Estacioneros y empleados contra las petroleras

Impulsan un proyecto para que las compañías no puedan vender naftas.

Por Pedro Paulín.- El caos de tránsito que recalentó la avenida 9 de Julio ayer, alrededor de las tres de la tarde, no sólo obedeció a los festejos del Bicentenario. Un multitudinaria manifestación del gremio de expendedores de estaciones de servicio y empresarios del sector -que marchó al Congreso para presentar un petitorio- completó la postal de una jornada signada por diferentes y complicadas protestas callejeras.

Precisamente en la intersección de la Avenida de Mayo y 9 de Julio se concentraron los manifestantes de los gremios de FOESGRA y SOESGIPE que nuclean a los empleados de estaciones de servicio, garages, playas de estacionamiento y lavaderos, bajo el lema “Abastecimiento pleno a las Pymes es trabajo para todos”. Esa leyenda podía leerse en la lluvia de papelitos que alfombraron la avenida de Mayo, tras el paso de los manifestantes hacia el Congreso.

Con orquesta incluida en las primeras filas, bombos y explosiones de distintas intensidades, los dirigentes de los gremios de las distintas provincias caminaron flameando banderas argentinas, dispuestos a entregar un nuevo proyecto de ley que plantea cambios en la comercialización de combustibles. Puntualmente, piden que las petroleras dejen de vender naftas en el mercado minorista a través de su red de estaciones de servicio.

Como atractivo, algunos manifestantes disfrazados de surtidores de combustible, -cual promotoras de empanadas- bailaban al compás de la música. Mientras en los rostros descubiertos asomaba la preocupación por las fuentes de trabajo.

Después de algunos minutos, cuando la manifestación -estimada por los organizadores en unas 10 mil personas- llegó a la avenida Entre Rios, todos convergieron en un escenario en el que hablaron el diputado Fernando Pino Solanas, titular de la comisión de Energía quien recibió el proyecto. También lo hicieron varios dirigentes del gremio y de las cámaras de propietarios.

Rodeado de manifestantes que mantuvieron cortada por dos horas la intersección de las avenidas Entre Ríos y Rivadavia frente al Congreso, Solanas recibió el proyecto de ley para reformar la actual ley de hidrocarburos que “explota e intenta terminar y fundir a las PYMES”, según la versión de Carlos Acuña, secretario general de FOESGRA.

Previo a las palabras de Solanas, Acuña llamó a “terminar con los autoservicios que buscan reducir personal”, entre otras críticas, mientras los fuegos artificiales y los bombos ensordecían a los propios manifestantes.

Solanas comenzó diciendo que: “la lucha por las estaciones de servicio es una causa nacional, lo que ha pasado en la Argentina con este tema es una verdadera tragedia” dijo, previo a la ovación.

Así, los escasos militantes de Proyecto Sur que acompañaron el acto, repartieron folletos con la foto del ex presidente Néstor Kirchner junto a Carlos Menem y el ex ministro del Interior José Luis Manzano.

Las críticas de Solanas a Kirchner se basaron en que cuando Kirchner era gobernador, apoyó la privatización de YPF que “dejó sin trabajo a más de 20 mil personas”, según Solanas, y anunció: “sepan, vamos por YPF, que será Yacimientos Petroleros Federales” y no Yacimientos Petrolíferos Fiscales, como es ahora, dijo.

Según el titular de CECHA, Raúl Castellano, el proyecto del sector plantea la defensa de las estaciones de servicio “evitando la diferencia cualitativa entre pymes y estaciones de las empresas multinacionales”, dijo en alusión a las petroleras. Y aseguró que la movilización “no tuvo carácter político sino para reclamar por la permanencia en el mercado de las estaciones de servicio”.

Clarín