Malvinas: los kelpers niegan que una plataforma ingresara a aguas argentinas

El director de Recursos Minerales de las islas negó que la plataforma Leiv Eiriksson entrara a aguas argentinas

Por Natasha Niebieskikwiat | Clarín

Una denuncia en un sitio en Internet en el que se asegura que una de las plataformas petrolíferas de los británicos que explora en las Malvinas entró en las aguas argentinas que no están en disputa con el Reino Unido, derivó en una confusa situación que preanuncia que la tensión entre Londres y Buenos Aires podría recalentarse aún más de montarse allí una zona de producción de crudo.

Ayer, en diálogo telefónico con Clarín, el director de Recursos Minerales de las islas, Stephen Luxton, consideró como “absolutamente incorrecta”, y “completamente errónea” la versión que el miércoles a la noche apareció en el sitio El Malvinense -que elaboran veteranos civiles y militares de la guerra del ‘82. Sin identificar sus fuentes, El Malvinense aseguró que la plataforma Leiv Eiriksson -contratada por la Border & Southern Petroleum para buscar hidrocarburos en la cuenca al sudeste del archipiélago- estaba con sus barcos de apoyo “a unos 190 millas de la Isla de los Estados” , Tierra del Fuego, “dentro de la Zona Económica Exclusiva de la Nación”, por lo cual la plataforma, “violaba la soberanía”.

Luxton envió ayer un mapa a este diario para demostrar donde se encuentra la plataforma. Desde que hace “salió hace unas tres semanas a su zona en alta mar no se movió nunca más”, dijo. El ejecutivo sentenció que la mayoría de las informaciones que salen en Buenos Aires sobre las islas son “falsas”, y dijo que la Leiv Eiriksson se ubicaba en los 53 grados 35 minutos de latitud sur, y los 58 grados 45 minutos de longitud oeste. Debajo de la isla Soledad y dentro de las 200 millas de las islas, que los británicos administran sin el reconocimiento argentino.

Lo curioso de ayer es también cómo repicó la noticia de manera diversa en los medios. Ligado al gobierno, Ambito Financiero le dio un despliegue gigante, y consiguió que una fuente del ministerio de Héctor Timerman diera crédito a la denuncia. “Fuentes del Palacio San Martín” consideraron la ubicación de la plataforma como “ilícita” y dijeron, que en el pasado hubo “otras violaciones” similares, señaló Ambito en su edición online. No hubo, sin embargo, comunicados de prensa ni de los británicos ni de la Cancillería, que en los últimos meses viene rechazando oficialmente y sucesivamente las controvertidas medidas tomadas por Londres en vísperas de los 30 años de la guerra. Como la visita del príncipe William a las Malvinas, el envío de un sofisticado barco de guerra, de un submarino nuclear y de distintos funcionarios del gobierno británico, que son para la Argentina claros gestos de provocación.

Clarín