Alza de la demanda agrava la falta de combustible

Problemas en naftas y gasoil. Hay quiebres de stock en la Capital y en el Interior. YPF decidió limitar el suministro a sus estaciones y a los mayoristas; quejas de los usuarios

Por Oliver Galak.- Volvieron los cartelitos que advierten: “No hay súper”. Volvieron las quejas de los dueños de las estaciones de servicio contra las grandes petroleras. Volvieron las explicaciones sobre “casos puntuales” de faltantes que se producirían por el aumento de la demanda y no por un déficit en la producción. En los últimos días, se multiplicaron los reclamos de usuarios y de estacioneros por los quiebres de stock que se producen cada vez con mayor frecuencia, especialmente en las expendedoras que operan bajo la marca YPF. La situación se agravó ayer cuando dos organizaciones de estacioneros denunciaron que la distribuidora Dapsa resolvió recortar entre un 50 y un 60% sus despachos de nafta y gasoil a las estaciones “blancas” (no enroladas con las marcas de las grandes petroleras).

“Hay limitaciones en las entregas de YPF. Pusieron cupos para las naftas, además de los cupos para gasoil que ya existían -denunció Raúl Castellano, secretario de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines-. Ellos aplican cupos porque manifiestan que crecieron mucho en participación de mercado y quieren volver a la participación anterior.” Según explicó, cada estación de esa marca recibe apenas un 5% más que lo que recibía en el mismo mes de 2009 (en plena recesión). En YPF alegan que en enero sus ventas fueron un 10% mayores que las de un año atrás.

LA NACION recogió diversos testimonios de automovilistas que en la última semana encontraron las mangueras cruzadas en diversas estaciones de la petrolera que gerencia el grupo Eskenazi (aunque la mayoría accionaria permanece en manos de la española Repsol). Los casos van desde Escobar hasta La Plata.

Ayer, en una recorrida por 15 estaciones de servicio de diversas marcas en la Capital Federal, LA NACION recogió reclamos de playeros (todos de YPF) porque cada vez ocurre con mayor frecuencia que pasan algunas horas del día sin producto. La nafta súper es el combustible que más escasea, aunque también hay problemas con la premium. Algunos estacioneros de YPF se quejan de que por tener el precio más bajo que la competencia (especialmente que Shell y Petrobras) reciben cada vez más clientes a los cuales no pueden atender. “Por la sobredemanda, estamos vendiendo al límite. Si el camión se retrasa, entonces sí nos falta súper”, reconocieron en la estación de Figueroa Alcorta y Sucre, una de las más emblemáticas de la firma, que recibe abastecimiento dos veces al día.

En la estación de Alvarez Thomas y Maure (que no pertenece a la red propia de la petrolera, sino que está “embanderada”) se quejaron abiertamente por la situación. Su encargado, Juan López, contó que el 14 de febrero recibió una notificación por parte de YPF en la que le explicaban que ya no iban a tener un cupo libre “porque YPF no daba abasto con la producción de combustibles”. Y dio un ejemplo, para la jornada de hoy solicitó 25.000 litros de súper y 10.000 de premium. “Sólo nos autorizaron 5000 de cada una”, se lamentó.

“Hoy [por ayer] estuvimos sin combustible toda la mañana, hasta que llegó el camión. Esto nos afecta la rentabilidad porque no vendemos, la gente no entra al Servicompra o piensan que está cerrado y no hacen el cambio de aceite. Así, el personal empieza a sobrar”, contó López.

Mayor participación

Voceros de YPF reconocieron los problemas y los atribuyeron a “un pico de demanda altísimo”, al que no pueden cubrir pese a que sus tres refinerías “están trabajando al 100% de la capacidad instalada”. Durante 2009, la petrolera pasó del 50 al 56% en participación de mercado de nafta súper, y en los primeros meses de este año la tendencia continuó. “Estamos teniendo picos de demanda, es lógico que haya quiebres [de stock]”, explicaron. Debido al nivel de precios en la Argentina (muy por debajo de la región), ninguna de las petroleras se pone muy contenta si gana participación de mercado.

YPF debió también responder por el problema de Dapsa. La Federación de Empresarios de Combustibles denunció que las estaciones blancas podrían “cerrar sus puertas” por el recorte de hasta el 60% que dispuso Dapsa ante “una importante disminución” en la entrega del producto por parte de “su principal proveedor”.

