China busca convertirse en potencia petrolera

Se anticipa, pues su demanda se triplicará

Por Atzayaelh Torre.— El gigante tiene hambre. En los próximos diez años el consumo de petróleo por parte de China se triplicará, por lo que intenta asegurar el suministro buscando en Latinoamérica.

Jin Shumao, vicepresidente de la holandesa Schulumberger para China, informó que para los siguientes años la meta de las empresas petroleras chinas es ubicarse dentro de las cinco más grandes del mundo, y van en buen camino.

“Latinoamérica es muy estratégico para China“, aseguró, por lo que ya cuenta con operaciones de extracción, exploración y distribución en distintos negocios en Brasil, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Venezuela, Trinidad y Tobago, Cuba y Caribe, Argentina, Chile Bolivia y Perú.

En México, sólo una de las tres empresas chinas tienen participación como proveedor de servicios.

La producción el año pasado de China fue de 3.9 millones de barriles diarios en territorio chino, adicionales a otros dos millones provenientes de sus operaciones en otros países.

Para 2020, la meta de aquel país es llegar a los ocho millones de barriles diarios, cuatro en territorio chino y otro tanto proveniente del resto del mundo, y de los cuales, Latinoamérica formará una gran parte.

Actualmente China cuenta con tres principales compañías petroleras, todas ellas pertenecientes al Estado, la China National Petroleum Corporation (CNPC), la China Petroquimical Corporation (Sinopec Group), y la China National Offshore Oil Corporation (CNOOC).

Recordó que en los últimos 30 años el Producto Interno bruto (PIB) de China ha crecido a un ritmo de entre nueve a diez por ciento, que le permitirá este año desplazar a Japón como la segunda economía del mundo.

En 2009 el consumo de petróleo por parte de China representó 51 por ciento del total en el mundo y que promedió en 14.9 millones de barriles diarios, como contexto, hace tres décadas este indicador era del seis por ciento.

Este tipo de tendencia se transmutará para el gas natural, ya que la demanda de este combustible crecerá cuatro veces para los siguientes 30 años.

Al respecto, Wu Guoping, analista del Instituto para Estudios de Latinoamérica de China, explicó que actualmente su país se está abriendo paso en la región a través de dos esquemas principales.

El primero es petróleo por créditos, como actualmente están haciendo en Venezuela y Brasil, ya queel primero le extendieron un préstamo de 20 mil millones de dólares con la condición de suministrar crudo a los asiáticos por diez años.

Otro es la adquisición o fusión con empresas de la región, como sucedió en Ecuador, donde mantiene una participación conjunta con la empresa Eppetroecuador, así como otras que tienen en otros países en una menor proporción, como a Bridas, de Argentina.

OilWatch Mesoamérica