Derrame: EE.UU. cierra dos plataformas en el Golfo de México y una tercera es evacuada

Obama visita hoy la zona afectada por el vertido de fuel, que se teme sea cinco veces superior de lo estimado inicialmente

Dos plataformas petrolíferas estadounidenses del golfo de México interrumpieron ayer su actividad y una tercera fue evacuada como medida de precaución y no se descartan más cierres ante la importante presencia de crudo en las aguas, según informó el Servicio de Gestión de Minerales del Gobierno estadounidense (MMS por sus siglas en inglés). Aunque entre las tres plataformas que interrumpieron su funcionamiento apenas suponen el 0,1% de la producción diaria de crudo del golfo de México, éste es el primer signo de que el vertido está afectando a la industria petrolífera. La decisión se tomó horas antes de que el presidente de EE UU, Barack Obama, visite hoy la zona afectada por el vertido. El viaje de Obama se produce en medio de crecientes críticas por la lentitud de la reacción de su Gobierno.

Los cierres suponen la no extracción diaria de 6,2 millones de pies cúbicos (unos 175.500 metros cúbicos de gas natural). La región del golfo de México produce aproximadamente el 25% del petróleo y el 15% del gas natural de EE UU.

El MMS explicó que no haría públicos los nombres de las compañías propietarias de las plataformas afectadas, pero señaló que es probable que se cierren más complejos debido a la expansión de la mancha de crudo hacia el este. “Sí, siempre existe la posibilidad”, afirmó una portavoz del MMS, Eileen Angelico.

La enorme mancha se produjo la semana pasada, tras el hundimiento el pasado día 22 de una torre de extracción de petróleo propiedad de la petrolera británica BP y que estaba siendo gestionada por Deepwater Horizon. El desastre ecológico en el Golfo de México podría ser cinco veces mayor de lo estimado, pues algunos expertos cree que el pozo abierto en alta mar está derramando cada día 4 millones de litros, y no 800.000, como creen las autoridades. De ser ciertos estos pronósticos, la catástrofe provocada por la explosión y hundimiento de una plataforma petrolífera gestionada por British Petroleum podría superar fácilmente el desastre por el vertido del Exxon Valdezm, en 1989.

Varios medios de comunicación, entre ellos The Wall Street Journal, recogieron ayer el estudio de Ian MacDonald, un profesor de oceanografía de la Universidad de Florida, que está especializado en el seguimiento de las filtraciones de crudo en alta mar utilizando imágenes por satélite. Los resultados del estudio dibujan un panorama mucho peor que el que está manejando la propia petrolera BP y el Gobierno de EE UU, que estiman que el pozo que permanece abierto a 1.500 metros de profundidad en el Golfo de México está derramando cada día 800.000 litros de crudo.

34 millones de litros de crudo

Esta cifra, que se dio a conocer el miércoles pasado, supuso ya entonces multiplicar por cinco la estimación que se estaba manejando. Ayer mismo, un directivo de BP, Doug Suttles, reconoció en una rueda de prensa en Luisiana que los 800.000 litros diarios de petróleo, pese a ser la cifra que manejan, es una estimación “altamente imprecisa”.

Para el profesor de Oceanografía el vertido que se está produciendo es cinco veces mayor. Según sus cálculos, cada día estarían fluyendo del pozo unos cuatro millones de litros, por lo que en estos momentos podría haber flotando en la costa del sur de EE UU unos 34 millones de litros de crudo. Además, aumenta el temor a graves daños sobre la fauna pesquera, así como sobre los refugios de las especies animales y las playas de Luisiana, Misisipi, Alabama y Florida. Al menos 400 especies animales tienen su santuario en el delta del río Mississipi.

La empresa petrolera británica British Petroleum (BP) está dispuesta a hacerse cargo de todas las reclamaciones “legítimas” por daños que se presenten por del vertido de crudo accidental en uno de sus pozos en el golfo de México, que amenaza con causar una catástrofe medioambiental.

En declaraciones publicadas ayer por el Financial Times, el consejero delegado de la compañía, Tony Hayward, expresó este compromiso. Hayward viajó ayer a EE UU para supervisar personalmente las medidas para solventar la situación.

Levante-emv