La petrolera confirmó que continuará todo el año con la exploración en las Islas Malvinas

La británica Desire Petroleum informó a las autoridades en Londres que durante el 2010 realizará al menos cuatro perforaciones en la zona del archipiélago. Reveló que busca reservas de crudo a 3.500 metros de profundidad. Prevé los primeros resultados en un mes.

La petrolera británica Desire Petroleum formalizó ante las autoridades de Londres que continuará durante todo el 2010 con su programa de exploración en las Islas Malvinas, pese al insistente reclamo del gobierno de la Argentina.

La firma notificó a través de un comunicado enviado a la Bolsa de Valores de Londres que en lo que resta del año tiene previsto realizar al menos cuatro perforaciones en la región del archipiélago para dar con reservas de crudo, según publicó The Telegraph.

Las autoridades de Desire Petroleum confirmaron que ayer, lunes, iniciaron la primera perforación y que trabajan a una profundidad de 3.500 metros, en la zona marítima ubicada 100 kilómetros al norte de las Islas.

Anticiparon además que los primeros resultados de la exploración podrían obtenerse en al menos 30 días. En tal sentido, las autoridades de Desire Petroleum adelantaron que cuando se obtengan los primeros relevamientos “darán un nuevo anuncio”.

El programa de la firma británica se desarrolla para dar con reservas de petróleo que contendrían al menos 400 millones de barriles, según estiman los analistas. The Telegraph sostiene que esa región cuenta con la segunda mayor reserva mundial de crudo, después de las de Campo Ghawar en Arabia Saudí.

Tierra del Fuego News

Inglaterra dice que no negociará soberanía ni petróleo

Pese al reclamo de los 33 jefes de Estado de Latinoamérica y el Caribe, el secretario de Estado para Europa y Latinoamérica del Foreign Office ratificó que el Reino Unido no considerará su posición, como pidió el Grupo Río.

Pese a estar dispuestos a negociar, el funcionario laborista Chris Bryant señaló que no van a acceder a discutir sobre la soberanía del archipiélago ni tampoco sobre el derecho del Reino Unido de buscar petróleo en la zona.

Las declaraciones del funcionario británico se dieron luego de que el Gobierno argentino lograra el respaldo del Grupo de Río, en el que Cristina Fernández de Kirchner lanzó una fuerte ofensiva regional y el canciller Jorge Taiana tenga previsto efectuar hoy un nuevo reclamo formal ante el secretario general de Naciones Unidas, el surcoreano Ban Ki–Moon.

En este contexto, parece que el Reino Unido reaccionó al declararse dispuesto a “reabrir” las negociaciones con Argentina, pero aclaró que no discutirá sobre la soberanía de las Malvinas ni sobre la explotación de los hidrocarburos que hay bajo el Mar Argentino al norte del archipiélago. Así lo aseguró el secretario de Estado para Europa y Latinoamérica del Foreign Office, Chris Bryant, quien recordó que “nosotros hemos negociado con los argentinos durante años hasta 2007, cuando ellos salieron de las negociaciones”.

Sin embargo, el funcionario laborista se encargó de dejar en claro que no habrá discusión sobre la potestad del archipiélago porque “como han dicho todos mis predecesores y diría cualquier político británico, no tengo ninguna duda de nuestra soberanía sobre las Falkland”, señaló en declaraciones a la agencia española EFE.

Bryant, quien dijo no estar “preocupado” por el documento de apoyo firmado por los países latinoamericanos”, recordó que ambos gobiernos han negociado en torno a “los hidrocarburos en otras partes del Atlántico, salvo en aguas de las Malvinas, y hasta ahora no he entendido la razón por la cual (los argentinos) abandonaron esas negociaciones”. El secretario de Estado defendió el derecho de autodeterminación y dijo creer que “todos los países de Latinoamérica pueden decidir qué tipo de Gobierno quieren, incluso el de las Malvinas, que deben poder decidir por sí mismos si quieren ser británicos o cualquier otra cosa y yo sé que ellos quieren seguir siendo británicos”.

Sobre el eventual impacto medioambiental de la explotación de los hidrocarburos en el Atlántico Sur, se mostró dispuesto a negociar con Argentina, pero “no en la parte que cae bajo la soberanía de las islas porque eso le corresponde al Gobierno de las islas”. “No es el Gobierno británico el que quiere explotar los hidrocarburos que pueden existir bajo el mar en esa zona, es el Gobierno de las islas Malvinas el que lo está intentando”, argumentó.

“Para mi lo más importante –añadió– es que Gran Bretaña y Argentina son países aliados en otros muchos asuntos. Yo no temo que haya grandes problemas entre nuestros países. Hemos trabajado mucho en el pasado en el tema de la crisis financiera como miembros del G–20 y ahora trabajamos juntos en el tema de la no proliferación nuclear. Siempre seremos países aliados”, aseguró en tono conciliador y en un intento de morigerar la tensión entre ambos países. Y concluyó: “no hay nadie que quiera regresar a los años 80”.

El Diario del Fin del Mundo