Con la ayuda de Chávez, suman otra regasificadora

El Gobierno se apresta a poner en marcha un nuevo negocio energético con la administración venezolana de Hugo Chavez

Por Antonio Rossi

En medio de la polémica que envuelve a las importaciones directas de fuel oil, la empresa estatal ENARSA y la petrolera PDVSA resolvieron acelerar la construcción de la nueva planta regasificadora que se levantará en Punta Alta con el fin de incrementar el suministro externo de GNL por barco.
Ante la cada vez más marcada caída de la producción gasífera local y el aumento del consumo que se espera para los próximos años, el Gobierno decidió modificar el proyecto inicial que preveía habilitar una terminal regasificadora en tierra recién en 2013.

Ahora, el emprendimiento se dividió en dos etapas para poder contar con una provisión adicional de GNL en el próximo invierno.

La primera fase –que saldrá a licitación en los próximos días e implicará un negocio de aproximadamente US$ 150 millones– consiste en la construcción de un muelle, un gasoducto de conexión a la red de TGS y el alquiler de una unidad “regasificadora offshore”.

Con la concreción de estas obras, la administración kirchnerista busca asegurarse para el período invernal de 2011 que precederá a la elección presidencial una inyección de gas complementaria del orden de los 10 millones de metros cúbicos diarios que le permitirían prescindir de los cortes de suministros a la industrias.

La sociedad que llevará adelante el proyecto conjunto está integrada por PDVSA (60%) -y ENARSA, que tiene el 40% restante. A su vez, para el abastecimiento del GNL fue creada otra sociedad que se encargará de construir una planta de licuefacción en Venezuela. En este caso, el liderazgo es de PDVSA con el 60%, mientras que el 40% se reparte entre ENARSA, la petrolera lusa GALP y las niponas Mitsubushi e Itochu.
Según el cronograma que manejan los directivos de ambas empresas, la ejecución de los trabajos de la primera etapa la planta móvil local demandarán unos 10 meses.

En el último trimestre de 2010, saldrían a licitación las obras de la segunda fase que comprende la construcción de la terminal regasificadora onshore. Para esta instancia, la inversión estimada trepa a unos US$ 700 millones y cuando esté terminada podrá despachar unos 20 millones de metros cúbicos diarios de gas.

Clarín.com