El derrame de petróleo amenaza a Miami

Es por las olas que causó el huracán Alex

Las grandes olas producidas por el huracán Alex en el Golfo de México, afectado por el derrame de petróleo, empujaron nuevos fragmentos de alquitrán y capas de crudo hacia el noroeste del estado norteamericano de Florida, cuyas zonas más turísticas podrían verse amenazadas, según informaron las autoridades.

Las playas de Miami y Fort Lauderdale tienen altas probabilidades de ser alcanzadas por el derrame, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense (NOAA). Un estudio del organismo sobre el impacto de la fuga en el largo plazo señala que la corriente del Golfo llevaría parte del derrame hasta Miami.

El organismo indica, de todos modos, que no llegarán a esas regiones manchas de petróleo en superficie, ya que el crudo habrá pasado un buen tiempo en el océano, por lo que estará altamente degradado y disperso, y posiblemente se observe en forma de bolas de alquitrán. La llegada de petróleo a las costas dependerá en gran medida de los vientos y las corrientes oceánicas.

El paso de Alex por el norte de México provocó la muerte de siete personas, miles de damnificados y graves daños a la infraestructura, sobre todo en la industrial ciudad de Monterrey, antes de disiparse por la zona central del país. Lluvias torrenciales provocaron el desborde de un río, destrozó una ruta y destruyó puentes.

El gobierno federal mexicano declaró la emergencia en municipios de Nuevo León y de Oaxaca, damnificados por las fuertes lluvias, para que puedan acceder a recursos de un fondo especial de catástrofes La tormenta tocó tierra anteayer en la costa del Golfo de México, y afectó al estado de Tamaulipas, días después de haber rozado países de América Central, donde dejó 12 muertos.

La Nación