Si el río suena, no sólo agua trae

PETROBRAS NIEGA VENTA DE ACTIVOS, PERO LA VERSION CRECE

Por Cledis Candelaresi.- Petrobras negó ayer la posibilidad de retirarse del negocio energético de la Argentina y dijo “no disponer de información” sobre la presunta venta de su refinería de San Lorenzo y algunas estaciones de servicio a la firma Oil M&S, de Cristóbal López. Sin embargo, en el sector se insiste en la existencia de gestiones avanzadas para dicha operación. Además, trascendió que hubo contactos entre directivos de la petrolera y el empresario en Brasil, que ascendió vinculado con la explotación de casas de juegos de azar, pero ahora intenta correr suerte en el negocio petrolero. En ese emprendimiento, cuenta con la mirada aprobatoria de varios gobernadores de provincias petroleras que, después de que Carlos Bulgheroni (Bridas) vendiera parte de su patrimonio en el rubro a una firma china, ven con preocupación el avance de capitales extranjeros en este renglón estratégico.

Hace tiempo que hay rumores en el mercado de que Petrobras estaría pensando en una retirada, al menos del segmento de producción y comercialización de combustibles, en el que viene perdiendo progresivamente participación relativa. Está cuarta en el ranking, después de YPF, Shell y Esso y fue, por ejemplo, la que tuvo un mayor retroceso en la venta de las premium: hoy vende un 46 por ciento menos que hace dos años de ese producto, sólo por citar un ejemplo. Ese retroceso fue acompañado por la venta a Bunge de su planta de fertilizantes en Campana, una operación que se reconoció públicamente cuando la firma lo informó a la Bolsa de Comercio.

La eventual operación con Petrobras no es la primera incursión de Cristóbal López en el negocio de los hidrocarburos. Logró posicionarse estratégicamente en la provincia de Santa Cruz, donde obtuvo la adjudicación de cinco áreas, cuyos permisos de explotación cedió posteriormente, en un 50 por ciento, a la firma Unitec Energy SA, de Eduardo Eurnekian.

Previamente, en octubre de 2006, el titular de Casino Club, empresa concesionaria del hipódromo y complejo de tragamonedas de Palermo, tuvo una destacada participación en las licitaciones de áreas secundarias que realizaron las provincias de Salta y Mendoza, donde un núcleo de empresas argentinas nuevas en el rubro dejaron atrás a otras más tradicionales. Como antecedente, Oil M&S ya operaba el área Pampa María Santísima en el Golfo de San Jorge, Jachal en San Juan y Barranca Yankowsky en Santa Cruz. Aquellas apariciones de Oil M&S, que López fundó en el año 2001 después de vender una firma dedicada a la perforación de pozos, resultan coherentes con su presunto afán de seguir incorporando activos, aunque sea para ceder luego total o parcialmente el negocio a otro. Petrobras, a su vez, en una etapa de expansión extraordinaria en su país de origen, no parece estar en el mejor momento de su vínculo con el gobierno local.

Hace poco más de un mes hubo un gesto del gobierno nacional que puso más distancia entre aquél y la empresa. Julio De Vido, ministro de Planificación, difundió un comunicado desde Francia acusándola, junto a Shell, de refinar menos crudo del que podía con el ánimo de forzar una suba de precios por desabastecimiento. Esto tuvo lugar cuando YPF presionada por una demanda creciente, debido a que sus naftas son más baratas que el resto, tuvo faltantes en algunas estaciones de servicio y se vio obligada a importar.

La embestida oficial se suma al celo de algunos gobernadores de provincias petroleras respecto de un avance de la brasileña en la incorporación de reservas. A algunos administradores del interior les incomoda que Bridas, de Bulgheroni, haya cedido a capitales chinos la mitad del derecho para explotar áreas donde esa empresa local había conseguido prolongar su presencia por varios años. Una prerrogativa que, según coinciden los dirigentes peronistas más allá de sus disidencias, sólo debe otorgarse a firmas de bandera nacional.

Página/12

Mercado petrolero: se repliega Petrobras y avanza un empresario K

CRISTOBAL LOPEZ ADQUIERE UNA REFINERIA Y 250 ESTACIONES DE LA COMPAÑIA BRASILEÑA

Creen que la movida podría significar que los precios de la nafta seguirán en alza.

Por Antonio Rossi.- A menos de un mes de que se conociera la venta del 50% de Bridas al gigante chino CNOOC, el mercado petrolero local volvió a sacudirse con otro cambio de manos que tiene como protagonistas a la brasileña Petrobras y al empresario kirchnerista Cristóbal López. El dueño de Casino Club y de la petrolera Oil M&S (que explota áreas en Neuquén, Chubut y Santa Cruz) quedó a un paso de desembarcar en la refinación y venta de combustibles mediante la compra a Petrobras de la destilería San Lorenzo y 250 estaciones de servicio.

Al analizar la nueva avanzada de Cristóbal López -cuyos negocios crecieron en forma exponencial desde la llegada de Néstor Kirchner a la Casa Rosada-, los especialistas y empresarios del sector destacaron dos hechos relevantes.

En primer lugar, la venta de la refinería y las estaciones ratifica la decisión que habría adoptado Petrobras el año pasado y que consiste en replegarse en forma gradual del negocio petrolero local por la escasa rentabilidad que arrojan las actuales reglas de juego. En segundo lugar, el ingreso de un empresario cercano al matrimonio presidencial a un negocio que acaba de dejar un grupo de peso hace pensar que el Gobierno seguirá permitiendo los aumentos que vienen aplicando las petroleras desde fines de 2009.

Tras casi 6 meses de negociaciones, la operación entre Petrobras y Oil M&S se habría cerrado en las últimas horas y rondaría los US$ 35 millones. Pese a que en la filial local de la firma brasileña prefirieron no hablar, en su país la empresa confirmó que hay negociaciones para ceder esos activos, pero que aún no se cerró la venta.

Uno de los aspectos que restaría resolver es el de los estacioneros que tienen contratos firmados con Petrobras, que vencen entre 2012 y 2015. De las 250 estaciones que cambiarán de manos, sólo 25 pertenecen a la red propia de la empresa. Las 225 restantes son de pymes que tuvieron que invertir siguiendo los parámetros de Petrobras y que ahora no ven con buenos ojos la llegada de López. Desde las entidades que agrupan a los expendedores (CEBRA y FECRA) indicaron que una posibilidad sería que Petrobras continúe a cargo del abastecimiento de combustibles hasta el fin de los contratos y dejar en libertad de acción a aquellos que quieran firmar convenios con la nueva petrolera.

En cuanto al futuro de la refinería San Lorenzo, los técnicos del sector señalaron que López deberá resolver hacia dónde orienta su perfil productivo: a los combustibles livianos para las estaciones o a los pesados para cubrir las necesidades de las industrias y las usinas térmicas. Si se inclina por este último caso, su principal cliente será el Estado.

Clarín