Aguas más que turbulentas con Gran Bretaña

La Presidenta remarcó que “el Reino Unido se niega a sentarse a una mesa a discutir como lo ordenan las Naciones Unidas”. La oposición coincidió con el Gobierno. Gran Bretaña sacó un comunicado reivindicando su “soberanía” sobre las islas Malvinas.

Por Martín Piqué.- La Presidenta dispuso que todos los barcos que quieran navegar entre los puertos del territorio continental argentino y los puertos de las islas Malvinas y Sandwich del Sur deberán solicitar “autorización previa de las autoridades competentes” del Ejecutivo. La disposición se fijó a través del decreto 256/2010, que la mandataria firmó ayer a la mañana en la quinta de Olivos. Según lo establecido por la norma, también deberán pedir autorización los buques que se dirijan a las Malvinas y que en su hoja de navegación pretendan atravesar aguas de soberanía argentina. La decisión primero fue anunciada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desde el Salón Sur de la Casa de Gobierno. “Es en defensa de los intereses de los argentinos”, dijo. La propia CFK salió a defender la medida horas más tarde. “El Reino Unido se niega a sentarse a una mesa a discutir como lo ordenan las Naciones Unidas”, denunció. La jefa de Estado recordó que varias resoluciones de la ONU impiden a las dos partes –tanto Buenos Aires como Londres– iniciar acciones unilaterales en la zona en litigio. “Esas resoluciones han sido desoídas sistemáticamente por el Reino Unido”, dijo. Luego adelantó que la semana próxima planteará este tema en la cumbre del Grupo Río que se celebrará en Playa del Carmen, México.

La decisión de ordenar a los barcos que quieran llegar a Malvinas navegando por aguas argentinas –o que antes y después pretendan fondear en puertos argentinos para reabastecerse de combustible– que soliciten autorización de manera previa responde a una estrategia que se ha venido analizando desde hace semanas en la Cancillería. Se trata, según comentaron a Página/12 en altas esferas del Palacio San Martín, de una “estrategia diplomática y comercial” que tiene como objetivo “encarecer el proceso de exploración” que están llevando adelante los británicos. En concreto, si un buque de carga que navegara desde las islas Canarias hasta Malvinas no pudiera reabastecerse en los puertos argentinos, se vería obligado a desviarse de rumbo original: el desvío implicaría una demora en su arribo a destino; eso redundaría en un mayor costo de logística.

En el Gobierno aseguran que el decreto que la Presidenta firmó ayer no es la primera medida de ese tipo que se adopta desde que CFK llegó a la Rosada. Hace dos años, tanto el canciller Jorge Taiana como el ministro de Planificación, Julio De Vido, firmaron dos resoluciones que intentaban fijar sanciones comerciales contra la exploración petrolera de carácter unilateral que estaba llevando adelante el gobierno británico. Taiana resolvió dar por finalizado el acuerdo de explotación de hidrocarburos que se había firmado durante la gestión de Guido Di Tella y su famosa teoría del “paraguas” en materia de soberanía. De Vido, en una resolución vinculada con la anterior, dispuso que las empresas que exploraran o comenzaran tareas de exploración en aguas de Malvinas bajo dominio británico serían pasibles de ser sancionadas por el gobierno argentino.

Este año, tras el arribo del buque Thor Leader al puerto de Campana, en el Ejecutivo comprobaron que la exploración unilateral de Gran Bretaña se veía favorecida por un “vacío legal” que no se había previsto a la hora de fijar sanciones. “¿Y qué pasaba con los buques? ¿Qué pasa con el transporte de la logística necesaria para la plataforma petrolera?”, se preguntaban anoche ante Página/12 en los niveles superiores de la Cancillería. Ese fue el razonamiento que llevó a la Presidenta a pensar sanciones comerciales contra los buques que navegaran por aguas argentinas o pretendieran anclar en puertos argentinos antes o después de hacer escala en Malvinas. Fuentes oficiales también reconocieron que antes del arribo del Thor Leader, un buque de carga con bandera de la isla de Man, hubo otro caso similar que pasó inadvertido: se habría tratado de un barco que también provenía de Malvinas y que logró retirarse de un puerto argentino sin recibir ningún tipo de sanción.

