Archivo de la etiqueta: Impactos socio-ambientales

Vaca Muerta: El incendio reinstala la necesidad de terminar con las zonas liberadas al fracking

Incendio en pozo Loma La Lata Oeste. Foto, Juan Pablo Barrientos

Por OPSur.- El subsecretario de Hidrocarburos de la provincia del Neuquén, Gabriel López, aseguró que los especialistas de la empresa Wild Well Control, que arribaron ayer desde Estados Unidos, evalúan que el control definitivo del pozo Loma La Lata X-2 (LLLO X-2) demandará aproximadamente dos semanas de trabajo; para esa tarea aguardan la llegada de válvulas especiales desde ese país. “No debería alterarse la situación actual del pozo porque toda la presión del reservorio, que va fluyendo actualmente sin ningún control de superficie, se diluye en la quema del gas”, sostuvo el funcionario en declaraciones con el Panorama Informativo de Radio Universidad CALF de Neuquén.

En tanto, consultado sobre si sería sancionada YPF, por ser la operadora del área, López señaló: “No se está evaluando en este momento cuál es el mérito de la sanción porque no se tiene el elemento de prueba contundente que incrimine a la compañía”. Y agregó: “Una vez que la situación esté controlada y la compañía nos entregue el informe correspondiente se harán las evaluaciones de pertinencia del informe y en base a eso se merituará si corresponde una sanción”.

En octubre del año pasado, en el área Bandurria Sur, también operada por YPF, un pozo estuvo fuera de control durante 36 horas, en aquella oportunidad, el diario Río Negro, el de mayor circulación del norte de la Patagonia, publicó un informe oficial sobre incidentes hidrocarburíferos en Neuquén. Desde inicios de 2018 hasta octubre se habían registrado 934 incidentes ambientales, más de dos por día. En ese período, el 95% de las contingencias fueron catalogadas como “menores” y el 5% restante como “mayores”. Es decir, que entre enero y octubre de 2018 hubo 46 incidentes de cierta gravedad, uno por semana, lo que refleja a las claras la intensa huella socioambiental que esta actividad deja en el territorio.

A diferencia de lo sucedido el año pasado en Bandurria Sur, en esta oportunidad funcionarios de la provincia, se mostraron dispuestos a hacer declaraciones y dar precisiones sobre la contingencia.

Reabrir el debate

La fuga en el pozo exploratorio LLLO X-2 comenzó el sábado y en la madrugada del domingo se declaró el incendio. La situación recuerda a lo sucedido en 2013 en la localidad de Plottier, cuando ardió un pozo de gas ubicado a poco metros de un plan de viviendas. En aquella oportunidad tardaron cinco días en controlar las llamas, también intervinieron especialistas llegados desde Estados Unidos. Si bien en el caso de Loma La Lata Oeste no se trata de una zona urbana, como se ha enfatizado en algunos ámbitos para restarle gravedad al hecho, cabe destacar que el pozo se ubica a menos de dos kilómetros del lago Los Barreales, que funciona como “cisterna” para el aprovisionamiento de gran parte de quienes viven en el conglomerado urbano más importante de la Patagonia Norte.

Producto de políticas públicas se amplían las áreas de exploración y explotación y la actividad hidrocarburífera se expande y intensifica en centenares de kilómetros cuadrados y se incorpora a la vida cotidiana de miles de personas como un peligroso agente invasivo. Cuando se produjo el incendio en Plottier se abrió un fugaz debate, o al menos una catarata de declaraciones de funcionarios públicos, sobre los riesgos que genera la actividad hidrocarburífera en zonas urbanas y periurbanas y la necesidad de ponerle un freno a través de la creación de “zonas de exclusión”. Controladas las llamas, la necesidad de limitar el avance extractivista desapareció de la agenda gubernamental – tanto a nivel municipal como provincial.

Lo que está sucediendo en Loma La Lata Oeste reactualiza la necesidad de que se abra ese debate, no para crear “zonas de exclusión” y liberar el resto del territorio al extractivismo, sino para avanzar en una transición hacia otras fuentes de energía, que demanda de manera urgente, como paso primero, el establecimiento de zonas de preservación. Es decir, que se frene el avance sobre áreas urbanas y periurbanas, cuencas hídricas, tierras destinadas a la producción de alimentos, territorios comunitarios indígenas y áreas naturales protegidas.

Planta de Fortín de Piedra, detras el río Neuquén, el lago Los Barreales y Sauzal Bonito. Foto Martín Álvarez Mullally

“Toda la infraestructura estuvo pensada para una zona que no era sísmica”

Existe una coincidencia temporal entre la aparición de los sismos y la llegada del fracking.

Planta de Fortín de Piedra, detras el río Neuquén, el lago Los Barreales y Sauzal Bonito. Foto Martín Álvarez Mullally
Planta de Fortín de Piedra, detras el río Neuquén, el lago Los Barreales y Sauzal Bonito. Foto Martín Álvarez Mullally

“Lo llamativo es que los sismos en Sauzal Bonito, comienzan a aparecer a partir de noviembre del 2015”, advirtió el geógrafo Javier Grosso, miembro del departamento de Geografía de la Universidad Nacional del Comahue, en diálogo con las periodistas María Galeazzi y Virginia Pirola, del Panorama Informativo de radio Universidad Calf, de Neuquén. Grosso elaboró un mapa sobre actividad sísmica en la región afectada por la explotación de Vaca Muerta en base a reportes del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) del período 2009 a 2019. El trabajo busca “relacionar los pozos horizontales con hidrofractura realizados entre los 3000 y 6000 metros, con los lugares donde tuvieron epicentro los sismos, al menos los registrados por el INPRES”.

