Serra y Rousseff discrepan sobre explotación petrolera en penúltimo debate

Los candidatos a la Presidencia de Brasil, la oficialista Dilma Rousseff y el opositor José Serra, volvieron a discrepar, en el penúltimo debate electoral de cara a la segunda vuelta del próximo 31 de octubre, sobre el tema del modelo de la explotación petrolera

Serra, abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), se defendió de las acusaciones en la propaganda electoral de la aspirante oficialista, que señala al candidato opositor de querer privatizar a la petrolera estatal Petrobras y al presal, un gigantesco horizonte de reservas de crudo en aguas ultraprofundas.

El penúltimo debate televisivo se llevó a cabo en los estudios del canal Record en la ciudad de Sao Paulo.

El ex gobernador socialdemócrata de Sao Paulo acusó a Rousseff de “mentirosa” cuando ella, en su propaganda en los medios, afirma que él irá a cambiar el modelo de producción compartida del presal, que contempla una participación del 30% de Petrobras en todos los bloques, por el anterior, que era mediante concesiones.

“Si las concesiones es privatizar, entonces Dilma fue la que más privatizó, pues cuando era presidenta del Consejo de Administración de Petrobras, como ministra, Petrobras entregó concesiones a 108 empresas privadas, la mitad extranjeras”, apuntó el líder opositor.

Rousseff, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y apoyada por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, argumentó que el modelo de concesiones era para un “petróleo pesado” y ahora, con un crudo de “mejor calidad y en grandes cantidades”, el Gobierno debió modificar las reglas de explotación.

“Esa regla (de concesiones) valía para un petróleo de baja calidad. El descubrimiento del presal fue un billete premiado y por eso nosotros cambiamos el modelo”, explicó Rousseff, favorita para ganar el domingo con más del 50% de las intenciones de voto, según los más recientes sondeos de opinión.

Serra insistió en su defensa y afirmó: “Lo que quiero hacer es estatalizar más a Petrobras” y negó que en su época de ministro de Planificación del Gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) hubiera querido cambiar el nombre de la estatal.

“Un director de marketing tuvo una idea loca de querer cambiar el nombre de la empresa por Petrobrax, para actuar mejor en el mercado argentino, pero yo estuve en contra de esa idea y me opuse”, alegó Serra ante un embiste más de Rousseff.

NTN24