y los mecanismos de participación que las organizaciones locales, representadas por Cordatec, han realizado para denunciar las irregularidades que se han cometido para la implementación de este proyecto.

5. Aunque las acciones realizadas por los pobladores están en el marco de la ley y en respeto a la Constitución colombiana, se ha solicitado, por parte de la autoridad local, la presencia del Escuadrón Movil Anti Disturbios (Esmad), reconocido por su agresiva intervención en otras regiones del país.

Por todo lo anterior solicitamos:

Al gobierno colombiano:
1. El respeto a la integridad, el derecho a la protesta y los derechos humanos de los habitantes de San Martín y representantes de Cordatec, que se encuentran movilizados para defender su territorio.

2. La suspensión inmediata del proyecto de fracking en la región del sur del Cesar, haciendo uso del Principio de Precaución, dadas las nefastas consecuencias que está provocando en los países donde se vienen impulsando; y por el contrario, realizar estudios e investigaciones independientes que permitan evaluar las implicaciones que tendría la utilización de esta técnica.

A las autoridades locales y regionales
1. Desarrollar acciones para brindar garantías de la protección de los derechos fundamentales de sus pobladores.

2. Abrir espacios de diálogo entre los pobladores y las autoridades para debatir sobre las implicaciones que podría tener este proyecto en la región y liderar la protección de los territorios.

A los entes de control:
1. Constituirse en garante de los derechos humanos de los pobladores de San Martín y mantener su acompañamiento para evitar acciones violentas que lesionen la integridad de las comunidades locales.

A la comunidad nacional e internacional:
1. Para que se solidaricen y acompañen la lucha en defensa del territorio que realizan los pobladores de San Martín y su organización CORDATEC

A los medios de comunicación
1. Para que informen con imparcialidad y objetividad a la opinión pública sobre lo que está sucediendo en San Martín.

OILWATCH INTERNACIONAL
Quito, 18 de octubre de 2016

YPF amenaza entrar “como sea” a la Comunidad Campo Maripe

campo maripe

Desde la Confederación Mapuce de Neuquen, zonal Xawvn Ko, queremos denunciar el permanente acoso que están sufriendo las comunidades de nuestra zonal por parte de las petroleras y privados que ambicionan el territorio Mapuce.
Es el caso de Pu Lof Kaxipayiñ, Lof Campo Maripe, Lof Newen Kura y Lof Wirkalew.

Denunciamos que el Lof Campo Maripe está desde hace cuatro meses frenando los intentos de ingresar de manera inconsulta de parte de las contratistas petroleras mandadas por YPF CHEVRON. El pasado sábado 15 de Octubre han sufrido un nuevo intento de la empresa OPS S.A. de entrar a colocar una torre de perforación. Las autoridades acompañados de familias del lof, la detuvieron y le volvieron a pedir que detengan los trabajos hasta que se retiraron.

A raiz de esta accion, se hicieron presentes representantes de YPF quienes amenzaron con volver al día siguiente con la policía porque el trabajo se iba a hacer “COMO SEA”. No obstante la amenaza contra los integrantes de la comunidad, y la presencia policial que ha ido a constatar las denuncias hechas por las empresas, no hubo desalojo, ni orden.

A su vez, informamos que en el día de ayer nuevamente la empresa Pecom S.A. (Perez Companc) intentó ingresar y fueron expulsados por la comunidad.
Además, YPF está presionando a todas las intancias posibles para generar una represión o por lo menos un enfrentamiento con los trabajadores petroleros.

El ministro Jorge Lara tiene desde el principio la solución en sus manos pero prefiere seguir criminalizando y buscando la confrontación, avalando el accionar de las empresas.
Seguiremos resistiendo el ingreso de las torres y responsabilizamos al Ministro Jorge Lara y al Gobierno de Neuquén de todo enfrentamiento, represión o afectación de nuestra salud que ocurra en el marco de este conflicto que ellos mismos han generado.

¡Fuera Chevron!
Basta de Fracking en Neuquén
El agua es vida y vale más que el petróleo
.
Igkalefiyiñ ixofijmogen tufaci mapu mew.
¡Marici wew!

Contacto: Lorena Campo Maripe 299-5736847 (Werken)

Foto de Marco Ragni

Por la continuidad del proceso de negociación y construcción de Paz en Colombia

Comunicado a la opinión pública

RebeldeMediosAlternativos
RebeldeMediosAlternativos

Luego de los resultados del plebiscito del pasado 2 de octubre en el que se presentó la negativa de un sector de la población a la refrendación de los acuerdos entre la guerrilla de las FARC y el Estado colombiano en cabeza del presidente de la República Juan Manuel Santos, nos permitimos expresar a la comunidad nacional e internacional:

Nuestro llamado a las partes para que bajo ninguna circunstancia se termine el cese bilateral del fuego acordado entre las FARC y el Estado colombiano, pues de activarse la confrontación en armas generaría el retorno a la cruel realidad de la guerra, que ha conllevado la muerte de un número aproximado de 300.000 hombres y mujeres en el conflicto que ha sufrido nuestro país.