“Yo no puedo decir que hay una relación directa entre los sismos y la hidrofractura, pero sí los elementos que hay para analizar indicarían que surgen movimientos sísmicos, que no habían sido detectados precedentemente, en un coincidencia temporal muy próxima con el comienzo de las operaciones con hidrofractura”. Al respecto Grosso mencionó los sismos registrados desde noviembre de 2015 y la aplicación de hidrofractura en las áreas productivas Loma La Lata, Sierra Barrosa, Rincón del Mangrullo, Fortín de Piedra, Aguada Pichana y Loma Campana.

Infraestructura comprometida

Sobre la inexistencia de sismógrafos en las localidades neuquinas hoy afectadas, Grosso explicó que “al INPRES nunca se le hubiese ocurrido instalar sismógrafos en Vaca Muerta porque esa una zona tectónicamente inactiva”. “Hay que tener cuidado con cómo se nos garantiza el acceso a la información real de los sismógrafos [instalados por INPRES en Vaca Muerta], porque a nosotros no nos van a dar los datos de sismos de 1.5, 1.7 -en escala Richter-, porque son muy bajos, son imperceptibles, pero es importante, porque cambia radicalmente la ingeniería o la vida productiva en un área para la que toda la infraestructura estuvo pensada para una zona que no es sísmica”, advirtió el geógrafo. “Si ustedes observan el mapa (ver imagen) van a encontrar que muchos de los [epicentros de los] sismos están a quince kilómetros del compensador de Mari Menuco y Los Barreales, o están a treinta kilómetros del proyecto de [represa] Chihuidos. Lo importante acá es que previo a 2015 cualquier estudio de impacto ambiental que se haya hecho es obsoleto, no sirve, hay que reformularlos. Hay que pensar que si ese área va a seguir desarrollando hidrofractura, los sismos, si se comprueba eso, van a ser una constante”.

Grosso también subrayó que “los sismos de baja intensidad pueden producir procesos de remoción en masa”, un dato que a tener en cuenta en localidades como Sauzal Bonito, emplazada a pie de barda.

La secretaria de Medio Ambiente de las petroleras

Dina Migani se enojó, en plena entrevista, al ser consultada por Quinpe, la empresa familiar de químicos que brinda servicios a la industria hidrocarburífera en Vaca Muerta. Antes y después, la funcionaria denunciada dio varias respuestas que también debieran ser noticia. 

por Maxi Goldschmidt/ Cítrica

–¡Hagan periodismo de investigación! ¡Son unos chantas! ¡Me engañaron, váyanse de mi casa!

Iban treinta y cuatro minutos de charla amena cuando la ingeniera química Dina Migani, secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Río Negro, dio por terminada la entrevista de manera abrupta. Apenas escuchó esa palabra, cambió el semblante: Quinpe.

–Corten acá… Me parece que ustedes no son periodistas. Son unos chantas. Me engañaron.

En el living de paredes rojas y blancas de su departamento, unos minutos después, aún muy enojada, decidió retomar la entrevista de modo desafiante:

–Yo te voy a contestar, ¿qué querés saber de Quinpe?

***

Ex concejal de la localidad de Fernández Oro, Migani figuraba como dueña de “la empresa de servicio de logística, depósitos para el almacenaje de productos líquidos, corrosivos, inflamables, pruebas hidráulicas de plantas de gas, gasoductos y dosificación en pozos petroleros y gasíferos”, según la página web de Quinpe.

“Me mandaban a lavar los camiones que venían de las petroleras, y todo ese líquido con químicos se juntaba en un tanquecito. Cuando se llenaba, había que tirarlo en un desagüe que desemboca en el Río Negro”.

Desde el 1 de septiembre de 2014 Dina Migani es funcionaria: dirige la secretaría encargada de, entre otras cosas y según sus palabras, “control y fiscalización de toda el área hidrocarburífera de Río Negro”.

***

¿Qué tipo de extracción es mayoritaria hoy en Río Negro, convencional o no convencional?

En este momento en Allen es muy importante.

¿Pero cuál más?

Es muy importante también la zona de Catriel, donde hay una gran proyección que tiene que ver con producción convencional.

¿De cuántos pozos de gas y petróleo estamos hablando hoy en la provincia de Río Negro?

No tengo presente la cantidad de pozos. Pero la actividad más importante en este momento es en Allen, con yacimientos de gas fundamentalmente. Se proyectan para este año unos 90 pozos en esa zona.

¿Solo en Allén se harán 90 pozos más? 

Sí.

Las cifras oficiales no dicen lo mismo que Migani: 93 nuevos pozos, pero en un plazo que se extiende hasta 2021.

A lo largo de la entrevista, se repetirán las respuestas evasivas o imprecisas.

***

Foto aérea de la empresa Quinpe, en la localidad de Fernández Oro (Martín Alvarez Mullaly).

“Con mi marido creamos Quinpe. Somos una empresa que venimos de abajo, y hemos generado trabajo en Fernández Oro”, dijo enojada, Dina Migani, cuando retomó el diálogo.

“¿Toman mate?”, nos había preguntado su marido, Félix Eduardo Aún, ni bien llegamos a su casa, un moderno departamento de dos plantas en el centro de Cipolletti. Como dijimos que sí, dejó el sillón donde estaba mirando televisión -un partido de una liga europea- y se fue para la cocina. Nos cebó dos termos.

