Países ricos entorpecen cumbre de Copenhague

“La negociación está en una situación muy complicada por los países desarrollados, a partir de que Washintgon se opone a un segundo periodo de compromisos de reducción de emisiones bajo el protocolo de Kyoto”, explicó Pedro Luis Pedroso, representante del ministerio de relaciones exteriores de Cuba

Cuba consideró hoy que la confabulación de los países ricos en torno al protocolo de Kyoto, entorpece las negociaciones de la cumbre sobre cambio climático de Copenhague que concluirá el viernes en esta capital.

Así lo señaló Pedro Luis Pedroso, sudirector de la dirección de asuntos multilaterales del ministerio de relaciones exteriores de Cuba, quien dijo que la idea de trabajar en uno de los dos carriles del tema busca contemporizar con Estados Unidos y relegar al texto de Kyoto.

“La negociación está en una situación muy complicada por los países desarrollados, a partir de que Washintgon se opone a un segundo periodo de compromisos de reducción de emisiones bajo el protocolo de Kyoto”, explicó.

Pedroso adviritó que los países ricos tratan de liquidar el protocolo y establecer un único acuerdo legal vinculante , según el cual fijen compromisos tanto para las naciones industrializadas como para el resto, colocando a todos bajo los mismos estándares.

Apuntó que con ese prisma tratan de presionar para que las economías emergentes tengan similares compromisos de emisiones de gases contaminantes que el bloque de los ricos. De tal forma romperían el actual régimen de responsabilidades comunes y diferenciadas, y pretender desbancar al protocolo de Kyoto constituye una ilegalidad, porque el convenio no establece ni en su letra ni en su espíritu su caducidad, apostilló.

El diplomático comentó que es bastante difícil prever la proyección final de la conferencia de las partes de naciones unidas (COP15) sobre el calentamiento global, a cuatro días de su conclusión. La postura del G77 a partir de la propuesta del grupo africano fue muy firme y contó en especial del respaldo de Cuba, Venezuela y del grupo de las llamadas naciones menos adelantadas, anotó.

No fue para bloquear las deliberaciones, sino para llamar la atención de que es imprescindible restablecer el balance de las conversaciones y no permitir el estancamiento del protocolo de Kyoto como desean los países desarrollados, remarcó. En ese sentido criticaron el hecho de que hayan encaminado sus esfuerzos a alterar y quebrantar los principios y compromisos del régimen legal vigente, con el objetivo de perpetuar sus patrones de producción y consumo insostenibles.

Asimismo ratificaron que la convención marco de naciones unidas sobre cambio climático y su protocolo de Kyoto representan el régimen jurídico vinculante vigente que norma la respuesta y la cooperación internacional para el enfrentamiento al calentamiento global.

Fuente: Radio Mundial