Entendemos que el rechazo por un margen mínimo a la refrendación de los acuerdos, vía plebiscito, es en su mayoría un llamado a la paz y su construcción desde diferentes puntos de vista – de ninguna manera una apología a la violencia y a la continuidad de la guerra-, y una solicitud de participación real de la sociedad en la resolución del conflicto armado. Entre tanto,

• Invitamos a los diferentes sectores de la sociedad colombiana comprometidos con la vida a rodear el proceso de construcción de paz desde las exigencias y reivindicaciones de los pueblos, que sus procesos, organizaciones y movimientos representan. El respaldo a la construcción de paz hoy más que nunca debe expresarse en la movilización social de todas las fuerzas vivas que siembran país para dignificar su cotidianidad y sus sueños. No es posible sucumbir ante los intentos de manipulación de oportunismos políticos que bajo intereses personales y de clase dominante desinforman y manipulan a la opinión pública, y se presentan como representantes de la sociedad en su conjunto atizando la guerra y la violencia política en Colombia. Las movilizaciones masivas por la paz que se llevaron a cabo el 5 de octubre en más de 14 ciudades son una clara muestra del respaldo a la la defensa de la vida, y del rechazo a los oportunismos que promueven las violencias.

• Exigimos la inclusión y participación efectiva y vinculante de los pueblos -comunidades, organizaciones, procesos y movimientos sociales- en la continuidad de las negociaciones que se definan con la guerrilla de las FARC y las que deberían continuar prontamente, en su fase pública, con el Ejército de Liberación Nacional -ELN. Son los pueblos que han vivido las atrocidades de la guerra y quienes día a día han construido alternativas de paz los llamados a proponer salidas concretas a la encrucijada que enfrenta el país, desde espacios como la Mesa Social para la Paz -MSP- y la Mesa Social Minero Energética y Ambiental -MSMEA, entre otros.

• Nos oponemos a cualquier posibilidad de un pacto entre élites que retrotraiga a Colombia a escenarios como el Frente Nacional, que avivó el espíritu de guerra y subsumió a la ruralidad y a algunos sectores urbanos en una de las más cruentas violencias de las que se tenga memoria. Violencia histórica patrocinada por las mismas élites y fracciones que han querido perpetuar la confrontación armada y hoy se niegan a dejar avanzar los procesos de paz.

• Ratificamos nuestra voluntad y empeño total en la búsqueda y construcción de la verdad -que podría emerger parcialmente con las comisiones ética y de la verdad definidas en el proceso actual-, aquella a la que tanto se teme y se trata de ocultar mediante estrategias de miedo y amedrantamiento que sobre la población distribuyen sectores afines a la guerra por los beneficios que les proporciona. Resaltamos nuestro compromiso con la construcción de la memoria histórica y la verdad ambiental como condición necesaria para la reconciliación como seres humanos y con nuestros territorios. Este proceso de construcción debe tener como protagonistas a los pueblos afectados por la violencia que ha despojado sus medios de subsistencia pero no su dignidad para continuar defendiendo la vida.

• Solicitamos a la comunidad internacional su apoyo permanente para garantizar que el país transite hacia la construcción de Paz territorial, con justicia social y ambiental, y para que el silenciamiento de los fusiles permita el disenso político y el diálogo como bases para sembrar una Colombia justa, solidaria y sustentable. Les instamos a rodear a los movimientos sociales para que tengan garantías en el libre desarrollo de sus acciones y emprendimientos por la por la defensa de la vida y los territorios.

CENSAT Agua Viva – Amigos de la Tierra Colombia
Octubre 6 de 2016.

Declaración del Encuentro Internacional ‘Crisis y Soberanía Energética’

Declaración de Mar del Plata difundida al cabo del “Encuentro Internacional Crisis y Soberanía energética. La energía como derecho del pueblo” realizado duratne el fin de semana pasado. 

encuentro-internacional-crisis-y-soberania-energetica

En el marco del 73° Aniversario de la fundación del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata, nos reunimos trabajadores y trabajadoras del sector energético de Brasil, Chile, Francia, México, Puerto Rico, Uruguay y Argentina para participar del Seminario Internacional “Crisis y Soberanía Energética – La Energía como derecho del pueblo”, bajo la firme intención de continuar y profundizar el proceso de intercambio regional de manera regular, a partir de diversas formas y medios que nos permitan un mayor contacto y conocimiento con las realidades de los distintos países y frentes de lucha.

La clase trabajadora sufre una ofensiva feroz del capital en todo el mundo, donde ya no se pretende sólo expoliarnos a través de la súper explotación y la creciente flexibilización laboral. Podemos denunciar con certeza que el capital tiene como objetivo en las últimas cuatro décadas desarmar un camino de conquistas que el pueblo trabajador alcanzó por medio de la histórica lucha del movimiento obrero, y que significaron un período de construcción y acumulación de poder popular con perspectiva emancipadora.