La idea de obligar a los barcos que quieran ir a Malvinas y navegar por aguas argentinas a pedir previamente autorización comenzó a ser analizada el viernes último en la Rosada. Ese día se reunieron Taiana, De Vido y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini. Los tres comenzaron a delinear el borrador de lo que sería el decreto 256. Mientras los tres funcionarios preparaban el texto que firmaría la Presidenta, en el Gobierno se comentó con mucho interés la cobertura que ciertos diarios británicos especializados en finanzas habían hecho de la evolución del precio de las acciones de Desire Petroleum a lo largo de esa semana. “Ese viernes, el Financial Times informó que las acciones de la empresa estaban bajando en la Bolsa. A eso apuntan nuestras sanciones, siempre por la vía pacífica y legal. A que la tasa de riesgo que debe enfrentar toda empresa petrolera sea cada vez mayor”, argumentaron a Página/12 desde la Cancillería.

Ayer, tras el anuncio del jefe de Gabinete y las palabras de la Presidenta refrendando el contenido del decreto, la embajada británica en Buenos Aires hizo circular su primera respuesta. En el comunicado ratificaron su soberanía sobre las Malvinas aunque reconocieron que el gobierno argentino podía aplicar nuevas leyes en el marco de su territorio. “El Reino Unido no tiene ninguna duda sobre su soberanía sobre las islas Falklands (Malvinas) y territorios marítimos circundantes, y tiene totalmente claro que la exploración de hidrocarburos es un emprendimiento totalmente legítimo. Es un tema para la Argentina de cómo aplica sus leyes dentro de sus propios territorios”, dijeron voceros de la embajada a la agencia DyN. Esos dichos fueron en la misma línea de lo que había declarado el primer ministro Gordon Brown, al ratificar que Londres no pensaba detener sus emprendimientos de exploración a pesar de las quejas de la Argentina.

El decreto en cuestión, aparte de establecer la “autorización previa expendida por la autoridad nacional competente” para todo buque que se proponga navegar entre Malvinas y el territorio continental argentino, dispone que cinco ministerios del gabinete –Cancillería, Planificación, Industria y Turismo, Economía y Justicia– trabajen en forma conjunta para que la nueva regulación sea aplicable y no quede, como tantas veces, en una declaración de principios sin ninguna consecuencia fáctica: la famosa letra muerta.

Página/12

Restringió el Gobierno el tránsito de buques a Malvinas

Dispuso por decreto que todas las embarcaciones deben pedir una autorización previa

Por Mariano De Vedia.- En una decisión que podría profundizar las tensiones en la relación bilateral con Gran Bretaña, el Gobierno estableció ayer por decreto restricciones al tránsito marítimo entre los puertos continentales de nuestro país y las islas Malvinas.

La medida fue dispuesta por la presidenta Cristina Kirchner, ante la inminente llegada de una plataforma de exploración petrolera a las islas, prevista para pasado mañana.

A comienzos de este mes, el gobierno argentino ya había presentado un reclamo ante la embajada de Gran Bretaña por los planes de una compañía petrolera de ese país para iniciar la extracción de petróleo y gas alrededor de las islas Malvinas.

El decreto 256/2010 dispone que “todo buque o artefacto naval que se proponga transitar” entre puertos ubicados en el territorio continental argentino y puertos ubicados en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur “deberá solicitar una autorización previa expedida por la autoridad nacional competente”.

La Nación

Adriana Ríos: “El decreto es un hecho concreto de resguardo de nuestra soberanía”

La gobernadora ponderó el decreto de Cristina.

La mandataria provincial fueguina se mostró a favor de la medida instaurada por la presidente Cristina Fernández de Kirchner e instó a la provincia a “la unidad de todos los fueguinos sin distinción de banderías políticas para defender nuestros espacios territoriales y marítimos de la usurpación extranjera”.

(16/02/2010) RIO GRANDE.- La gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, destacó hoy la firma del Decreto mediante el cual la Presidenta de la Nación estableció que “todo buque que intente transitar entre puertos argentinos continentales y puertos de las islas (del Atlántico Sur) o atravesar los espacios marítimos hacia un puerto de las islas, deberán solicitar autorización al Gobierno argentino”.

Al respecto, la Gobernadora dijo que “estamos totalmente de acuerdo porque no podemos permitir que Gran Bretaña siga avanzando de manera ilegal y explotando recursos no renovables que no les pertenecen” y agregó que “el decreto es un hecho concreto y contundente de resguardo de nuestra soberanía”.

La Mandataria anticipó que pondrá a disposición del nuevo esquema establecido por el Decreto “a todas las áreas del Gobierno provincial para que colaboren en lo que sea necesario para los controles que requieran ser aplicados.”

Por último, Ríos manifestó la vocación del Gobierno de la Provincia de fortalecer desde su jurisdicción el reclamo argentino “que debe ser pacífico, pero también pro activo y contundente como lo es esta medida”, y convocó a “la unidad de todos los fueguinos sin distinción de banderías políticas para defender nuestros espacios territoriales y marítimos de la usurpación extranjera, haciéndonos cargo plenamente de la responsabilidad que nos da la ley de provincialización y la ley de límites: ser la Provincia que tiene el orgullo de incluir en su territorio a nuestras Islas Malvinas”.

