Hallan 25 cadáveres en la planta de gas argelina

Tras la inspección que hizo el Ejército a la instalación de In Amenas, la cifra de muertos trepó a 80. Gobiernos de varios países reconocieron desconocer el paradero de ciudadanos que trabajaban en el lugar.

Un día después de concluido el secuestro por parte de islamistas radicales de la planta gasífera de In Amenas, en el Sahara argelino, el Ejército descubrió 25 cadáveres pertenecientes a rehenes asesinados, con lo que la cifra total de muertos asciende a 80, informaron fuentes de los servicios de seguridad.

Por otra parte, se informó que las fuerzas de seguridad arrestaron a cinco miembros del grupo rebelde que se cree estuvo detrás del secuestro.

Cifras confusas

El sábado, el gobierno de Argel informó sobre la muerte de 23 cautivos -cifra oficial por el momento-, sin embargo el ministro de Comunicación, Mohamed Said, advirtió que el balance total de víctimas mortales podría aumentar: “Me temo que las fuerzas armadas que están llevando adelante la operación de registro dentro de la planta hallarán más víctimas”.

Además, se liberaron a 685 empleados argelinos y 107 trabajadores extranjeros y se “neutralizó” a 32 terroristas, precisó.

El sábado, el Ejército realizó el asalto final a la planta de gas, tras un primer intento de liberar los rehenes el jueves.

Paradero desconocido

Por ahora se desconoce la nacionalidad de los cadáveres encontrados. El primer ministro británico, David Cameron, informó en Londres que tres de sus compatriotas murieron en Argelia y que otros que se encuentran desaparecidos podrían haber muerto también.

La empresa de ingeniería japonesa JGC Corp, por su parte, indicó que 17 de sus empleados seguían sin ser localizados.

En medio de la improvisación y confusión que reinaron durante toda la crisis de los rehenes, funcionarios de Filipinas indicaron que 52 trabajadores de ese país sobrevivieron a la toma de rehenes y al asalto, pero todavía se desconoce si hay muertos de esta nacionalidad.

Desde Noruega llegaron además especialistas para localizar a cinco compatriotas que por ahora están desaparecidos.

Reivindicación

En tanto, el líder yihadista Mojtar Belmojtar, presunto ideólogo del secuestro masivo, reivindicó el hecho en nombre de la red Al Qaeda y exigió al gobierno francés a terminar con los bombardeos sobre el norte de Mali.

“Nosotros anunciamos esta bendita operación”, dice Belmojtar en el video. “Estamos dispuestos a negociar con Occidente y el gobierno argelino si se pone fin a los bombardeos de musulmanes en Mali”, añade el argelino.

Tras las críticas iniciales a la primera intervención del Ejército argelino, el asalto final contó con el apoyo internacional, mientras todas las cancillerías y mandatarios con ciudadanos afectados responsabilizaron de las muertes a los islamistas.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, defendió la respuesta de las autoridades argelinas porque “frente al terrorismo hay que ser implacable”, dijo.

“El terrorismo es un mal absoluto y necesita una firmeza absoluta”, declaró antes de concluir que “no hay ninguna impunidad para los terroristas y no la habrá”.

La Mañana de Neuquen