En YPF explicaron que por la mayor demanda decidieron “optimizar la distribución” en su propia red de estaciones. Dijeron que era “un recorte momentáneo” de los excedentes de producción, pero que se está cumpliendo el contrato con Dapsa “e inclusive un 25% más de lo acordado”.

La Nación

Surtidores sin marca ni naftas

La Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (Fecra) denunció ayer la “alarmante situación de desabastecimiento” que las afecta en las últimas horas a raíz de la decisión de la Distribuidora Argentina de Petróleo (Dapsa) de recortar las entregas en alrededor de un 60 por ciento. La determinación afectaría básicamente a las seiscientas estaciones de servicio blancas distribuidas por todo el país que, precisamente por esa independencia, no tienen la provisión asegurada por otra vía. La culpa la tendría un aumento en la demanda, básicamente de YPF.

La comunicación de Dapsa fue proporcionada a última hora del lunes por vía informal a los estacioneros, que salieron al ruedo a través de Rosario Sica, líder de Fecra, para explicar la situación. Si ese recorte se prolonga, dramatizan los expendedores, será inevitable el cierre de muchos centros de venta con los consiguientes despidos.

Dapsa es una sociedad argentino española que tiene como proveedor principal a YPF. Por este hecho, la escasez de combustible de esa distribuidora orienta las miradas hacia la petrolera de Repsol que administra la familia Eskenazi. La filial local de Repsol asegura que “ante una fuerte demanda como la actual, la empresa decidió priorizar a las 1600 estaciones de servicio propias”, sugiriendo que, efectivamente, redujo su venta fuera de la red.

Pero para evitar cualquier imputación de discriminar a las estaciones blancas por esta vía, YPF aclaró que lo que hizo sólo fue recortar “el excedente” de entrega que estaba realizando por encima de los contratos celebrados con Dapsa. Según la compañía, estaba abasteciendo un 25 por ciento por encima de lo acordado y lo que hizo fue ceñirse a ese convenio.

La decisión de la petrolera estaría fundada en la necesidad de atender “un fuerte incremento en la demanda” que estaría recayendo, fundamentalmente, sobre la red de estaciones de YPF. Ello sería así por la diferencia de precios respecto de la competencia, pero también por la actitud de esta última de no acompañar la mayor demanda con igual actitud de la oferta. Las refinerías que no tienen extracción propia de petróleo han optado, en los últimos años, por restringir su producción en refinería y trabajan, actualmente, a un 60 por ciento o menos de su capacidad de planta. Esa misma actitud la trasladan a la política de precios, al sostener valores de surtidor superiores a los de YPF, sin temor a que por ello puedan perder mercado a manos de la ex petrolera estatal. De hecho, es lo que viene ocurriendo.

Rosario Sica terminó el día con la promesa de la empresa de reunirse hoy para discutir el asunto. Más difícil le resultó cerrar la cita que ayer pidieron con la secretaría de Energía, aunque los dueños de estaciones ya tendrían línea directa con Aníbal Fernández. Junto al jefe de Gabinete, las empresas están considerando el tema del aprovisionamiento y su rentabilidad, que siguen juzgando ajustadas a pesar de los recientes incrementos de precios. Las estaciones de servicios retienen un 8 por ciento sobre el precio de venta, margen que consideran insuficiente.

Página/12

Por el desabastecimiento de naftas, las estaciones podrían suspender personal

Lo advirtió el presidente de la Asociación de Estaciones Independientes, Manuel García. Dijo que el suministro actual “no alcanza”. Y la Distribuidora Argentina de Petróleo (DAPSA) ya informó que recortará las entregas entre un 50% y un 60%.

El presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI), Manuel García, afirmó hoy que los surtidores de “bandera blanca” deberán suspender personal por la reducción del suministro de combustibles anunciado por la Distribuidora Argentina de Petróleo (DAPSA).

“DAPSA nos informó que recorta los despachos de gasoil y naftas común en 50 por ciento, y de nafta súper en 60 por ciento. Ellos dicen, a su vez, que tienen que tomar esta medida porque YPF les recorta la provisión en la misma proporción, y no hacen más que trasladar a las estaciones su falta de combustible”, indicó García en declaraciones a la agencia DyN.