Boyadjian rechazó la exploración de hidrocarburos en Islas Malvinas

En el marco del reclamo sostenido de diversas fuerzas políticas y civiles, ante la incipiente explotación de hidrocarburos por parte de Gran Bretaña en las Islas Malvinas, la Concejal y referente del Movimiento Popular Fueguino Miriam Boyadjian criticó el accionar y destacó que “como fueguina y representante del MPF, vamos a trabajar mancomunadamente con todas las fuerzas políticas, el Gobierno Provincial y Nacional, para defender nuestra soberanía y rechazar el accionar unilateral de Gran Bretaña”.

En este sentido, la Concejal del MPF, señaló que “como fueguina y en representación no solo del MPF sino de todos los ciudadanos de Río Grande, a quienes represento en el Concejo Deliberante, es que expreso mi mas profundo repudio frente a la unilateral decisión del gobierno de Gran Bretaña de avalar y certificar la explotación de hidrocarburos o cualquier otro recurso natural que pertenezca y este dentro del territorio argentino”.

La parlamentaria, que en una gran cantidad de veces ha participado y trabajado para defender los límites y el suelo fueguino, enfatizó que “esta trasgresión no sólo viola las leyes argentinas, sino que además es incompatible con lo establecido por la Resolución 3149 de la Asamblea General de Naciones Unidas que insta a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas están atravesando por el proceso recomendado en las resoluciones de las Naciones Unidas”.

Miriam Boyadjian remarcó que “es muy penoso saber que este hecho ha dejado muy atrás aquellos acuerdos de cooperación y reciprocidad emprendidos por ambos países luego de la guerra de 1982” remarcando que “creo que es en estos acontecimientos que todos los líderes políticos, sobrepasando toda clase de partidos o ideologías, debemos unirnos para defender lo más importante que tenemos en común que es la soberanía de nuestra Argentina”, sentenciando que, “sin duda el próximo 2 de abril, todos los fueguinos y argentinos debemos sumarnos a una vigilia nacional para revalidar nuestra defensa”.

Medios británicos dicen que “estalla nueva batalla por las Islas Malvinas”

El diario inglés The Sun publicó el fin de semana una extensa nota donde detallaba algunos aspectos referidos al reciente conflicto diplomático que se generó entre Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a partir del anuncio de Inglaterra de explorar la zona aledaña a las islas en busca de petróleo.

“Temores de una nueva batalla sobre las Islas Malvinas han estallado después de que Argentina detuviera un barco en una disputa sobre explotación de petróleo en las islas”, comienza diciendo el artículo en su primer párrafo.

Además, asevera: “Argentina bloqueó un cargamento de tubos que dijeron se dirigía a la escena del breve pero sangriento conflicto entre Gran Bretaña y la nación de América del Sur en 1982”.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores del país dijo: “Existe evidencia que indica que la carguero iba a ser utilizado para el suministro de materias vinculadas a la industria del petróleo las actividades que el Reino Unido es ilegal en la promoción de las Islas Malvinas (Falkland)”, especifica el artículo.

Además, explican que “Techint, un grupo con sede en Campana que enviaba los tubos, dijo que era “totalmente falso” que se dirigían a las Islas Malvinas” y aclaran que “la acción ha enfurecido a las autoridades argentinas después de Gran Bretaña anunciara planes para comenzar la exploración petrolera alrededor de las islas remotas”.

“La empresa británica Desire Petroleum está lista para comenzar la perforación antes del final del mes, 100 millas al norte del archipiélago y a unas 300 millas de la costa argentina”, cierra detallando la nota del diario sensacionalista The Sun.

Gran Bretaña ratificó su dominio sobre las Islas Malvinas

La embajada de Gran Bretaña en Argentina emitió un comunicado del gobierno de Gordon Brown, primer ministro de ese país, donde aseguran que no dudan de la soberanía que poseen sobre las islas.

Ello se desprende del decreto que firmó Cristina Kirchner a través del cual se exige la autorización previa para aquellos barcos que circulen en el territorio marítimo argentino. El comunicado indica que el tema es exclusivamente un modo de cómo Argentina aplica sus leyes.

“El Reino Unido no tiene ninguna duda sobre su soberanía sobre las Falklands (Islas Malvinas) y territorios marítimos circundantes y tiene totalmente claro que la exploración de hidrocarburos es un emprendimiento totalmente legítimo”, afirmaron a DyN voceros de la embajada británica en Buenos Aires.

Tiempo Fueguino