Para la ONU, el suministro de agua mundial está amenazado por la demanda de energía

La demanda de agua en todo el mundo aumentará hasta el año 2030 en un 40 por ciento, el consumo de energía se incrementará al doble y el de alimentos lo hará en aproximadamente un tercio, indicó Naciones Unidas en un informe con motivo del Día del Agua que se celebra hoy.

En la actualidad, casi 770 millones de personas carecen de acceso a agua potable y 1,3 millones de personas no está conectada a una red de energía eléctrica, agregó el informe “Desarrollo Mundial del Agua 2014” (World Water Development Report 2014) de Naciones Unidas.

“Los lugares, en los que los habitantes no tienen acceso suficiente al agua potable coinciden en gran medida con aquellos que carecen de energía”, señaló el reporte que se publicaba cada tres años, pero a partir de ahora se dará a conocer anualmente.

El análisis del organismo internacional resaltó que, actualmente, la producción de energía requiere el 15 por ciento del consumo mundial de agua, cifra que aumentará hasta el 20 por ciento para el año 2035.

También detalló que en alrededor del 90% de la producción mundial de energía se necesita mucha agua, por ejemplo en la de biocombustibles.

En otros tipos de energía, una gran parte del agua no se utiliza solamente para el enfriamiento y posterior reciclado, sino que se consume, agregó el reporte.

El informe indica que “el suministro de agua y energía son interdependientes” y solicita un “mejor” reflejo del precio de la energía y del agua “sin socavar las necesidades básicas de los pobres y los desfavorecidos”.

Michel Jarraud, presidente de ONU Agua, explicó “a menudo, la misma población que no tiene acceso al agua y a servicios higiénicos también carece de energía”.

Según Zafar Adeel, director del Instituto para el Agua, Medio Ambiente y Salud de la ONU, la dificultad de acceso al agua y la energía para centenares de millones de personas en todo el mundo supone una carga que recae de forma desproporcionada sobre las mujeres en zonas rurales empobrecidas del planeta.

“En muchas zonas rurales, la carga de recoger leña para su uso como combustible o agua es una responsabilidad de las mujeres. Lo que significa que no tienen tiempo para realizar otras actividades”, dijo Adeel.

“Por eso, si en esas zonas rurales se proporciona agua y energía, se está liberando una parte significativa de la fuerza de trabajo que puede dedicarse al desarrollo social o la educación. Se puede acelerar el desarrollo social y económico cuando se tienen agua y energía”.

En esta misma línea, Unicef reveló que unos 1.400 niños menores de cinco años mueren en el mundo a diario víctimas de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de acceso a agua potable, saneamiento adecuado e higiene.

Según la agencia de la ONU, dos terceras partes de las millones de personas que no cuentan con fuentes de agua potable en el mundo se concentran en diez países: China (108), India (99), Nigeria (63), Etiopía (43), Indonesia (39), República Democrática del Congo (37), Bangladesh (26), República Unida de Tanzania (22), Kenia (16) y Pakistán (16).

Esta semana Unicef inauguró una campaña mundial en las redes sociales para conseguir llevar agua potable y saneamiento a todas las personas que todavía carecen de estos servicios de primera necesidad.

Para ello, la organización ha solicitado a sus seguidores en las redes de Facebook, Twitter e Instagram que comenten lo que el agua significa para ellos, lo ilustren con fotografías y usen el hashtag #ElAguaEs par crear conciencia sobre lo que implica no tener acceso al agua potable.

“No habrá desarrollo sostenible sin un mejor acceso al agua y a la energía para todos”, declaró Irina Bokova, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Télam