La década de los noventa, la ruptura de la bipolaridad y el “Fin de la historia” implicó el desembarco del neoliberalismo como la expresión más salvaje del capitalismo y sus políticas de liberalización del mercado y recorte fiscal tuvieron a los Estados como los grandes focos de ataque. La privatización de las empresas públicas en favor del libre comercio y la competencia significó una derrota brutal para la clase trabajadora y los pueblos, en términos de la pérdida de derechos adquiridos.

Nos ocupa y preocupa la defensa del papel de la energía como servicio público y su relación con el tema derechos y acceso digno para el conjunto de la población. La importancia política en manos de quien está siendo administrado o quien detente la propiedad sobre los recursos y las empresas en muchas ocasiones no se escapa a la lógica mercantil que impregna el desarrollo energético de la región, y esto debe ser una preocupación que genere acciones para posibilitar su revisión.

Desde ese momento, estamos embarcados en una batalla ideológica y cultural donde el capital impone en el imaginario popular la lógica de la mercancía por sobre la lógica de los derechos. El ciudadano pasó a convertirse en cliente y el derecho en una mercancía, a la cual sólo accede aquel que puede pagarla. Esta batalla se encuentra aún vigente y es nuestra responsabilidad el recuperar la conciencia de nuestro pueblo para la defensa de lo que nos pertenece.

El caso argentino, con la venta de la petrolera YPF y la privatización de la totalidad de su sistema energético, es el ejemplo paradigmático de cómo los intereses de los capitales transnacionales se impusieron frente a los intereses y las necesidades del pueblo. Sin embargo, es un camino que acontece en el ámbito mundial.

Esto no es más que la cruda expresión de la lucha de clases. El pueblo francés resiste hoy la privatización de su sistema energético, así como el pueblo uruguayo frenó en los noventa el remate de sus empresas públicas y aún hoy sigue enfrentando las privatizaciones. Los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas y la huelga magisterial de la CNTE -Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación- se convierten en ejemplo de lucha contra las políticas criminales y neoliberales de Peña Nieto. Los compañeros brasileños se ponen al hombro la defensa de la soberanía popular energética ante los intentos de la derecha golpista por entregar el yacimiento petrolero del Pre-Sal a las transnacionales. El pueblo chileno demuestra que la lucha es una sola, fundiendo en la calle los reclamos estudiantiles y la necesidad de recuperar el cobre, y actualmente en el cambio previsional con el movimiento “No + AFP”, sistema que está dando pensiones de hambre. Los puertorriqueños avanzan firmemente en la generación comunitaria de la energía y la defensa del modelo público, construyendo diariamente la soberanía popular.

Hoy las transnacionales gritan a los cuatro vientos el discurso de la transición energética, o cambio de la matriz energética. Es innegable la necesidad de cambiar la matriz productiva energética mundial, hoy sostenida en un 87% por recursos fósiles. Sin embargo, debemos alertar que la transición hacia las energías verdes no puede darse de la mano de las empresas privadas. Esta es la forma en que el capitalismo se reinventa en su intento de mercantilizar la energía en todos los rincones del mundo, de imponer el lucro en donde debe primar el derecho. Los Estados que asumen hoy el discurso “verde” muestran a las claras cómo las transnacionales pretenden penetrar en los mercados para condicionar la capacidad de abastecerse en materia energética de manera soberana.

Estamos convencidos que el problema es el capitalismo y la lógica de la acumulación. Lo que ocurre no es más que una lucha en la que se enfrentan un proyecto impulsado por las empresas energéticas del gran capital transnacional, contra las necesidades y anhelos de los pueblos. En esa lucha, defendemos la concepción de la energía como un bien social y un derecho humano ya que sin ella no es posible vivir.

Buscamos la Soberanía Energética, no entendida en los términos formales territoriales sino como el derecho de los pueblos a participar en la toma de las decisiones para definir una política energética que atienda sus reales intereses y busque su bienestar general, bajo una perspectiva anticapitalista y promoviendo la integración no subordinada con la región y el mundo. Para enfrentar al capitalismo, ofrecemos desde la clase trabajadora el fortalecimiento de lo público, lo participativo, lo colectivo y lo realmente democrático.

Hay que discutir el para qué de la energía y cómo se atiende la demanda del derecho social a la energía. En un contexto mundial donde existen 2 mil millones de personas que no acceden a ningún tipo de energía, la provisión de los bienes energéticos y el suministro de los servicios públicos de gas, electricidad, combustibles, transporte público, agua y servicios sanitarios, deben ser asumidos por la clase trabajadora como una lucha intransferible en la defensa de la calidad de vida. Hacemos propias las consignas que se desplieguen en cada país para defender el derecho del pueblo al ejercicio de la soberanía energética, como lo son las luchas por el acceso a la tarifa social o contra la pobreza energética.

