YPF acató la orden y dice que da más garrafas

Un día después de recibir un pedido formal del Gobierno para “instalar en los medios” que hay más abastecimiento de garrafas que el año pasado, la petrolera YPF hizo exactamente eso

Oliver Galak
LA NACION

Por medio de un comunicado de prensa, la empresa que desde hace dos años gerencia el grupo Eskenazi declaró: “YPF Gas informa que está entregando a sus distribuidores oficiales los volúmenes históricos de garrafas para lograr un abastecimiento óptimo de sus clientes habituales”, señala el parte de prensa.

“En los primeros 5 meses del año se comercializaron 5.600.000 envases de 10 kilogramos en el marco del plan Garrafas para Todos”, cifra que representa un volumen 4% “mayor que el entregado en el mismo período de 2009” (y 16% superior al de 2008). El año pasado, sin embargo, el consumo había sido menor debido a la recesión y a las temperaturas más benévolas. El comunicado agregó que “YPF Gas está realizando un gran esfuerzo en todas sus plantas de fraccionado y en su logística de abastecimiento, para acompañar la demanda en todas las localidades del país a las que llegan nuestros distribuidores”.

LA NACION publicó ayer que el Gobierno había enviado un correo electrónico a las empresas fraccionadoras de gas licuado en el cual les pedía que “de inmediato” hablaran en los medios gráficos y en las radios para terminar con lo que definió como una “sensación de desabastecimiento”. La nota, firmada por el director de Gas Licuado de la Secretaría de Energía, Norberto Giuliano, también requería que las empresas aseguraran que “se respetarán los precios de venta” del plan gubernamental (16 pesos la garrafa de 10 kilos) y que “se abastecerá con más producto al mercado de GLP [gas licuado de petróleo] que el absorbido en el año 2009 para su consumo interno”.

En sus declaraciones, enviadas a dos agencias de noticias, YPF no habló de precios ni buscó desmentir la sensación o realidad de desabastecimiento. Pero sí cumplió con difundir la comparación positiva respecto de 2009.

Fuentes de la empresa negaron que el comunicado haya sido un cumplimiento de la instrucción del Gobierno y señalaron que la actitud fue la misma que cuando aparecieron problemas de abastecimiento en los combustibles líquidos: brindar explicaciones propias sobre la situación dada su posición en el mercado para evitar acusaciones de desabastecimiento.

Tanto en el mercado de combustibles líquidos como en el de garrafas YPF es líder, aunque en este último no tiene una posición tan dominante (más de 55% en naftas y gasoil). A través de su división YPF Gas, controla el 25% del mercado, seguido por Totalgaz (19%), Extra Gas (16%), Amarilla Gas (8%) y Shell Gas (7%).

Alabanzas a Alá

En otra de las empresas confirmaron la recepción del correo electrónico oficial, pero aclararon que no pensaban emitir ningún comunicado, como lo pidió el Gobierno y como lo hizo YPF. De todos modos, negaron que enfrenten problemas de desabastecimiento.

Un relevamiento de la Defensoría del Pueblo consignó anteayer problemas de abastecimiento en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy, Salta, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, Tucumán y Córdoba, hecho que habría desencadenado aumentos en los precios de las garrafas.

Curiosamente, la página de Internet de la Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (Cegla) apareció ayer hackeada con mensajes en árabe que contendrían (según el traductor de Google) alabanzas a Alá. La Cegla es una de las tres cámaras del sector y agrupa, entre otras, a YPF Gas, Shell Gas y Totalgaz. En medio de los logos de esas empresas, aparecía una imagen de una calavera en rojo y negro.

La Nación