"El país todos los días da un pasito para atrás"

Carlos Bulgheroni, dueño de Bridas

Con socios chinos, invertirá en exploración pese a las regulaciones

Por Jorge Oviedo.- Carlos Bulgheroni acaba de ser noticia porque con la entrada de la empresa china Cnooc (China National Oil Offshore Corporation) en la petrolera Bridas se concretó la mayor operación de aporte de capitales extranjeros en el sector desde la venta de la compañía de petróleo y energía de Perez Companc a Petrobras. Pero el acuerdo por US$ 3100 millones no es una venta, dice Bulgheroni, sino una asociación en Bridas Corp., socia de British Petroleum (BP) en Panamerican Energy (PAE), la mayor exportadora de petróleo del país.

Entrevistado por LA NACION, Bulgheroni dice que no le gustan las regulaciones y sugiere que no recibe el respaldo político que necesitaría para sus inversiones en el exterior. “En la Argentina estamos como el cangrejo, todos los días da un pasito para atrás”, dirá sobre esta cuestión. Pero así y todo promete fuertes inversiones en exploración.

-¿Por qué vendió una parte de su compañía?

-No vendimos. Lo que hicimos es casi igual a lo que hicimos con Pan American, cuando nos asociamos con Amoco. Las compañías grandes no se asocian 50 a 50, como lo hicimos, aunque en los papeles figura 60 a 40. Esa compañía básicamente la gestionamos nosotros. Trabajamos desde 1997, producíamos entonces 50.000 barriles diarios, y hoy producimos entre 240.000 y 250.000 barriles. A pesar de las regulaciones.

-¿Cómo se consigue un socio en un sector tan intervenido?

-Con los chinos estábamos trabajando desde 2007, tratando de convencerlos. Primero trabajamos toda la década del 80 y en la del 90. En 2007, con CNPC [China National Petroleum Company] hicimos un acuerdo. Reconstituimos toda nuestra relación con Turkmenistán. Y CNPC hizo el gasoducto desde Turkmenistán, a través de Uzbekistán, Kazakhstán y empalmó con el gasoducto de ellos en la frontera con China. Se inauguró en diciembre pasado. Transporta unos 29 millones de metros cúbicos diarios y es la primera línea.

Con ellos también hicimos una ronda de negociaciones para esta asociación y hace unos diez meses empezamos una negociación también complicada con Cnooc, que antes sólo trabajaba off shore , pero desde hace unos dos años todas las empresas trabajan en todos lados.

-Son empresas grandes.

-CNPC tiene una capitalización bursátil equivalente a la Exxon, Cnooc es aproximadamente la mitad.

-Para ellos, entonces, ésta es una operación pequeña.

-Sí y no. Hasta ahora lo que han hecho en el mundo es comprar activos. En Nigeria, en Uganda. Pero asociarse al 50 por ciento como con nosotros, es la primera vez.

-¿El mayor interés es en Pan American o en trabajar acá?

-El acuerdo es por 50 por ciento de Bridas. Tenemos actividades en el exterior. Es para trabajar en la Argentina, pero también en el exterior.

-¿En qué cosas?

-Petróleo en Libia, en Irak; en petróleo y gas, en Turkmenistán, en deep water en Brasil, junto con BP.

-¿Lo hablaron con BP?

-Todo fue hablado con ellos. No teníamos obligación de hacerlo. Sólo la tendríamos si vendíamos una parte en Pan American. El rol de llevar las cosas todos los días lo vamos a tener nosotros.

-¿Qué significa «nosotros»?

-Como en Pan American, inglés no hay ninguno. Hay un colombiano, un americano que es un ex Amoco, que estaba cuando nosotros llegamos, y hay ex Amoco Argentina. ¿Es conceptualmente una venta? Sí. ¿No es una venta? Sí. Porque la plata la vamos a meter en estos proyectos. Acá y afuera.

-¿Es un mercado muy intervenido, con altas retenciones, falta de productos y consigue que alguien ponga 3100 millones y no maneje la compañía? Lo felicito.

-No lo diga así, porque tampoco es así. Vamos a trabajar [juntos] en todas las decisiones estratégicas, como hacemos con BP. Pero la ejecución del día tras día la vamos a hacer nosotros, por lo menos, en América latina. Ellos pondrán una o dos personas en Bridas Corporation, puede ser, pero no más. La oficina sede es en Madrid.

-¿Le costó convencerlos?

-Sí. Ud. menciona las regulaciones. Y no me gustan, pero frente a eso ¿Ud. qué hace? Entre 2001 y 2009, la época más complicada de la regulación, aumentamos la producción un 48%; el resto de los productores en conjunto disminuyeron 28% y, en consecuencia, la producción nacional cayó 20%, son dos maneras de trabajar. Hay que invertir.

-Supongo que algo habrá influido la extensión de los contratos en Chubut y en Santa Cruz.

-No es así. Está mal planteado.

-¿Para conseguir un socio no los ayudó que les hayan extendido el horizonte de trabajo?

-Ya lo teníamos. El contrato termina en 2017. Y de acuerdo con la ley de hidrocarburos teníamos automáticamente una extensión por diez años. Hasta 2027 no nos dieron nada. Como estamos haciendo un fenomenal programa de inversiones, dedicado a las exploraciones, hicimos para después de 2027 un contrato con la empresa provincial de energía. Se asocia con nosotros, que ponemos la plata, ellos se quedan con una participación sin poner nada del 10%. Eso es si nos va bien en la exploración, porque si no, no lo vamos a seguir.

-¿Pidieron permiso al Gobierno para asociarse con Cnooc ?

-No. Lo que más le interesa a la Argentina es que haya más producción y más reservas. Pero, además, las empresas que están trabajando son Repsol, Petrobras, Chevron, Apache, no hay argentinas salvo nosotros y Pluspetrol, que tiene también alguna participación extranjera. Nosotros nunca vendimos.

-Se asociaron.

-Mire, en Turkmenistán descubrimos el yacimiento que todavía hoy es uno de los cuatro más grandes del mundo. Eso cuesta mucha plata, mucha energía, y usted tiene que tener una base de país para defenderlo políticamente. Y la verdad, en la Argentina estamos como el cangrejo, todos los días da un pasito para atrás.

-¿Es socio de firmas inglesas que buscan petróleo en Malvinas?

-No. British Petroleum está asociada con nosotros aquí y tiene que cumplir las leyes argentinas. Tampoco tenemos acciones en empresas que estén operando en Malvinas.

La Nación