Aseguran que “vocación de Argentina es seguir por la senda del desarrollo industrial”

PLANIFICACION-PETROLEO

El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, aseguró hoy que “la vocación de la Argentina no es ser un país petrolero sino proseguir por la senda del desarrollo industrial”. La cartera de Planificación salió de esta forma al cruce de una nota publicada en un matutino porteño, en el que se sostiene que `el escenario energético argentino afronta problemas estructurales`.

A través de un comunicado de prensa, Planificación enfatizó que “nuestra vocación no es ser un país petrolero sino una Argentina industrial” por lo que “la energía debe estar al servicio del desarrollo, no es un fin en sí mismo”.

El artículo también hace referencia a la existencia de una desactualización en las tarifas de gas y electricidad.

Al respecto el ministerio dijo que: “si la señal que requieren las empresas para invertir es que haya precios internacionales daría lo mismo importar que producir” por lo que “el país no tendría ninguna ventaja y su industria perdería competitividad”.

“El ´export parity´ no redundaría en ningún beneficio para nuestro país y nos llevaría a ser un exportador de hidrocarburos, como lo fuimos en la década del noventa mientras cerraban miles de fábricas”, señaló el ministerio.

En la citada nota, el ex secretario de Energía Daniel Montamat, sostiene que al principio de esta década teníamos más reservas, a lo que desde Planificación respondieron que “la cantidad de reservas de hidrocarburos no mide el desarrollo de un país”, a lo que agregaron a modo de pregunta “¿Cuántas reservas tienen Francia o Alemania?”.

“La Argentina es un país que trabaja para diversificar su matriz energética, que tiene además un importante desarrollo nuclear que está en plena expansión y que apuesta por las energías renovables”, agrega el comunicado.

Por último, Planificación aseguró que “en los últimos 6 años en el marco del Plan Energético Nacional se ha desarrollado el programa de inversiones más ambicioso de los último cincuenta años, incrementando en casi un 30 por ciento la capacidad de generación de electricidad y un 15 por ciento la de transporte de gas natural”, por lo que “debe descartarse de plano que no exista una planificación de largo plazo”, tal como se señala en ese artículo.(Télam).-

Fuente: El Patagónico