A medida que la entrevista avanzaba, se lo notaba más expectante de las preguntas. Se tocaba constantemente una cadenita de oro que le colgaba del cuello. En un momento hizo un llamado y se fue a hablar a la cocina. También se indignó cuando escuchó la palabra Quinpe.

–No es así, muchachos.

Apenas unas horas después de la primera denuncia por incompatibilidad de funciones contra Migani, la web de Quinpe fue rediseñada: Migani dejó de figurar como dueña. En cambio, seguían a cargo de la empresa su marido (Gerente General), su hijo Fernando Aún (Gerente Técnico) y su hija María Antonina Aún (Gerenta Comercial).

“Es imposible lograr buenos resultados luchando contra las petroleras. Presenté decenas de denuncias como esta, pero las petroleras tienen los jueces a su favor”.

“¿Cuál es la incompatibilidad de funciones?”, arremete nuevamente Migani: “Te lo explico. Sería incompatibilidad si la empresa le vendiera a la provincia productos químicos. Pero Quinpe no trabaja con la provincia. Y la Secretaría de Ambiente controla a Quinpe como a cualquier otra empresa. Es más, yo no la controlo, no soy la encargada de eso”.

Tras esta entrevista, la web se “cayó”. Al poner www.quinpe.com sólo aparecía un cartelito: En mantenimiento. Hace unos días, volvió a estar online.

***

“Los clientes de la empresa Quinpe SRL son, entre otros, Petrobras, YPF, Entre Lomas, Halliburton, TGS y en la página web decía que brindan un servicio acorde con las necesidades de sus clientes”. La legisladora y ex defensora del Pueblo Ana Piccinini, quien en 2014 presentó la denuncia contra Migani por incompatibilidad de funciones, se preguntaba entonces: “¿Cuando tenga que resolver una cuestión, lo hará en base a las necesidades de las petroleras, que son sus clientes, que le pagan por su actividad y asesoramiento, o de acuerdo a los principios fundamentales que cuidan y protegen el medio ambiente?”.

Hoy no sólo sabe esa respuesta: “Es imposible lograr buenos resultados luchando contra las petroleras. Presenté decenas de denuncias como esta, que empezó con mucho brío, con allanamientos a un local y a la empresa, pero después todo quedó en la nada, como siempre. Las petroleras tienen los jueces a su favor. Y así se ve cómo un juez o fiscal pasa de la noche a la mañana a ser camarista. En la medida que la gente lo vea con naturalidad, ellos van a seguir saqueando. Para saquear necesitan aliados, y para eso necesitan las instituciones. Y ahí aparece la plata. No hay un Estado presente que regule, que controle”.

***

Flores bordadas en su camisa blanca, en el mantel de la mesa a la que está sentada y en uno de los sillones del living. A Dina Migani le gustan las flores. Le gusta decorar su casa y pasar tiempo con su familia. Le gusta su trabajo. Le gustan las perlas de sus aros y el collar que luce para la entrevista. Le gusta que le hagan entrevistas. Siempre y cuando no vengan con preguntas de “esos ambientalistas baratos que no saben lo que es dar un trabajo, no saben lo que es pagar un impuesto”.

¿Cuáles son los riesgos ambientales más peligrosos de la extracción no convencional de hidrocarburos que se practica en la región?

La actividad hidrocarburífera está regulada por leyes. Y las empresas tienen que cumplir con la legislación. Esa es la tarea de la Secretaría de Ambiente. Y frente a un incidente, las empresas tienen la obligación de declararlos a través de un sistema online donde está la Secretaría de Hidrocarburos, la Secretaría de Ambiente y la misma empresa, en donde en forma inmediata nosotros nos enteramos de ese incidente.

Si hay un derrame, una explosión o cualquier problema, ¿es la propia empresa la que tiene que informar? 

Sí.

¿Hubo casos que no informaron?

Sí, hubo casos, muy pocos, en que los inspectores se hacen presentes en el área, se descubre que hubo un incidente y que no ha sido informado.

***

Además de haber sido denunciada por vecinos y legisladoras, Migani recibio cuestionamientos de la Defensoría del Pueblo, Greenpeace, FARN y Observatorio Petrolero Sur, entre otras organizaciones.

“Ustedes me engañaron, porque ustedes me hacen otras preguntas. Mostrame a ver si sos periodista, muestrenmé”, dice Dina Migani, secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo de Río Negro.

Le mostramos nuestras credenciales.

“Son unos chantas. Me engañaron. Y quiero saber sus nombres, porque cuidado, eh”.

Le deletreamos nuestros nombres y apellidos, que figuran en las credenciales que acaba de leer. Los anota en un papel.

***

Juan Sepúlveda trabajó tres años en la planta de Quinpe, en la ciudad rionegrina de Fernández Oro. Lo despidieron en noviembre de 2017. Los primeros días, como toda persona que llega hasta la puerta de la empresa, sentía ese olor fortísimo. Después se acostumbró y no lo percibió más.

“Es por los diferentes ácidos, soda cáustica y otros preparados para las petroleras que son muy contaminantes. Cada 15 días, los camiones llevaban bolsas que contenían todo eso y lo prendían fuego en el basural de Fernández Oro. Quedan los manchones en el piso como prueba. Eso no se va fácil”, explica Sepúlveda, quien cumplía funciones de mantenimiento, jardinería y “aunque en realidad no me correspondía, también me pedían que hiciera preparados químicos”.

“Todos en la empresa sabían lo que estaba pasando. Hay varias cámaras y eran comunes los derrames”.