La predominancia de la generación energética basada en combustibles fósiles expresa e implica una dependencia a este tipo recursos que nos obliga a realizar un esfuerzo sostenido por disminuir el peso de esos combustibles fósiles en la matriz energética y sus efectos netamente negativos sobre el medio ambiente. El mantenimiento del nivel actual de explotación de los bienes comunes es inviable y autodestructivo para la humanidad. El capitalismo no sólo explota a la clase trabajadora sino que avanza en la mercantilización de los recursos naturales, convirtiéndolos en meros commodities y atentando así contra la supervivencia del planeta. En definitiva, se vuelve imprescindible repensar desde los pueblos también el para qué y cómo utilizar los bienes que la naturaleza nos brinda, trabajando contra la escasez pero también el derroche, de manera de satisfacer nuestras necesidades reales y no alimentar la filosofía híper consumista que hoy impera.

Debemos, como clase trabajadora, fortalecer los procesos que impliquen la generación de la conciencia en torno a la importancia de ejercer la soberanía popular sobre las energías. El único camino para frenar el avance del capital es a través de la construcción de prácticas anticapitalistas, de desarrollo comunitario y democrático. En este sentido, el éxito de la autogestión de los trabajadores en la producción es el claro ejemplo de que un mundo mejor es posible, ordenado por las necesidades definidas de manera social y colectiva y no impuestas por una minoría que se enriquece a costa del empobrecimiento de las grandes mayorías.

Nuestro fortalecimiento implica pensar en procesos de transición que nos permitan tener un norte superador de lo existente, donde no sólo estemos ocupados en resistir a los avances propios de las clases dominantes en torno al control de las posibilidades de vida de las mayorías dominadas, sino también construir de manera amplia alternativas a partir de las cuales tender y consolidar otras formas, otros paradigmas que sostengan una sociedad de iguales.

Debemos reconocer también un frente de lucha en la reformulación de los marcos legales vigentes que varían en cada país, pero que presentan aspectos comunes. Así, avanzar en una legislación hacia la desmercantilización de la energía que garantice su acceso universal.

Como clase trabajadora nos debemos un primer balance de lo que han sido los gobiernos progresistas y las políticas que éstos llevaron a cabo en materia energética, en la perspectiva de fortalecer nuestros diagnósticos para avanzar en los procesos de transición hacia una sociedad justa, sin explotados ni explotadores.

Las organizaciones participantes de este seminario declaran:

- Reafirmamos que la Energía es un bien social, un derecho humano, que debe tomarse como un problema de todos ya que es insustituible.

- Rechazamos el brutal tarifazo aplicado en los servicios públicos de luz, gas y agua que el pueblo argentino sufrió en 2016 y que demostraron ser una nueva transferencia de riquezas hacia los sectores concentrados de la economía.

- Adherimos y hacemos propia la Jornada Continental del 4 de noviembre “En Defensa de la Democracia y en Contra del Neoliberalismo”, porque entendemos que luchar por la defensa de la energía como un derecho de los pueblos es luchar contra el capitalismo, el saqueo que promueve y la vulneración de derechos de los más postergados.

- Expresar nuestra solidaridad con el pueblo de Jáchal (San Juan) en su lucha contra la mega-minera Barrick Gold que contamina y saquea nuestro país, así como con todos aquellos que resisten las consecuencias de la mega-minería y el fracking en toda América Latina.

- Luchar por la integración energética autónoma en América Latina y el Caribe.

- Exhortar a las autoridades públicas de Argentina y de Uruguay a que se hagan todos los esfuerzos necesarios para renovar los permisos de suministro de Gas de Argentina hacia Uruguay. Reafirmamos la necesidad de la construcción de la re gasificadora como complemento del respaldo energético y desarrollo productivo, tanto de Uruguay como de Argentina.

- Partiendo de la convicción de que la clase trabajadora es solidaria y se fortalece en la unidad, damos nuestro apoyo y aporte simbólico, de carácter solidario, a los compañeros del SME en el proceso y desafío que se aprestan a promover en la autogestión obrera.

- Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo brasileño y su lucha por “Ni un derecho menos”, que sufre los embates de un gobierno golpista; así como con el pueblo venezolano, quien viene resistiendo heroicamente los ataques de las clases dominantes y el imperialismo estadounidense.

- Saludamos al pueblo cubano, venezolano, ecuatoriano y boliviano, que luchan por mantener la dignidad.

- Rechazamos la imposición Congresional de los Estados Unidos de una Junta de Control Fiscal federal, en contra del pueblo de Puerto Rico por considerarlo el acto más denigrante, despectivo, antidemocrático y colonial que se haya visto en tiempos modernos con el único propósito de garantizar el cobro de la deuda pública que es impagable.

- Exigimos la excarcelación del preso político más antiguo del mundo que se encuentra en cárceles de Estados Unidos, compañero Oscar López Rivera.

Ratificamos la validez de nuestros encuentros para fortalecer la solidaridad internacional de los trabajadores, en la lucha por nuestros derechos y la materialización de nuestra máxima por una energía como bien social insustituible”.

