Los Bulgheroni se arman para competir con YPF

Con la compra de Esso, la petrolera Pan American Energy (PAE), participará en toda la cadena (extracción, refinación y venta de combustible), algo que buscaba desde 2005, cuando a raíz del crecimiento de su producción comenzaron a estudiar la construcción de una refinería.

El esperado anuncio de la venta de los activos de Esso, filial de la estadounidense ExxonMobil, a Pan American Energy, la petrolera de los hermanos Bulgheroni y la estatal china Cnooc, finalmente se concretó ayer. Según detallaron ambas compañías, la operación incluyó una refinería en la localidad bonaerense de Campana, con capacidad para procesar 90.000 barriles diarios de petróleo, una planta de lubricantes, tres terminales de distribución de combustibles y una red de más de 450 estaciones de servicio que operan con la marca Esso (90 propias y el resto franquiciadas).

Eso sí: ninguna de las partes quiso dar a conocer el monto del acuerdo, que fue firmado el lunes, en Londres, por Carlos Bulgheroni, presidente de Bridas, y Stafford Kelly, vicepresidente de Refinación de ExxonMobil. Una fuente que participó de la negociación aseguró que finalmente se pagaron u$s 600 millones. Las negociaciones habían comenzado nueve meses atrás.

El acuerdo también abarca 220 estaciones de servicio en Paraguay y en Uruguay, la venta de combustibles para la aeronavegación y el transporte marítimo y la distribución exclusiva de lubricantes Mobil para el mercado argentino.

Ahora, la petrolera Pan American Energy (PAE), participará en toda la cadena (extracción, refinación y venta de combustible), algo que buscaba desde 2005, cuando a raíz del crecimiento de su producción comenzaron a estudiar la construcción de una refinería.
“La capacidad de negociación del que vende al público es distinta del que está en el medio de la cadena. Este acuerdo ayuda a PAE a optimizar su producción y a la refinería a optimizar su insumo básico. Creemos que es un buen negocio vender combustible en la Argentina”, señaló Mario Calafell Loza, vicepresidente de Asuntos Públicos de PAE.

El plan inmediato de los flamantes dueños es la “eficientización” de la refinería y un cambio en la estructura de salida de productos. Durante un año habrá un proceso de “transición” en el gerenciamiento y si bien la marca Esso desaparecerá, no será en el corto plazo. “Se va a utilizar por un tiempo, quizás prolongado”, advirtió Calafell. La empresa tiene tres años para reemplazarla y el recambio, una vez definida la nueva marca, será gradual.

Actualmente, el 70% del combustible del crudo que se procesa en la refinería de Campana es provisto por PAE que pretende que el porcentaje llegue al 95%.

“En vez de ser un vendedor mayorista, Bridas pasa a ser un vendedor que llega al público, lo que va a mejorar la performance del conjunto porque hay sinergias que van a aprovechar”, opinó el ex secretario de Energía Jorge Lapeña.

Ahora, PAE participarán con 13,7% en el mercado total de naftas y gasoil y el 17% en la producción de petróleo y gas natural, lo que la ubica como el segundo grupo petrolero integrado del país, detrás de YPF y por encima de Petrobras. (Fuente: Cronista.com)

MDZ

PAE ratificó la compra de Esso

La petrolera de los Bulgheroni tendrá tres años para cambiar la marca de todas las estaciones de servicio

Bridas Corporation, de la familia Bulgheroni, y la norteamericana Exxon Mobil anunciaron ayer un acuerdo de venta del 100% de los activos que la compañía Esso, filial de Exxon, tiene en la Argentina, Paraguay y en Uruguay.

Ambas empresas explicaron, en comunicados, que el convenio incluía una red de 720 estaciones de servicio -entre propias y tercerizadas- operadas por Esso Petrolera Argentina, Esso Standard Paraguay y Esso Standard Oil Company Uruguay; una refinería en la ciudad bonaerense de Campana, una planta de lubricantes y terminales de distribución de combustibles. Aunque el monto de la operación no fue suministrado, fuentes vinculadas con la negociación dieron datos disímiles que oscilan entre los 600 y los 800 millones de dólares.