“Cada dos o tres días me mandaban a lavar los camiones que venían de las petroleras, y todo ese líquido con químicos se juntaba en un tanquecito. Cuando se llenaba, había que tirarlo en un desagüe que desemboca en el río Negro. Pero cuando venía una inspección, sacaban todas las mangueras y me hacían lavar el tanque y ponerle agua limpia”, describe Sepúlveda, quien tomó fotos y tiene videos que demuestran “la contaminación terrible de la empresa”, cuyos actuales dueños son los hijos de la secretaria de Medio Ambiente de la provincia.

“Todos en la empresa sabían lo que estaba pasando. Hay varias cámaras y eran comunes los derrames. A veces se rompían los huevos -la parte trasera de los camiones-, que llevan hasta 30.000 litros de preparados químicos para las petroleras. Y eso se limpiaba con arena, se raspaba un poco y se echaban piedras encima como si no hubiera pasado nada”.

***

Colgado en una de las paredes del luminoso living comedor, una colección de cucharas enmarcadas llama la atención. También una sillita alta para que coma un bebé. Todo está relacionado con su familia. Al igual que esa mochila gris que parece sentada en la cabecera. Tiene bordada una Q en blanco y el resto de las letras en azul: todavía faltan un par de preguntas para que ese nombre se pronuncie, y la titular de la Secretaría de Medio Ambiente de Río Negro estalle.

Usted tiene la oficina de la Secretaría en Fernández Oro, justamente un municipio que se opone a la explotación de hidrocarburos. Incluso hay una ordenanza del Concejo Deliberante para que no se realice esa actividad. ¿Cómo ve esta situación? ¿Por qué cree que la población está en contra?

Hay ciudades que se niegan; por ejemplo en Cinco Saltos, el Concejo Deliberante en su momento se declaró municipio antifracking. El tema es que no tiene que ver con una decisión del Concejo Deliberante, sino que es una política nacional y por eso la justicia declaró inconstitucional estas medidas. No es el municipio el que tiene que decidir.

Nos explicaron en este y otros municipios que el rechazo tiene que ver con riesgos ambientales y sobre todo para la salud de la población. 

En cuanto al tema de la salud…ehh… Nosotros como Secretaría de Ambiente tenemos que cuidar el ambiente y controlar que la actividad hidrocarburífera cumpla con la legislación vigente… Y en ese sentido, no hay actividad más contaminante y más peligrosa para la salud que la actividad humana. Los seres humanos naturalizamos los basurales a cielo abierto. Seguramente muchos ambientalistas que se quejan por la actividad hidrocarburífera, tiran basura en cualquier basural a cielo abierto.

“Mis hijos son los dueños de Quinpe, que tienen una venta de productos químicos y está controlada por la Secretaría de Ambiente como cualquier otra empresa”.

La salud de las personas, por más que haya un área específica, también es parte del ambiente. Y queríamos preguntarle cuáles son los riesgos más grandes de la producción hidrocarburífera.

Los riesgos mayores son, por ejemplo, un derrame. Un derrame importante producido por alguna falla, en algún momento, en un equipo, en un oleoducto, un ducto.

¿Qué puede generar un derrame y cómo se procede cuando eso ocurre?

Frente a un incidente la empresa tiene su plan de contingencia que tiene que actuar de forma inmediata, donde se recupera el hidrocarburo del agua de producción, se controlan a través de equipos. La empresa tiene que cumplir mediciones de los freatímetros, ver de qué manera están afectadas las capas freáticas y los cursos de agua. Por otro lado, se toman muestras del suelo, para ver qué grados de afectación tiene. Es la empresa la que tiene que hacer esto.

¿Hubo gente afectada por derrames u otras cuestiones?

Que yo tenga entendido, no tengo noticias de personas afectadas en la salud por esta actividad. Siempre existe el temor de los vecinos, un temor natural ante una actividad de la que no se conoce exactamente cuáles son los efectos que produce. Pero desde la Secretaría de Ambiente esta actividad está controlada en todos los pasos. Que hay riesgos, existen. Que ocurren incidentes, ocurren, como en cualquier otra actividad.

***

–Yo te voy a decir una cosa. Yo no tengo hoy nada que ver con Quinpe, y si tienen algo que pedirme, denuncien y averiguen. Yo no tengo nada que ver. Yo soy una funcionaria, que trabajo haciendo cumplir la ley. Mis hijos son los dueños de Quinpe, que tienen una venta de productos químicos y está controlada por la Secretaría de Ambiente como cualquier otra empresa. Y no quiero hablar de Quinpe.

***

“La funcionaria Dina Migani debió haber renunciado hace mucho tiempo al ser de público y notorio conocimiento el hecho de que hay una incompatibilidad respecto a la empresa que vende materiales para el fracking en el Alto Valle. Y una funcionaria pública debe estar absolutamente exenta de intereses que después ella misma debe decidir. Es un caso lamentable que se mezclen los intereses privados con los intereses del Estado, más aún en temas que afectan al medio ambiente y sobre todo al uso y el consumo del agua”, dice la senadora Magdalena Odarda, del partido Río, quien volvió a denunciar a Migani, luego de que aparecieran fotografías de una camioneta de la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia estacionada dentro del predio de la empresa Quinpe.

Camioneta de la Secretaría de Medio Ambiente de Río Negro dentro del predio de la empresa Quinpe.

En 2015, tras acusar en la Justicia el incumplimiento de funcionario público y la violación a ley provincial de Ética, Odarda le había presentado al propio gobernador Alberto Weretilneck un escrito acerca del vínculo entre Migani y la empresa familiar Quinpe.