Presentes:José Rigane, Secretario General de FeTERA-CTA (Argentina); Julio Acosta, Secretario Adjunto de FeTERA-CTA (Argentina); Antonio Goulart, Consulta Popular (Brasil); Gerson Castellano, FUP (Brasil); Humberto Montes de Oca, SME (México); Mario Oyarzun, Sindicato Chilquinta (Chile); Hugo Navarro Torres, Sindicato Chilquinta (Chile); Gabriel Portillo, Frente Sindical L. Duarte (Uruguay); Cecilia Vercellino, Frente Sindical L. Duarte (Uruguay); Sebastien Viscuso, CGT (Francia); Marc Bontemps, FNME-CGT (Francia); Ángel Figueroa Jaramillo, UTIER (Puerto Rico); Marcelo Elizalde, AUTE (Uruguay); Gabriel Soto, AUTE (Uruguay); Jorge Berón, AUTE (Uruguay); Oscar Duarte, FANCAP (Uruguay); Dimitri Guchín, FANCAP (Uruguay); Álvaro de la Cruz, FANCAP (Uruguay); Gustavo Bello, FANCAP (Uruguay); Martín Guerra, Sindicato del Gas (Uruguay); Pablo Sequeira, Sindicato del Gas (Uruguay).

Mar del Plata, 08 de octubre de 2016

Fuente: RedEco

“No se ha profundizado en el efecto transformador social que tiene la energía renovable”

Enrique Martínez, ex director del INTI durante los gobiernos de Alfonsín, Néstor y Cristina Kirchner, analiza la actual crisis energética. Señala que el kirchnerismo no tuvo puntos altos en su política energética y que el gobierno actual está siguiendo las políticas diseñadas en la década anterior. Desde el concepto de democracia económica, el referente del Movimiento Evita busca instalar a la producción popular como base de un nuevo modelo de desarrollo.

enrique-martinez-ipp

Por: OPSur.– De profesión ingeniero químico, Enrique Martínez se define como un funcionario público de más de 30 años, fue presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) en los períodos 1986-1988 y 2002-2011, también decano de Ingeniería de la UBA (1973-1974), diputado nacional por el FREPASO (1999-2000) y secretario de la Pequeña y Mediana Empresa de Nación durante el gobierno de la Alianza (2000-2001). Actualmente es uno de los principales referentes del Movimiento Evita y coordina el Instituto para la Producción Popular (IPP), desde donde busca articular el discurso de la democracia económica y la importancia que tiene la energía en ese proceso de, dice, búsqueda de superación del capitalismo.

 -¿Consideras que hay una crisis energética en el país?

En realidad lo que hay es un abandono completo de la idea de la energía como un servicio público básico. En consecuencia, al haber quedado el sector liderado por lo que podríamos llamar la fuerza del mercado o la evolución de capitalismo globalizado, efectivamente nos conduce a una crisis, porque hay una controversia muy fuerte entre la vocación de hacer negocios de los extractores de petróleo y gas y la necesidad de la comunidad.

-¿Cuál es el origen de esta crisis?

Viene del triunfo de las ideas neoliberales, que paulatinamente han tratado de convertir en negocio absolutamente todo. Si pueden convertir en negocio las semillas, por extensión pueden convertir en negocio el petróleo, el gas, el agua, el cable, o lo que sea. La prueba de eso es que sistemáticamente discutimos el costo de los servicios más que el derecho que tienen las compañías de fijarnos un precio. Y en realidad lo que tenemos que hacer es, primero, revalidar el derecho de acceso universal, y segundo, discutir cómo los ciudadanos atienden al costo de producción de ese servicio universal; pero a partir del derecho de contar con el servicio. No convirtiendo al servicio en un negocio, que por lo tanto establezca una brecha donde algunos lo pueden pagar y otros no.

-Buena parte de esta crisis sobre los costos de la energía tiene que ver con la alta importación de gas de los últimos años. ¿Hay un atraso de la reconversión de la matriz energética, que depende casi en un 90% de hidrocarburos?

En rigor allí hay una debilidad ideológica de un gobierno progresista. Al gobierno actual, donde la hegemonía del capital es la idea central, no le pido nada porque no creo que valga la pena debatirlo. Pero un gobierno progresista debería advertir la importancia de ir instalando la democracia económica en todos los espacios que se pueda. Y la democracia económica en materia energética implica hacer un uso fuerte, acelerado y tesonero de la posibilidad que da la tecnología de generar y utilizar la energía en forma distribuida. Por lo tanto, la energía solar y la energía térmica no son solamente elementos que habría que enfatizar a consecuencia del efecto ambiental, sino también del efecto en el ordenamiento social que eso genera. Porque si se habla de empoderar a los ciudadanos -una palabra que me molesta pero que la voy a repetir porque está generalizada-, no hay nada que sea más empoderador que la posibilidad de generar su propia energía. Bueno, eso está ausente de la política progresista que estuvo vigente hasta el 2015.

