YPF "barrerá" el país en procura de reservas

Se buscarán permisos de exploración en todas las cuencas
Se buscarán permisos de exploración en todas las cuencas

La empresa hispano-argentina lanzará un plan de exploración. Busca un diagnóstico que permita salir a buscar financiamiento.

El plan de exploración que la empresa hispano-argentina YPF lanzará en dos meses se propone “barrer” el territorio argentino con estudios de los yacimientos sin desarrollo en el país, con acompañamiento de gobiernos provinciales, aportes de los especialistas de universidades nacionales y la validación del Banco Mundial. La idea es obtener un diagnóstico preciso que le permita a la compañía salir a buscar financiamiento en el mundo.

Antonio Brufau, presidente de Repsol YPF, principal accionista de la petrolera local, abrió ayer el ciclo de ponencias principales del 24 Congreso Internacional del Gas que hasta el viernes concentra en Buenos Aires la atención del mercado global de los hidrocarburos. Dijo que lo peor de la crisis internacional ya fue superado, con consecuencias en la “moderación del consumo en algunos países”.

Dio a entender que el futuro del gas está en los desarrollos no convencionales, como el que proviene de arenas compactas (“tight”) y de reservorios caracterizados como “shale”, una roca sedimentaria con particularidades que hacen mucho más costosa su extracción y que está presente en la cuenca Neuquina (ver aparte).

El predio de La Rural, donde se desarrolla el congreso y la exposición asociada, era ayer el punto de confluencia de hombres de negocio de todo el mundo. No lo dijo Brufau ni los miembros de la familia Eskenazi que tiene en YPF una participación minoritaria en lo societario y decisiva en la operación, pero algunos detalles del nuevo plan de exploración trascendió en este ámbito ultraespecializado de fuentes de la ex empresa estatal argentina.

YPF irá a todas las provincias con cuencas hidrocarburíferas productoras a proponer un tipo de acuerdo que no alcance el grado de concesión sino de permiso de exploración, con un término mínimo de dos años. Les pedirán a los gobiernos locales la información geológica y exploratoria que Nación transfirió junto con la propiedad de los recursos (Neuquén está armando un banco de datos con ella) para reinterpretarla con la tecnología actual, perforar nuevos pozos si es necesario, desarrollar estudios sísmicos en tres dimensiones (3D) si es preciso y detectar oportunidades de inversión.

Pedirán a cambio, como en un proceso de iniciativa privada, tener la prioridad para explotar las áreas en el futuro.

Convocarán a las universidades nacionales -seis o siete- con actuación en la zona de las cuencas (la del Comahue es una de ellas) y pedirán que el Banco Mundial certifique el trabajo, como un modo de validar la información, contó uno de los voceros de YPF, que dio a entender que este es uno de los ejes de la política mediante la cual la familia Eskenazi busca marcar como un distintivo de su ingreso a la petrolera.

La inversión de este plan de exploración de dos años, que fue anunciado la semana pasada en Mendoza por el gerente general Sebastián Eskenazi, correrá íntegramente por cuenta de la empresa (sigue sin trascender la cifra). La idea es, sobre la base de los resultados y de la validación del Banco Mundial, buscar inversiones para los desarrollos posibles.

Con Neuquén y con Mendoza hay conversaciones avanzadas, dijo uno de los voceros.

Fuente: Río Negro Online