Además de varios pedidos de informe y hasta exigencias desde la Defensoría del Pueblo de Río Negro y de Nación para que se realicen Audiencias Públicas y se garantice el acceso a la información pública ambiental, Migani también fue cuestionada por diferentes organizaciones, como Greenpeace, FARN y Observatorio Petrolero Sur, debido a que la planta de tratamiento de residuos peligrosos de Catriel fue habilitada sin el consentimiento de la población y sin cumplir el debido proceso de Audiencia Pública.

También hay denuncias – vecinos de Allen, por ejemplo- respecto a diferentes derrames, irregularidades varias y riesgos que presentan locaciones y pozos de la industria hidrocarburífera en la provincia.

***

–Mirá, te voy a mostrar. Quiero que veas.

Dina Migani saca su teléfono y se mete en Facebook. Busca una publicación en el perfil de un reconocido asambleísta, en la que se ve la polémica imagen que circuló por redes sociales y en algunos medios de comunicación.

–¿Sabés por qué está esa camioneta ahí? Nosotros en la Secretaría de Ambiente tenemos tres camionetas que las cuidamos como oro, que no sabemos dónde guardarlas porque si las dejo en la puerta de la Secretaría, mañana las encuentro sobre tacos. ¿Entonces qué pasó? La guardábamos en la Policía. Y en la Policía nos acuchillaron las cubiertas, nos rayaron los vehículos. Hablé con el municipio y les dije: necesito guardar los vehículos, no tengo lugar. Tres vehículos que me costó un huevo conseguir. Finalmente los guardo en Quinpe, me prestan un lugar. Y ahora dicen que la Secretaría de Ambiente, con YPF y con Quinpe y no sé qué cosas más. Mis hijos están re calientes, porque dicen te estamos dando una mano y vos nos estás arruinando.

***

–No es así, muchachos. Ella te lo dijo muy claro. El que más contamina sos vos en tu casa -dice Eduardo Aún, esposo de Dina Migani y uno de los dueños de Quinpe.

–¿Yo?

–¿Vos clasificás la basura en tu casa? En mi casa se clasifica la basura, se separa. O sea, vos sos el contaminante. En mi casa no, en mi casa se separa la basura. Vos sos el contaminante, vos sos el contaminante.

Sismos y fracking en Vaca Muerta

En lo que va del 2019 se registraron en 124 movimientos en la zona de Sauzal Bonito, provincia de Neuquén, trece de ellos en el mes de agosto. Con el objetivo de aportar elementos de análisis, el geógrafo Javier Grosso, miembro del Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Comahue, volcó en un mapa información pública sobre la actividad sísmica en la región y los pozos perforados hacia Vaca Muerta, construyendo una herramienta de visualización de una problemática emergente. Actualmente una mesa compuesta por el gobierno de la provincia de Neuquén, las empresas operadoras y el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) hacen seguimiento a través de sismógrafos instalados en la zona.

Grosso ubicó en el mapa los movimientos sísmicos con epicentro a una profundidad de entre 4000 y 12000 metros de profundidad, que se vinculan con fallas geológicas que se reactivaron, y los pozos para extracción de hidrocarburos con uso de fracking, con una profundidad de entre 3000 y 6000 metros. El corte temporal que tomó es el período 2015 – 2019, que coincide con el boom de la explotación de la formación Vaca Muerta. Sus fuentes son la Subsecretaría de Energía, Minería e Hidrocarburos de la Nación, INPRES y Sismología Chile, entre otros.

¿Hay relación entre el incremento de la actividad sísmica y el fracking en Vaca Muerta? La pregunta hasta el momento sigue sin respuesta, que la tierra tiembla, no hay dudas, la incertidumbre sobre la causa es un elemento de fuerza suficiente para aplicar el principio de precaución y detener el fracking.

También podes leer Sismos en Vaca Muerta, las sospechas recaen en el fracking

Detectaron vertido clandestino de basura peligrosa en Plottier

La fiscalía de Delitos Ambientales intervino en el lugar. Los bolsones y residuos con restos contaminantes ya fueron retirados.

Los residuos fueron retirados del lugar y la firma se comprometió a remediar el suelo. (Foto: gentileza)

Por Río Negro.

La Municipalidad de Plottier denunció el hallazgo de vertido clandestino de basura peligrosa en un sector de la localidad donde se encontraron envases vacíos y bolsones con etiquetas en las que se leía “productos cancerígenos e irritantes”.

La intervención de la dirección de Defensa Civil y de Medio Ambiente de la provincia derivó en la denuncia ante la fiscalía de Delitos Ambientales, que inició una actuación.

Según la información oficial de la comuna, los desechos contaminantes vendrían del yacimiento Fortín de Piedra, y el generador del residuo sería la empresa TecPetrol, de acuerdo a la información municipal.

“Un vecino se comunicó con Defensa Civil y detectó que en estas bolsas con restos de hidrocarburo, con etiquetas de varias empresas petroleras. La mayor parte eran envases vacíos y bolsones con restos de producto cuya etiqueta decía ‘producto tóxico, cancerígeno e irritante’ ”, se advirtió desde Medio Ambiente de la comuna.

Se acercaron al lugar técnicos de la empresa Halliburton y transportes Crexel, en tanto el camionero que dijo que le habrían asignado tirar ahí esa carga, tenía un remito originado en Añelo con destino a Plottier, se informó.

Operarios de la empresa Crexel retiraron el camión y los residuos. La firma se habría comprometido a remediar el suelo en el lugar, dijo la Municipalidad de Plottier en un comunicado.