-¿Por qué crees que pasó esto?

Porque no hay una vocación transformadora auténtica. Porque la democracia económica no forma parte del eje de pensamiento de la dirigencia política, llamémosle de centro izquierda o de izquierda, en el país. Lo que se distribuye, lo que se discute, es el poder político y la posibilidad de controlar a los poderosos, no de reemplazar a los poderosos con otra estructura productiva.

-¿Existe un consenso en favor del petróleo que impide avanzar en una reconversión?

Ahí hay un planteo bastante ignorante que enfatiza la diferencia de costos entre la generación de energía a partir de fuentes no renovables y las de renovables, y sigue sosteniendo que el costo es menor por fuentes no renovables, lo que era válido hace quince años, pero ahora no es cierto. Simplemente la gente no se informa y no ha profundizado en el efecto transformador social que tiene la energía renovable. La razón por la que no se hace, es porque hay intereses económicos muy fuertes, concentrados alrededor del petróleo y el gas, y que se asocia a la dirigencia política y deciden esa política, pero ningún argumento racional se puede poner a favor de la política actual.

Renovables al servicio del gran capital

-¿Qué condiciones de posibilidad de desarrollo tienen las energías renovables en la Argentina?

No necesitan demasiada investigación y desarrollo tecnológico. Por lo menos en la fotovoltaica, que es lo que yo lo que sigo de cerca, hay una evolución muy dinámica en el mundo, tanto en compañías europeas como chinas, e incluso algunas norteamericanas, que mejoran la eficiencia año a año y reducen sus costos. Y además hay una competencia muy grande todavía, que hace que haya muchas compañías dispuestas a vender componentes a muy largo plazo y a muy bajo interés.

Argentina tiene elementos tecnológicos propios,  no necesita incursionar en el desarrollo de los componentes básicos sino en el desarrollo de los sistemas. Tendríamos que tener sistemas propios de administración de redes, que permitan vincular la fotovoltaica con las redes que están vigentes, cosa que tampoco es del otro mundo, pero merecería que sea un diseño propio y que tenga tecnología confiable de propiedad nacional. A mí me parece que cualquier compañía que se decidiera hacerlo, de carácter estatal, lo podría hacer con toda facilidad, incluso no necesita que sea al interior de YPF. Se puede hacer una empresa independiente, que avance con el objetivo marco vigente en la Argentina de aumentar la participación de renovable al 15 o 20 por ciento, pero no por el mecanismo que ha elegido el macrismo, que es un mecanismo ridículo, donde pone la expansión de renovables en la misma mano que lo que manejan las no renovables.

-¿La licitación de renovables del gobierno fue la apertura de un nuevo mercado, de una línea de negocios?

Sí, pero en realidad lo renovable, como lo plantea el macrismo, va a tener las mismas características de lo no renovable, solamente que con un efecto ambiental un poco positivo. Pero del punto de vista de la democracia económica, va a ser igualmente prejudicial, porque no hay ninguna perspectiva, no solo a que los ciudadanos generen energía en sus propios techos, sino que ni siquiera las cooperativas de servicios van a poder hacerlo. En definitiva, es un cambio tecnológico que no hace uso del beneficio social que tiene sino que se pone al servicio del gran capital.

Esto genera una media docena de negocios que harán que las renovables nunca sean baratas en la Argentina. En definitiva, se hará un negocio donde los consumidores estaremos expuestos a una decisión de empresas que monopólicamente, o a través de un cartel, nos impondrán sus condiciones. No hay ninguna expectativa positiva que se pueda formular a partir de la decisión de hacer plantas de cien mil kilovatios de energía fotovoltaica si lo produce una sola empresa.

-Además de la supuesta política pro renovables, el macrismo ha hecho mucho hincapié en el ahorro individual, discurso que oculta que el mayor consumo energético está en la industria, en particular en sectores como el minero.

Ahí me parece que se necesita un trabajo técnico antes que tomar decisiones políticas. Tenemos que admitir que además del uso de las mineras, las papeleras, las empresas electro intensivas; ha habido una política desprolija en relación al uso del GNC [Gas Natural Comprimido] como combustible, lo que ha generalizado un combustible barato y que hace que en caso de modificarse de esa matriz, afectaría a ciudadanos comunes. Claramente ahí hay una distorsión, porque hay una utilización de GNC que debió haber sido reemplazada, en parte, por aumentos de combustibles renovables, y en parte, porque debió desarrollarse del auto eléctrico hace ya 5 o 6 años.

Eso configura una planificación estratégica del uso de la energía que no está hoy asignada a nadie. Por lo tanto, no deberíamos caer en lo análisis más o menos evidentes de que hay grande ganadores y perdedores en esta distribución macrista, porque en realidad, el macrismo lo que ha hecho es decir: consuman lo que sea, pero el que lo quiere lo tiene que pagar, porque las empresas petroleras y gasíferas tienen que ganar plata. Me parece que hasta ahí llega su compromiso con la matriz energética

luz

La continuidad de la política pública macrista

-¿Qué elemento rescatarías  como los más positivos que tuvo el kirchnerismo en su política energética?

