Combustibles: Sería inminente un aumento

Por una decisión tomada a nivel nacional, la petrolera Shell podría volver a aumentar el precio del combustible, medida que afectaría también a la provincia de Formosa. El último aumento se habría registrado en agosto

En la suba de precios que se registran en todos los rubros, y que marcan un presente inflacionario en la economía argentina, los precios de los combustibles siguen siendo marcadores de valores de otros productos, por ser éste el utilizable para movilizar los transportes.

En esta medida, Shell ha sido autorizado judicialmente para aumentar el precio de los combustibles. Hecho que repercutirá los valores en Formosa. Como es costumbre, esta nueva suba golpeará a la economía de los formoseños, la que se suma a los productos de consumo.

Ultimo aumento

En agosto, las petroleras Shell y Esso registraron aumentos de precios de los combustibles, a partir de una política de ajustes graduales a pocos centavos, pero más seguido, a diferencia de la estrategia de YPF y Petrobrás, que aplican porcentajes más altos pero más espaciados.

En dicha oportunidad, Shell incrementó en cuatro centavos el litro de la nafta súper, llegó a los 3,939, mientras que la nafta premium se acomodaba un centavo más arriba, a $4,659, y el gasoil más refinado ascendía a $4,259. Por su parte, la nafta súper en Esso alcanzaba los $3,811 por litro.

Dos semanas

En tanto, Petrobrás aplicaba subas en el Interior del país, por lo que la nafta súper llegó a $3,799. Además YPF, ubicaba la nafta súper a $3,745; la premium a $4,529 y el gasoil entre $3,229 y $4,079 en su variante de mayor calidad en la última suba que aplicó en junio.

En la actualidad, en Formosa YPF registra los precios en: Fangio XXI: $4,68, Súper: $4,12, Ultra Diesel: 3,49, y la Shell en la Súper registran $4,23, V-Power $4,82, Fórmula Diesel $3,65 y V-Power Diesel $4,33.

Suba de demanda

Por esta resolución, en caso de que Shell, que ya tenía los combustibles más caros, vuelva a actualizar sus precios, el resto de las petroleras podrían enfrentarse a una mayor demanda sin tener la capacidad de refinación suficiente como para satisfacerla.
Voceros de YPF indicaron que por el momento no tienen voluntad de subir sus precios ni de recurrir a la Justicia para que suspenda la resolución 295.

En Esso, en cambio, ven con “preocupación” esa medida de Moreno “por la incidencia que están teniendo los costos en las negociaciones con los productores de crudo”, según indicó su director de Asuntos Públicos, Tomás Hess. La petrolera norteamericana (que, al igual que Shell, no produce aquí su propio crudo) también presentó un recurso administrativo ante Comercio Interior y, por ahora, se reserva la opción de la vía judicial.
Resolución

La resolución de Guillermo Moreno, que congeló por más de dos meses los precios de los combustibles líquidos, sufrió un duro revés en la Justicia. La sala 5° de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal concedió la medida cautelar solicitada por la petrolera Shell y la habilitó de esta manera a subir los precios del gasoil y de la nafta, algo que podría ocurrir en las próximas horas.

El 18 de agosto, la Secretaría de Comercio Interior publicó la resolución 295, que -citando la ley de abastecimiento- obligaba a retrotraer los precios de los combustibles líquidos a los valores vigentes al 31 de julio. En la práctica, sólo Shell había aplicado aumentos (de entre 0,2 y 1,8%) en los surtidores durante agosto, con lo cual fue la única que tuvo que retocar sus precios.

En los primeros siete meses del año, todas las petroleras habían aplicado aumentos del 20 al 30% en todos sus combustibles, muy por encima del 6,7% de inflación que reconoció el Indec para ese período.

Shell fue la única que recurrió a la Justicia y, aunque perdió en primera instancia, apeló y la Cámara le dio la razón. El fallo, firmado por los camaristas Jorge Alemany y Pablo Gallegos Fedriani, más el voto en disidencia de Guillermo Treacy, suspende la medida de Moreno sólo en relación a Shell. Para el resto de las petroleras sigue vigente la prohibición de subir los precios.
El fallo no aborda la cuestión de fondo sobre la constitucionalidad de la ley de abastecimiento.

Curiosamente, una de las facultades delegadas que cayeron 6 días después de la resolución 295 es la aplicación de esa ley, con lo cual hoy Moreno no podría firmar una medida de ese tipo.

Argumentos

El voto mayoritario destaca que no se demuestra que el incremento aplicado por Shell haya sido “desproporcionado” y añade: “Como es público y notorio, tampoco se tiene evidencia de que el mercado interno de venta de combustibles esté desabastecido”.

Critica la falta de argumentos de la resolución 295 y señala que la duración de la medida cautelar dependerá de la “celeridad” con la que Moreno responda el recurso administrativo interpuesto por Shell al día siguiente de publicada la medida. Hasta ahora no dio ninguna respuesta.

Shell, destacó que desde que Moreno congeló los precios, el costo interno del barril de crudo subió aproximadamente un 5%, por lo que en el sector no descartan que Shell busque readecuar su ecuación con aumentos en los surtidores.

El Comercial