Repsol vende el cuarenta por ciento de su filial brasileña a la petrolera china Sinopec

Nace un gigante energético en América latina

La petrolera española Repsol y la china Sinopec desarrollarán conjuntamente proyectos de exploración y producción en Brasil y constituirán una de las mayores compañías energéticas privadas de Latinoamérica, valuada en casi 17.800 millones de dólares.

Repsol anunció que venderá a su socia china 40 por ciento de su filial en Brasil por 7.100 millones de dólares, una operación que se llevará a cabo mediante una ampliación de capital.

Ese dinero asegura a la empresa que preside Antonio Brufau el capital necesario para explotar los campos petroleros en los que participa en off-shore, incluidos algunos de los mayores descubrimientos del mundo, como los de los bloques de Guará y Carioca.

La operación, que aún debe recibir la aprobación de las autoridades competentes, dará lugar a una empresa con un valor de 17.800 millones de dólares, según indicó Repsol en un comunicado. En la actualidad, los activos de Repsol Brasil están valuados en 10.664 millones de dólares.

Repsol y Sinopec se comprometen a continuar con sus planes de expansión en Brasil y participarán, conjuntamente o por separado, en futuras rondas de licitación en ese país.

Al informar la operación Brufau, dijo que su compañía está “encantada” de compartir el desarrollo de sus activos brasileños con un socio de “reconocido prestigio” en el sector como Sinopec. “Juntos podemos ayudar a expandir las relaciones empresariales entre nuestros países”, añadió, al tiempo que destacó que “este acuerdo supone el reconocimiento de la gran creación de valor que supone el esfuerzo inversor, realizado por Repsol en la actividad exploratoria y, en particular, en el offshore presalino de Brasil en los últimos años”.

Ambito