El humo del Amazonas ya estaba en Argentina

Corrimiento de la frontera agropecuaria. Monocultivos. Explotación de recursos naturales sin control. Negocios entre sectores empresarios y públicos. Los grandes medios de comunicación en mute. El incendio de la Amazonía lleva décadas. Y acá en Argentina, también.

Por Marcelo Musante* / Anred

Qué decir. Para qué. Para quiénes. Un filósofo alemán (Theodor Adorno) se preguntaba si tenía sentido escribir poesía después de la experiencia asesina de Auschwitz y el nazismo. Ahora la sensación es la misma. ¿Para qué sirve escribir sobre un Amazonas que se incendia? ¿Para qué kilómetros de tinta? ¿En qué modificará la tragedia medio ambiental y de las comunidades que ahí viven? ¿Pero qué nos queda si no?

La práctica de incendiar bosques nativos para desarrollar negocios multimillonarios con la agricultura transgénica y la ganadería extensiva es una práctica que viene siendo denunciada desde hace años por organizaciones ambientalistas, especialistas en el tema y -sobre todo- por organizaciones indígenas y campesinas en los territorios.

Ellos son los desalojados, incendiados y envenenados diariamente. Ellos son los “daños colaterales”. Lo sufren, lo saben, lo dicen, lo gritan y los silencian. Pero de repente se incendia el Amazonas y estallan los retweets, los instagrams, los facebooks y todas las corporaciones mediáticas empresariales comienzan a titular, a desgarrarse las ropas y a hacer informes con música de catástrofe.

¿Cuándo llegará el humo a Argentina?, preguntan todos los medios masivos de comunicación. Pero el humo está en el país hace décadas: en la minería a cielo abierto, en el fracking, en el corrimiento de la frontera agropecuaria para sembrar monocultivos, en la utilización de agrotóxicos, en la explotación de salares, en los desmontes, en los ríos poblados de arsénico.

El humo ya estaba en Argentina en las escuelas fumigadas de la zonas rurales, en la lucha de Sofía Gatica y las compañeras y compañeros de Malvinas Argentinas para lograr evitar que se instale la fábrica de Monsanto, en Sandra Eli Juárez que se murió de un paro cardíaco frente a una topadora en Santiago del Estero, en los asambleístas de Gualeguaychú, en el histórico no a las minería en Esquel, en Juana Segundo y la comunidad Pilagá de Penqolé denunciando a Techint por la basura que dejó con el gasoducto que cruza sus tierras, en Fabián Tomasi envenenado con agrotóxicos que peleó hasta su muerte el año pasado, la pelea que le llevó la vida a Andrés Carrasco contra los negocios de corporaciones académicas y las empresas multinacionales. En los textos de Maristella Svampa, en los de Darío Aranda, en la REDAF, en el MOCASE, en Observatorio Petrolero Sur, en la Confederación Mapuche sus denuncias contra los pozos petroleros.

Una lista que está lejísimos de ser exhaustiva y que es injusta con muchas personas y organizaciones nos vienen hablando hace muchos años.

La Amazonía está ardiendo en miles de partes y hay más de cuatrocientas comunidades indígenas que viven ahí. Están acorraladas por el fuego. Pero ya estaban acorraladas por los sectores empresarios de los agronegocios, la producción de alimentos y las madereras que necesitan reconvertir esos bosques. Reconvertirlos en dinero, en ganancias privadas.

Los Estados son los responsables. Y no sólo los gobiernos neoliberales del último lustro. Las políticas de beneficios irrestrictos e incontrolados para empresas nacionales como Los Grobo, IRSA y Don Mario, grandes estancias como Don Panos y grupos transnacionales como Bayer/Monsanto, Benetton, Barrik Gold, Cargill, Nidera, Dow/Dupont, BASF, entre muchos otros, es asunto también de las gestiones anteriores.

Las comunidades indígenas son corridas de sus tierras hace muchos años y los discursos hegemónicos sobre la necesidad unidireccional del progreso penden sobre ellas como una amenaza constante. Las leyes contra los desalojos flotan entonces como palabra muerta sino se aplican las legislaciones sobre los territorios. Los pequeños campesinos son forzados a endeudarse, a vender sus tierras y son amenazados por grupos parapoliciales sostenidos por empresarios locales y gobiernos municipales y provinciales. Pero resisten, se organizan y siguen produciendo sin agrotóxicos.

Falta poco para las elecciones presidenciales en Argentina. Es tiempo de campaña electoral. Es tiempo que digan qué van a hacer con los modelos de producción extractivistas y de primarización de la economía. Y sobre todo qué digan qué van a hacer con las personas que viven en esas tierras con bosques, cerros, salares y ríos en los que los empresarios sólo ven soja, minas, litio y agua dulce.

Quizás los grandes medios de comunicación avisen que ya llega el humo del Amazonas. Pero acá, a los territorios los están incendiando hace rato.

(*) Sociólogo

El gobierno jujeño deja sin protección 1000 ha del Parque Nacional Calilegua

Afirman que es para el cierre y remediación de pozos petroleros que se encuentran dentro del parque. La desafectación del área protegida es totalmente innecesaria y violatoria de leyes. No se podrá fiscalizar sobre los riesgos ambientales y el trabajo realizado por JEMSE.

