"Las políticas gubernamentales comenzarán a jugar un papel decisivo en el desarrollo petroquímico”

Según la visión de José María Fumagalli, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (CIQyP), ya sea por cuestiones ambientales o regulatorias las políticas gubernamentales empezarán a jugar un papel decisivo en el desarrollo del sector aguas abajo a nivel mundial y eventualmente podrían constituir una fuerza impulsora de cambios hasta ahora inexistente en el mercado. De ahí que una de las principales tareas que por estos días lleva a cabo la organización que representa está centrada en seguir de cerca la evolución de las nuevas regulaciones internacionales (como el REACH en la Unión Europea y otros registros similares en EE.UU., Canadá y Australia), así como el impacto de las convenciones de cambio climático, que “podrían desatar proteccionismos por parte de los países desarrollados contra aquéllos en vías de desarrollo”, según sus propias palabras. “De hecho, ya se está hablando de la implementación de aranceles ambientales contra las naciones que no se comprometan a tomar medidas para evitar el calentamiento global”, advierte el especialista.

A su entender, el cambio climático es un tema políticamente muy complejo, ya que los grandes responsables de ese fenómeno son precisamente las naciones desarrolladas, “quienes ahora dicen estar dispuestas a colaborar pero también a actuar contra aquéllas que no lo hagan”, explica. “En otras palabras, se presenta como un desafío importante que puede tener implicancias en el terreno comercial, contradictorias con las presiones de negociaciones de libre comercio en el marco de la OMC.

En ese sentido, mientras que los países desarrollados vienen impulsando un acuerdo sectorial para la industria química a nivel mundial (denominado ‘cero por cero’) tendiente a eliminar todos los aranceles a la importación, las restricciones técnicas como el REACH y otras cobran cada vez mayor impulso. Es decir, hay mensajes políticamente muy contradictorios y eso genera una justificada preocupación por parte del sector”, ilustra.

¿Cómo evalúa el panorama de la industria petroquímica en la Argentina?, preguntamos a Fumagalli. Desde la CIQyP venimos siguiendo el desarrollo del sector mes a mes y todo indica que luego de la brutal caída que experimentó en sus volúmenes de producción física durante los últimos meses de 2008, lo cual revirtió una tendencia relativamente creciente y se tradujo en una sensible pérdida de la actividad en ese año, la industria comienza a recuperarse. Así se desprende de los resultados que mostró ese ítem en los primeros tres trimestres del actual ejercicio, cuando el sector logró superar en un 1% los niveles productivos registrados en igual periodo del año previo.

Si la tendencia se mantiene, el segmento terminará el año con un volumen de producción física entre un 4 y un 5% por encima del de 2008. Eso, claro está, no significa que el valor de la misma sea mayor, ya que la caída de los precios también ha sido muy importante. Sin embargo, podría experimentar un crecimiento cercano a un 2% respecto del año anterior.

Esos números estarían confirmando que la Argentina cerrará este ejercicio con un crecimiento ligeramente positivo, lo cual es malo frente a las altas tasas que supo registrar en los últimos seis años pero puede ser considerado como algo positivo si se tiene en cuenta el contexto internacional, donde se aprecia una caída generalizada del producto bruto. En definitiva, las perspectivas para el sector son buenas, más allá del ya antiguo limitante que representa la falta de disponibilidad de materias primas, un terreno donde no se vislumbra solución inmediata hasta tanto no se optimice la actual ecuación de reservas a partir de incentivos a la exploración y mejores precios internacionales del crudo.

¿Cómo influyen los precios de los hidrocarburos en el mercado interno?

Durante el último año y medio las tarifas energéticas se han ido recuperando paulatinamente. Así puede comprobarse cuando uno carga el tanque de nafta. Creo que la tendencia se mantendrá en la medida en que la economía retome la senda de crecimiento.

¿Qué lugar ocupará el gas natural en la matriz de insumos para la industria?

Según las plantas petroquímicas actualmente en funcionamiento, el fluido seguirá siendo la principal materia prima del sector. Habrá que ver si a futuro las reservas serán suficientes como para sustentar ampliaciones. De lo contrario, habrá que echar mano a otras alternativas, como los reformadores continuos que aprovechan en mayor grado los cortes líquidos, mucho más caros, aunque todavía no se registran demasiados intentos de radicar complejos de ese tipo para la producción de aromáticos. De ahí que a largo plazo la industria continúa en una situación de stand by a la espera de novedades en materia de reservas.

Evidentemente la producción petroquímica basada en gas natural tiene ventajas muy importantes desde el punto de vista tanto económico como ambiental, por lo que se justifica ampliamente, de ser posible, mantener un desarrollo apoyado en el fluido.

¿Qué papel jugará la Argentina en el concierto energético regional?

Todo depende de lo que suceda con las reservas de petróleo y gas durante los próximos años. Si el país logra tener disponibilidad de materias primas a precios competitivos podrá mantener un nivel de crecimiento razonable. De lo contrario, las inversiones se orientarán a Brasil, donde han logrado materializar un proceso de consolidación empresarial muy importante e incluso se espera una concentración de compañías aún mayor.

En ese sentido, el gigante del Mercosur está incubando un sensible salto de calidad en materia petroquímica basado en los nuevos yacimientos descubiertos en el off shore, aun cuando se trata de depósitos ubicados a grandes profundidades que implican la perforación de mantos de sal de aproximadamente 1.000 metros de espesor y por lo tanto demandan fuertes inversiones que, a su vez, requieren un enorme financiamiento. Habrá que ver cómo lo obtienen.

Lo cierto es que una vez en operación esos yacimientos le permitirán disponer de materias en volúmenes muy importantes y mantener un nivel de reservas como para sustentar el proyectado crecimiento de la actividad aguas abajo.

¿Cuál es, a su criterio, la forma de apalancar la exploración y desarrollo de nuevas reservas en el país?

El sinceramiento de tarifas es un paso imprescindible que ya se está dando. También serán importantes las medidas de incentivo que adopten los estados provinciales, que son los que actualmente manejan las licitaciones de áreas. Por otro lado, existe un incipiente nivel exploratorio costa afuera cuyos resultados habrá que evaluar y en función de eso analizar la posibilidad de otorgar incentivos a la actividad.

El Inversor Energético y Minero