No, no tiene puntos altos, porque el kirchnerismo fue sorprendido por el aumento muy acelerado de la demanda energética y lo suplió con dos decisiones que a mi juicio son equivocadas. Primero, la importación de pequeñas plantas, llave en mano, que se pudieron haber desarrollado acá, y que tendrían que haber sido en base a recursos renovables. Ese era el momento de diseminar plantas  con recursos renovables en la Argentina, pero se apeló a la importación llave en mano de China, que le agregó un costo a la matriz innecesario en este momento, porque incluso aumentaron las importaciones de gasoil. Este punto me parece un error grosero.

Y otro error importante es haber tomado el control mayoritario de YPF y luego decidir que YPF se comportaba como cualquier empresa de mercado, cuando en realidad YPF tenía un plan de inversiones por delante que era el momento de apelar para su expansión a la inversión privada nacional masiva. Nosotros estamos en este momento desesperados, lo estaba el gobierno anterior y lo está este, por conseguir capitales del exterior. YPF debió haber ofrecido condiciones similares a las que ofreció a Chevron y a su socio malayo [Petronas], pero a accionistas nacionales, sin derecho a voto, que ganaran lo mismo que gana [George] Soros comprando acciones de YPF. Hubiera tenido importantes ofertas y hubiera podido expandir la empresa con un sustrato nacional que hoy no tiene.

-¿Y la creación de Enarsa -que iba a centralizar la política energética más allá del petróleo- no te parece un elemento positivo?

Claro que sí, pero no se hizo nada. ¿Enarsa qué hizo? Importó combustibles. Los resultados no fueron buenos, es decir, cualquier adherente kirchnerista diría la creación de Enarsa fue muy buena y la compra de las acciones de Repsol estuvo muy bien, pero yo no mido eso, yo mido qué hicieron con eso.

-Finalmente la gran respuesta que dio el kirchnerismo a la crisis energética fue apostar por el fracking.

Eso es lo más sorprendente. Se apostó por el fracking y al poco andar se comenzó a descubrir fuentes de petróleo convencional, que no se habían trabajado y no está claro que se haya agotado esa instancia. De todos modos, yo no tengo una posición categórica negativa sobre el fracking en la Argentina. Creo que algunos argumentos de la gente de YPF que comparan los riesgos ambientales con los de Canadá o EEUU y dicen que acá son muchos menores, pueden llegar a ser válidos en cuanto a la diferencia de profundidad de las napas de agua y algunos argumentos de ese tipo. Ahora, que el fracking desestructura geológicamente un territorio, no me cabe ninguna duda. La verdad que nadie puede prever que no haya efecto futuro negativo, hasta muy negativo, porque es una intervención dañina en la Madre Tierra. Por lo tanto, si uno lo mirara como lo puede mirar Evo Morales, dirá: bueno, juguemos todo lo que tenemos a la fotovoltaica y eólica antes de encarar a el fracking, que será un recurso de última instancia. Yo leí con todo cuidado y respeto el libro Vaca Muerta [de los periodistas Alejandro Rebossio y Alejandro Bercovich], y cuando uno lee lo que efectivamente se ha hecho con los mapuches, y lee que en Añelo no había un hospital, dice: carajo esto no es un problema ambiental, es un problema de política social respecto a las comunidades originarias que es grosero.

Y por otra parte, una gerencia estratégica de YPF, debió haber previsto la guerra petrolera que se iba a producir, que yo creo que le complicaron la vida enormemente a todo el mundo petrolero con el fracking y a la Argentina la dejaron sin proyectos. No quiero cargar la responsabilidad en una persona, pero el planteo global estratégico que [el ex director y ex CEO de YPF, Miguel] Galuccio le vendía al gobierno terminó siendo equivocado.

-Revisando la política energética del gobierno, ¿qué continuidades y rupturas tiene el macrismo respecto del kircherismo?

A mí me parece que simplemente el macrismo va a dar continuidad a la política del gobierno anterior. El gobierno anterior negoció en términos permisivos con los productores petroleros y el macrismo lo que está haciendo es continuar esa política. Los subsidios a las petroleras no tenían mayor sentido, cuando hubo conflictos, como el de Comodoro Rivadavia, con petróleo que no se destina a la Argentina, blanquearon el costo de extracción y era de 30 dólares [el barril]. Por lo tanto, cuando los tipos exportaron a 70 dólares, se quedaban con la diferencia, pero cuando el precio internacional fue menos de 30, la Argentina se puso con la diferencia.

-¿Qué rol cumple el tarifazo en este esquema?