Redacción Jujuy / La Izquierda Diario

Si bien el Convenio de Regularización de Parque Nacional Calilegua fue firmado el año pasado generando un amplio rechazo de trabajadores de parques nacionales, de organizaciones sociales y ambientales, la efectivización se realizó en los primeros días de agosto de este año. El gobernador Gerardo Morales y Eugenio Bread, presidente de la Administración Parques Nacionales, concretaron la cesión del dominio y la jurisdicción de 1000 hectáreas de áreas protegidas pertenecientes al Parque Nacional Calilegua al estado provincial. La empresa del estado JEMSE – Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado, que administra actualmente el yacimiento, sería quien tenga que cumplir con el “Cierre técnico del Yacimiento CON 3 Caimancito y su consecuente remediación ambiental”.

En un comunicado de prensa, trabajadores del Parque Nacional Calilegua afirmaron que de esta manera se imposibilitarían las tareas de fiscalización del trabajo de remediación y se violarían leyes como la de Ley General de Medio Ambiente, la Ley de Parques Nacionales, y la Ley de Hidrocarburos. También cuestionaron el accionar irregulares actuaciones sobre el Yacimiento Caimancito.

Rosario Jara, una de las portavoces de los trabajadores, afirmó en un medio local, que “en el yacimiento ubicado dentro del parque nacional ya se cambió el candado y quienes realizan la fiscalización no lo pueden hacer”. “En las clausulas del convenio se afirma que desde la institución se podrá hacer dentro del área del yacimiento control de caza furtiva y de extracción de madera, pero hasta esa mínima concesión es mentirosa si hay candado”.

Si el estado provincial tiene dominio y jurisdicción de las 1000 hectáreas del parque y JEMSE esté a cargo de la extracción petrolera, cierre y remediación de daños, no habrá control y fiscalización, y ni se podrá implementar la normativa y procedimientos de la APN en lo que respecta a evaluación de impacto ambiental.

El estado provincial es quien realiza la actividad, quien se fiscaliza y quien se controla. ” No podemos saber qué es lo que van a hacer ahí…si van a ampliar la explotación petrolera, si van a perforar más pozos, si van a profundizar los pozos que yes están, y esa es la gravedad de la situación…”, afirmó Rosario.

Por otro lado, la diputada del FIT , Natalia Morales, afirmó, “la desafectación de tierras del Parque Nacional Calilegua al estado provincial se da en medio de un brutal ajuste en curso donde las áreas protegidas también están en peligro. Así se pone en riesgo la población y la biodiversidad por la contaminación generada por los pozos petroleros cuya supuesta remediación no tendrá ningún tipo de control y fiscalización del impacto ambiental de técnicos del parque nacional…”

“…Se le da vía libre a la empresa estatal JEMSE para que accione a favor de multinacionales actuando a gusto y piacere. Este acuerdo se tiene que anular porque es totalmente ilegal e inconstitucional. Una verdadera remediación partiendo de las leyes vigentes tiene que ser sin atentar contra las áreas protegidas y con plena partición de especialistas, trabajadores de parques nacionales, la universidad y organizaciones ambientales.”

En diciembre del año pasado integrantes de la Asamblea en Defensa del Parque Calilegua presentaron una nota al gobernador Gerardo Morales, con más de 3600 firmas exigiendo la marcha atrás del Convenio, sin embargo hasta el día de la fecha no hubo ninguna contestación.

El próximo miércoles en la ciudad de Libertador General San Martín los trabajadores del Parque Nacional Calilegua convocan a una asamblea ampliada en defensa del Parque Nacional Calilegua, para definir medidas a seguir.

Añelo, la precaria capital del shale nuevamente sitiada por cortes

Vecinos/as de Añelo volvieron a cortar las rutas provinciales 7 y 17 por un nuevo incumplimiento de los compromisos firmados por la provincia y el municipio. En junio, tras una muerte en un accidente de tránsito, comenzaron los reclamos de semáforos e iluminación en el tramo de la ruta que atraviesa a la ciudad petrolera. 

Por Martín Álvarez Mullally

Corte de ruta en Añelo. Foto Martín Álvarez Mullally
Corte de ruta en Añelo. Foto Martín Álvarez Mullally

Hoy dos dos cortes de rutas en reclamo de seguridad vial paralizaron el ingreso y egreso de la ciudad y los yacimientos tras la muerte de Adrián Solorza, joven mendocino de 26 años que llegó a la ciudad en búsqueda de trabajo. El accidente ocurrió sobre la ruta provincial 7, arteria central en el boom del fracking que conecta con los principales áreas en producción de hidrocarburos no convencionales de la Cuenca Neuquina. En septiembre del 2015 Añelo fue declarada por el Senado Nacional “Capital Nacional de los Hidrocarburos No Convencionales” por ley N° 27.190, para entonces el boom de Vaca Muerta comenzaba a ser apabullante para la pequeña localidad neuquina. A cinco años de la llegada del fracking, Añelo cambió mucho, pero mejoró poco. El mayor crecimiento fue del sector privado, cajeros, un supermercado de cadena nacional, varios emprendimientos inmobiliarios, hotelería, algunos comercios. Mientras el sector público mantiene déficits importantes, salvo la comisaría, el resto de las obras necesarias avanzaron poco; el hospital fue inaugurado en 2018 pero con funcionamiento parcial, no hay cloacas, siguen las mismas pocas cuadras de calles asfaltadas y el crecimiento exponencial se da sobre zonas donde no hay servicios básicos garantizados.

El 6 de junio vecinos/as de Añelo también subieron a las rutas provinciales 7 y 17 realizando varios cortes por más de 20 hs, el reclamo principal son luminarias, reductores de velocidad y semáforos para toda la zona en donde la ruta atraviesa la ciudad. Darío Díaz, intendente de la localidad se comprometió a través de una acta acuerdo a pedir a la provincia que se mejore las condiciones de la ruta. Las promesas fueron incumplidas, y nuevamente hubo piquetes el 25 de junio pasado por 12 hs consecutivas, el reclamo era el cumplimiento del acta de acuerdo firmada en el anterior corte. Tras una nueva promesa del intendente y de funcionarios de la provincia se levantó la medida.

