El CEO de BP fue a una regata en pleno derrame de petróleo

Tony Hayward disfrutó en Gran Bretaña. Lluvia de críticas

El gobierno de Barack Obama criticó ayer duramente al máximo directivo de la petrolera BP, Tony Hayward, por haberse ido a una regata de lujo en Gran Bretaña en lugar de hacerse cargo de la crisis por el enorme derrame de crudo en el Golfo de México.

“Podemos llegar a la conclusión de que Tony Hayward no va a tener una segunda carrera profesional como especialista en relaciones públicas. Esta se añade a una larga lista de equivocaciones”, declaró con ironía el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, en una entrevista con la cadena ABC.

Las imágenes de los veleros navegando frente a la costa de Inglaterra en la carrera anual alrededor de la isla de Wight se podían ver ayer en los televisores estadounidenses. El director general del gigante petrolero británico estaba allí el sábado con su hijo para apoyar a su yate “Bob”, de un valor de 360.000 dólares.

La asistencia de Hayward a la regata no cayó nada bien en Washington, dos meses después del inicio de la peor catástrofe ecológica de la historia de Estados Unidos, cuando cada día aparecen más aves empetroladas o playas contaminadas por los millones de litros de crudo que fluyen al Golfo de México.
El presidente de BP Tony Hayward delegará la gestión diaria de la marea negra en el Golfo de México a otro alto responsable del grupo petrolero, Robert Dudlye, declaró el viernes el presidente del directorio de BP, Carl-Henric Svanberg

Las críticas se multiplicaron ya que la semana pasada Hayward había anunciado que “BP no descansará hasta que su derrame de petróleo en el Golfo de México sea solucionado. Ahora mismo es sencillamente demasiado pronto para decir qué causó el incidente. Les prometo como jefe de BP que no descansaremos hasta solucionar esto”, afirmó.

Perfil.com

_____

BP recauda fondos por marea negra

El periódico británico “Sunday Times” aseguró ayer que BP planea ingresar unos 50.000 millones de dólares para hacer frente a los crecientes costos de la lucha contra el vertido mientras la petrolera se vio obligada a interrumpir el bombeo de crudo por un problema técnico.
El dinero provendrá de tres fuentes. BP venderá títulos por 10.000 millones de dólares y tomará créditos por otros 20.000 millones. Los restantes 20.000 millones de dólares serán recaudados con la venta de activos, según el rotativo. Estos fondos se sumarían a los 20.000 millones de dólares que BP ya dispuso para indemnizar a los perjudicados por el desastre.

La Mañana Neuquén