García destacó que los estacioneros independientes “ya venían con combustible adjudicado por cupos”, y subrayó que “con este nuevo recorte, la gran mayoría se está quedado sin producto para la venta”. Además, anticipó que irá a la Justicia para exigir que se cumpla con la Ley de Abastecimiento.

El recorte en la entrega de combustibles también fue denunciado hoy por la Federación de Empresarios de Combustibles (FECRA). “Preocupa la inesperada comunicación de la distribuidora DAPSA sobre importante recorte en el abastecimiento de combustibles a las estaciones blancas, las que se verán obligadas a cerrar sus puertas”, alertó FECRA a través de un comunicado. Además, la entidad anunció que hará reclamos ante el jefe de Gabinete, las autoridades de la Secretaría de Energía “y a todas aquellas que correspondiere, para evitar el cierre masivo de fuentes de trabajo”.

Clarín

Moreno investigará la falta de combustibles

El secretario de Comercio Interior estudiará las causas de la disminución de la entrega de combustibles por parte de las petroleras. Habría acciones legales para quienes no justifiquen entregas acotadas.

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se dedicará a evaluar el comportamiento de los combustibles, en especial lo que respecta al suministro de las naftas.

Moreno tiene en carpeta una lista de acciones tendientes a investigar los problemas de faltante que por estos días se reflejan en las molestas y largas colas que se forman en las estaciones de servicio. La situación se advierte en mayor medida en las estaciones de YPF debido a que, por la diferencia de precios entre sus productos y el del resto de las marcas, sufre problemas de suministro por un fuerte aumento de la demanda, tal cual lo anticipó MDZ la semana pasada.

Estos costos han generado un importante traslado de clientes hacia las estaciones de YPF, lo cual causa congestiones en esos locales y también provoca demoras en el abastecimiento de la demanda en tiempo y forma en todas las estaciones de la firma en el país.

Según publica el diario El Cronista, en enero de 2008 ocurrió una situación similar que llevó a que desde el Gobierno se dispusiera frenar la exportación de combustibles líquidos hasta que se normalizara el abastecimiento interno y se volviera a los precios de fines de 2007.

Ahora, la intención de Moreno no sería la misma. El funcionario buscaría investigar las causas de los problemas actuales antes de actuar legalmente en contra de aquellas empresas que no justifiquen las razones de la reducción de sus entregas.

En YPF reconocen los problemas, aunque aseguraron no haber recibido ningún reto de parte de Moreno. Responsabilizan de los inconvenientes a la gran cantidad de automovilistas que ahora cargan sus naftas y a la menor producción de combustibles que vienen realizando sus competidores, es decir Shell, Esso y Petrobras.

Frente a este escenario, entidades que agrupan a propietarios de estaciones de servicio acudieron a Moreno. La Federación de Entidades de Combustibles de la Provincia de Buenos Aires (Fecoba), le envió una carta para alertarlo sobre un recorte de nafta súper y gasoil de un 30%. La entidad también presentó una denuncia contra las petroleras en la Secretaría de Defensa del Consumidor.

Los problemas de abastecimiento recrudecieron tras el último aumento en los precios de las naftas, a principios de enero. Y se profundizaron cuando, salvo YPF, el resto de las refinadoras disminuyó la producción de sus combustibles. Según sostienen voceros de la petrolera, YPF fue la única compañía que vendió mas naftas en 2009 respecto de 2008. “Vendimos 12,5% más para un mercado que creció casi tres veces menos, un 4,4% el año pasado”, sostuvieron en la firma ante El Cronista.

En las cámaras empresarias, en tanto, admitieron las gestiones ante Moreno y no descartaron que el funcionario pueda ordenar inspecciones a las petroleras durante esta semana o la próxima para analizar la situación. “Nos confirmaron que van a actuar para que no falte combustible”, aseguraron. También sostuvieron que mantendrán encuentros con ejecutivos de las petroleras para conocer si aplicarán medidas tendientes a garantizar el abastecimiento de naftas y gasoil.

Al respecto, Marcelo Rovasio, titular de la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos (Cecha), informó que se reunirá con funcionarios de las cuatro principales petroleras durante esta semana. “Queremos saber qué está pasando con el suministro y qué harán para que no se profundicen los faltantes”, señaló.

MDZ