Voceros de Bridas, dueña de Pan American Energy junto con la china mixta Cnooc, agregaron ayer que, si bien la política de esa empresa era difundir cifras de sus operaciones, se respetaba un pedido de reserva formulado por Exxon.

La firma del acuerdo se concretó anteayer, en Londres, entre el presidente de Bridas, Carlos Bulgheroni, y Stafford Kelly, vicepresidente de refinación de Exxon Mobil.

Bulgheroni no habló con los medios, pero expresó a través de un comunicado: “Esta operación es otra muestra del compromiso de inversión de Bridas y sus accionistas en la Argentina y volcaremos nuestro impulso inversor también en esta actividad para generar una oferta de productos a la altura de la evolución del mercado argentino de combustibles”.

En otro texto, Exxon agregó que, además de la refinería -con capacidad para procesar 90.000 barriles diarios de crudo-, la operación comprendía el negocio de químicos abastecido desde la refinería de Campana y los negocios de combustibles industriales, mayoristas, marinos y de aviación (JP1).

La operación, que será puesta a la consideración de las autoridades regulatorias y de control de la Argentina, significará la desaparición de la marca Esso tras 100 años de presencia en la Argentina. Los Bulgheroni tienen, según el contrato, tres años para cambiar de marca todas las estaciones y apenas un mes en el caso del combustible para aviones, una cuestión sensible como consecuencia de los riesgos que supone el transporte aerocomercial: nadie quiere exponer su marca en operaciones ajenas. Voceros de Bridas indicaron, no obstante, que la marca elegida para el JP1 no tenía por qué ser la misma que la de los surtidores en el futuro.

Exxon Mobil, mientras tanto, conservará en la Argentina sólo el negocio de exploración y producción de gas no convencional en la provincia de Neuquén.

La decisión de la empresa norteamericana obedece a una estrategia global que consiste en retirarse del negocio de refinación y comercialización de combustibles en diversos países de la región, como Chile y Brasil, dos plazas que dejaron. “Coincidió con la vocación de Pan American Energy de avanzar hacia una integración vertical de la actividad petrolera en la Argentina”, dijo Mario Calafell Loza, vicepresidente de Comunicaciones de la compradora.

Con la adquisición, Bridas se convertirá en lo que la industria conoce como compañía “integrada”, es decir, que opera tanto en la refinación como en la exploración y producción de hidrocarburos, algo que en el país hacen YPF y, con menor envergadura, Petrobras.

Con esta incorporación, Bridas y Pan American Energy participarán con el 13,7% en el mercado de naftas y gasoil, y con el 17%, en la producción de petróleo y gas natural, posicionándose como el segundo grupo petrolero integrado de la Argentina. Shell, en tanto, quedará como la única petrolera no integrada que opera en el refino y expendio de combustibles.

UN JUEZ AUTORIZÓ A YPF A VENDER ACCIONES

El juez federal en lo Contencioso Administrativo de Buenos Aires Esteban Carlos Furnari hizo lugar a la medida cautelar solicitada por YPF y autorizó la libre disponibilidad de las acciones de la compañía para su venta, cesión o transferencia, informó ayer la empresa. En la resolución, el magistrado solicitó la remisión a su juzgado de las actuaciones promovidas oportunamente ante el juez federal Oscar Valentinuzzi en la provincia de Córdoba. Furnari aclaró en su resolución que Repsol YPF debe conservar directa o indirectamente el 10% de las acciones de YPF hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo. La causa fue presentada por ex empleados de YPF que reclaman ser reconocidos como accionistas en esa proporción, como parte del proceso de privatización realizada en los años 90.

La Nación