Me parece que es una especie de intento de violación ciudadana. Yo creo que el capital con el gobierno macrista se siente tan seguro que ganaban y dijeron: bueno, queremos ganar el doble, y entonces decidieron aumentar el precio del gas hasta donde se les ocurriera. Lo terrible es que lo consiguieron. Más allá de las audiencias, más allá de todo el precio internacional, el precio que se le va a pagar es muy alto y confirma la idea de que el macrismo está dispuesto hacer lo que sea por maximizar la ganancia del capital.

-¿Consideras que durante el kirchnerismo se sostuvieron los subsidios hasta un punto crítico?

Considero que una vez más se trabajó superficialmente y no se estratificó adecuadamente. Si se hubiera estratificado el subsidio a la energía, hubiera sido sumamente difícil para el gobierno macrista eliminarlos. Pero como efectivamente los consumidores de Puerto Madero pagan lo mismo que lo que consumidores de una villa, bueno, se entregó de pies y manos a este tema de la tarifa social.

 

Energía para la Democracia Económica

 -Desde distintos ámbitos han surgido conceptos, paradigmas alternativos al modelo, como la idea de soberanía energética, ¿estás de acuerdo con esto como horizonte superador?

Yo no tengo en el centro de mi concepción política y social la idea de la soberanía energética y casi ninguna otra en realidad. Creo que el tema de soberanía energética, soberanía alimentaria, son términos confusos. En definitiva, lo que hay que discutir, son los derechos ciudadanos, es la democracia económica. Y entre los derechos ciudadanos está el contar con los recursos básicos para vivir: si la energía se ha convertido en un sustrato de la vida, en un derecho humano, la comunidad debe suministrar energía a todo ciudadano, y después debe discutir cómo se debe  financiar esto. Creo que es absolutamente equivalente para aquellas cosas que también se han convertido en un negocio imperceptiblemente a lo largo de los años, estoy hablando de la alimentación o la vestimenta. Pero si se pone al capital como fuente de toda razón y justicia estamos muertos.

-¿Qué actores serían claves para avanzar en esta democracia económica?

Hablando sólo en términos de energía y teniendo en cuenta de la producción de energía viene de una historia de necesaria generación y distribución concentrada, romper eso me parece que es una responsabilidad. Debemos enfatizar la necesidad de utilizar el salto tecnológico que ya tiene cincuenta años de vigencia por la posibilidad de generar, distribuir y consumir de manera distribuida. En consecuencia, me resulta francamente insólito que no haya un movimiento muy fuerte de las cooperativas de servicios reclamando la posibilidad de generar energías. Hay una cooperativa en Amstrong [Santa Fe], que está marcando el camino, pero es solo uno. También hay ciudadanos agrupados, pero son situaciones aisladas. Por ejemplo, en Mendoza hay una ley provincial que habilita a que la gente genere energía. Esto se dio a consecuencia de una persona que lo siguió, consiguió adhesiones sociales y se dictó una ley. Pero desde las cooperativas, entiendo que no han querido involucrarse, lo cual me parece que demuestra que las cooperativas también se han convertido en unidades de negocio, con lo cual no son factores de transformación social.

-¿Qué rol has podido jugar vos en ese proceso desde el INTI y ahora IPP?

INTI estaba en condiciones de jugar un rol y está en condiciones técnicas de ser transgresor dentro de la estructura pública. Mientras yo estaba en la presidencia del INTI, desarrollamos una plataforma de análisis de desempeño de calefón solar, estábamos en camino de tener una planta piloto de generación de energía eléctrica a partir de basura, elementos para marcar un camino distinto. INTI intentó algún logro y no sé si en este momento forma parte del sistema que está estimulado lo renovable.

Y en el IPP estamos trabajando por consolidar la idea de democracia económica con la producción popular adentro, entendiendo esto como la superación del capitalismo. La producción popular no es otra cosa que la producción a cargo del pueblo, atendiendo necesidades comunitarias de un modo tal que ninguno de los eslabones de la cadena de valor se apropia de valor agregado por otro o se lo entrega a otra cosa, que es lo usual en el capitalismo concentrado. ¿Qué hacemos nosotros? Nos estamos insertando progresivamente el espacio, al alcance del grupo pequeño, que no tiene más potencia que sus ideas y su imaginación, y hasta en algunos casos capacidad de tomar riesgos.  Empezamos trabajando con alimentos y  a fin de año vamos a empezar una lógica similar con el tema de la indumentaria. Hemos conseguido contar con 40 puntos de distribución en la Ciudad de Buenos Aires. Diría que, con toda sinceridad, eso nos habilita a autocalificarnos de laboratorio social con aspiraciones de generar conceptos transformadores.

Ver también

“Si el sistema energético no mejora la calidad de vida, estamos en un problema”, entrevista a Pablo Bertinat de Taller Ecologista

“El tarifazo es una consecuencia, la causa es el modelo energético”, entrevista a José Rigane, secretario general de Fetera

Serie de artículos “Alternativas para la Soberanía Energética” producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundacion Rosa Luxemburgo con fondos del BMZ.
 logo rosa luxemburgo es