No es la primera vez que el mecanismo de protesta se aplica una vez agotadas todas las instancias, en diciembre del 2013 en la previa al boom la población harta de reclamos por la necesidad de un hospital local se subieron a la ruta y cortaron hasta tener un compromiso firmado por la provincia. El cumpliento de ese reclamo aún está vigente, faltan profesionales de la salud en distintas ramas, especialidades y en auxiliares, para quienes trabajan allí se les hace imposible vivir en la localidad por los altos costos de vida. La ciudad que posee el metro cuadrado más caro del país -incluyendo en la comparación a la zona vip de Puerto Madero- acumula promesas incumplidas, con ellas emergen los conflictos

En 2014 al calor de la llegada del fracking a la zona de la mano de YPF y Chevron, se firmaron acuerdos entre el municipio, la provincia, el BID y la fundación YPF para ingresar al programa “Ciudades Emergentes y Sostenibles”, tras costosos diagnósticos poco ha avanzado, las necesidades de un pueblo en permanente explosión demográfica siguen siendo las básicas como gas, luz, agua, cloacas, lotes accesibles, viviendas, instituciones estatales. En 2015 Lucile Daumas se preguntaba si es Añelo, ¿ciudad emergente y sostenible? la pregunta sigue tan vigente como los reclamos populares.

¿Cómo se sostiene la vida en América Latina?

Feminismos y re-existencias en tiempos de oscuridad

[Descargar libro]

¿Cómo se sostiene la vida en América Latina? Feminismos y re-existencias en tiempos de oscuridad procura dar cuenta de los tiempos actuales, caracterizados por la intensificación del extractivismo y la devastación ambiental, la repatriarcalización multiforme de lo social,  el auge de nuevas derechas en lo electoral y de nuevos conservadurismos en las relaciones cotidianas. Estos tiempos se hacen eco de procesos similares en otras partes del planeta, lo que agrega urgencia al desafío transformador.

Este movimiento de derecha es contrapendular a lo que el mundo llamó la ‘marea rosa’ latinoamericana, que revivió incluso el imaginario socialista por más de una década. Múltiples procesos y luchas, con un protagonismo sobresaliente de mujeres, están incorporando a su bagaje político-epistémico los aprendizajes de esta última fase para defender la vida misma contra estas amenazas. Estos procesos, de construcción tanto como de resistencia, se inscriben en un tiempo largo, más allá de lo coyuntural. Parten de la existencia de muchos mundos, de muchas formas de conocer y habitar este pluriverso inmerso en una crisis de dimensión civilizatoria. Abya Yala siempre fue un territorio donde se manifestó esta diversidad. De ella nació la fuerza social que alimentó la hegemonía progresista, y de ella y de sus prácticas pueden nacer, en un terreno reconfigurado, las respuestas a los desafíos del presente.

INDICE

A modo de introducción
| Karin Gabbert y Miriam Lang

PRIMERA PARTE |
FEMINISMOS, CAPITALISMO Y NUEVAS DERECHAS

¡Ningún patriarcón hará la revolución!
Reflexiones sobre las relacionesentre capitalismo y patriarcado
| Rita Segato

La ‘ideología de género’ y sus destrezas
El reaccionarismo religioso frente a los feminismos en movimiento
| Cristina Vega

Nuestros cuerpos, nuestros territorios
Luchas de mujeres, feminismos emergentes y defensa de los territorios en Bolivia
| Carmen Aliaga Monrroy

Perspectivas para una políticade clase feminista
Aportes al debate sobre nuevas derechas e ideología de género desde Alemania
| Barbara Fried

SEGUNDA PARTE |
VIEJAS Y NUEVAS ÉLITES
LA EXACERBACIÓN DEL DESPOJO

La sostenibilidad de la vida puesta en jaque por el gran capital
Estrategias de la industria de combustibles fósiles y capitales asociados para manipular las políticas ambientales y la opinión pública
| Edgardo Lander

En las fronteras del cambio de época
Escenarios de una nueva fase del extractivismo en América Latina
| Maristella Svampa y Emiliano Teran Mantovani

Desafiando la locomotora del despojo
Extractivismos y resistencias en Colombia
| Alejandro Mantilla Quijano

Desfiguración territorial, desarraigo y descomunalización
La agudización del extractivismo en Bolivia
| Marxa Chávez León

Oligarquías renovadas
Los grupos de poder en el Ecuador y su accionar político ante los gobiernos progresistas, en el marco del capitalismo transnacional
| Anahí Macaroff

TERCERA PARTE |
APRENDIZAJES Y CAMINOS PARA SOSTENER LA VIDA

La izquierda no sabe quién es
¿Cómo dejar de solo reaccionar, sometiéndose al ritmo impuesto por la extrema derecha en el poder, y empezar a moverse con consistencia, estrategia y propósito?
| Eliane Brum

Trascender la modernidad capitalista para re-existir
Reflexiones sobre derechos, democracia y bienestar en el contexto de las nuevas derechas
| Miriam Lang, Horacio Machado Aráoz y Mario Rodríguez Ibáñez

Producir lo común para sostener la vida
Notas para entender el desplieguede un horizonte comunitario-popular que impugna, subvierte y desborda el capitalismo depredador
| Raquel Gutiérrez Aguilar y Claudia López Pardo