Los cortes de gas ya impactan en la producción y el empleo

Hay empresas con pérdidas millonarias y otras que suspendieron turnos o adelantaron vacaciones

Oliver Galak
LA NACION

La semana más fría del año dejó un cúmulo de heridos en la industria argentina. Entre otras consecuencias, las restricciones de gas a las empresas provocaron pérdidas millonarias en algunas compañías, turnos de producción cancelados, adelantamiento de vacaciones y paradas técnicas, sobrecostos por el uso de combustibles alternativos y pérdida de competitividad para varios sectores económicos.

A este panorama habrá que sumarle los costos -todavía desconocidos- que tendrá para el Estado la carga de subsidios que insume el reemplazo del gas por combustibles líquidos en las usinas generadoras de electricidad y en las grandes empresas adheridas al programa Energía Total. Se estima que en 2007 el costo fiscal asociado a la crisis energética había ascendido a 12.000 millones de pesos.

LA NACION consultó al menos a una docena de industrias, pequeñas, medianas y grandes, además de dirigentes empresarios y economistas. Todos coincidieron en que la escasez de gas afectará la producción, pero destacaron que hoy el país -tanto el sector privado como el público- está un poco mejor preparado que en 2007 para enfrentar la crisis energética (en aquel año también hubo cortes de electricidad). En particular, las grandes empresas ya hicieron las inversiones necesarias para poder operar con combustibles alternativos, reforzaron sus stocks o programaron paradas técnicas para estas fechas.

Hay, sin embargo, grandes industrias que no pueden reemplazar el gas ni detener su proceso productivo sin afrontar grandes pérdidas. Es el caso de las empresas instaladas en el polo petroquímico de Bahía Blanca, entre las que se destacan Dow, Mega, Profertil, Solvay Indupa y PBB. “Tuvimos que parar la planta el martes porque no tenemos volumen de gas suficiente para producir. Hacía dos años que no se realizaba una parada completa”, contó un gerente de una de esas empresas. “Cada una de estas plantas produce más o menos un millón de dólares por día. Cada día parado es esa cifra.”

Siderúrgicas, aceiteras, cementeras, alimenticias, automotrices, metalúrgicas, textiles, casi ningún sector escapa al fantasma de las restricciones energéticas, tengan o no contratos de gas interrumpibles. Y quienes no lo sufren directamente están preocupados por el abastecimiento de sus proveedores, como contó un metalúrgico de La Matanza, que no sabe si seguirá contando con materiales como chapa y aluminio. O un ejecutivo de una fábrica de neumáticos, que reemplazó el gas por combustibles líquidos, pero al que su proveedor de telas para cubiertas ya le avisó que se está consumiendo su stock.

El sector citrícola, segunda industria de la provincia de Tucumán, vive una situación particular, porque las restricciones de gas (lo usan para el secado de las cáscaras) llegan justo en el momento de la cosecha de limones, un producto que no pueden almacenar. Por eso, muchas empresas están regulando la cosecha. “En lugar de dos turnos, hacemos uno. Y el problema más grave es que la mayoría es personal temporario. Si no entran a trabajar, entonces no cobran”, comentó un ingeniero del sector. También es una época clave para la zafra azucarera, que usa el gas para quemar la caña.

Otra empresa tucumana del sector alimenticio reconoció que había dado una semana de vacaciones adelantada a parte de su personal.
Pérdidas millonarias

“Hay una enorme cantidad de empresas que ya desde el martes recibieron la instrucción de bajar a cero su consumo de gas. Primero había sido una reducción parcial, luego al mínimo técnico (lo necesario para mantener la planta en funcionamiento) y, por último, pidieron el corte total”, contó el jefe del departamento de Infraestructura de la Unión Industrial Argentina (UIA), Alberto Calsiano. “Lo que se pierde de un día de producción no se recupera más. A nivel país, las pérdidas deben ser varias veces millonarias.”

Cristián Podestá, del Consejo de Análisis para la Competitividad Industrial (CACI), confirmó que en la provincia de Buenos Aires “hay varias plantas que estuvieron paradas” y contó el caso de una empresa textil que, desde mayo, sólo tuvo diez días en los que pudo funcionar al máximo de su capacidad instalada por la escasez de gas. Y también analizaba la posibilidad de adelantar vacaciones o, incluso, de suspender personal.

El gerente de Recursos Humanos de una empresa líder alimenticia fue muy claro: “Si esto sigue 15 días más, la situación va a estar complicada. Tendremos que dar vacaciones y, cuando se acaben las vacaciones, tendremos que aplicar otras medidas”.

Las grandes industrias, en realidad, son las que aparecen como mejor preparadas para enfrentar la crisis. La cementera Loma Negra, por ejemplo, que tiene el gas totalmente cortado en sus plantas, sigue funcionando con coque de petróleo gracias a una inversión que hizo oportunamente y a que acopió combustible suficiente para tres meses. La fabricante de aluminio Aluar tiene un acuerdo con el Ministerio de Planificación para compensar el menor consumo de gas con energía eléctrica en las horas en que la demanda eléctrica del país no está en su pico. Acindar decidió hace ya algunos años hacer su parada técnica programada en julio; antes se hacía en verano, para que coincidiera con las vacaciones.

“Las empresas, a sabiendas de esta situación, se han preparado para trabajar con combustibles alternativos como el gasoil o el fueloil, con el encarecimiento de los costos y la pérdida de productividad que esto genera”, señaló Fernando Sibilla, director ejecutivo de la Unión Industrial de Córdoba.

Problemas para las pymes

Por supuesto, tomar estas previsiones no es tan simple para las pymes. Willmore es una empresa que produce materia prima para fabricantes de alimentos balanceados. Para producir, necesitan 25.000 metros cúbicos diarios y hoy no están recibiendo nada. Para evitar esta situación, habían realizado inversiones para poder operar con gas licuado de petróleo (GLP) y firmado un contrato de provisión de este combustible. “Pero hemos consumido el contrato de GLP y ahora no nos queda más que usar fueloil, que es mucho más caro y no se consigue mucho”, explicó el gerente de planta. Pero este proceso les impide operar con todos los equipos a la vez, con lo que se ven obligados a trabajar y a pagar horas extras, también sábados y domingos.

Según Abel Viglione, economista de FIEL, los sectores más perjudicados “son los que tienen procesos de producción continuos, los petroquímicos, los de producción de termoplásticos y los siderúrgicos”. Afirmó, además, que los cortes de gas se verán reflejados de alguna manera cuando se conozcan los índices de producción industrial de julio. Y destacó que según el Centro de Industriales Siderúrgicos (CIS), la producción de acero crudo en junio fue un 4,1% inferior a los valores de mayo. “Ahí seguro hay un problema de abastecimiento de gas”, dijo Viglione.

SUSPENDEN ENVIOS DE GLP A PARAGUAY

Paraguay ha comenzado a racionar la venta de gas licuado de petróleo (GLP) debido al desabastecimiento causado por la crisis energética que atraviesa la Argentina, su principal proveedor. El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicio y Afines (Apesa), Ausberto Ortellado, dijo ayer que están “limitando las ventas para alcanzar a la mayor cantidad de usuarios”. El empresario destacó que el racionamiento les permitirá “llegar hasta fin de mes, cuando llegarán tres barcazas con 2400 toneladas” para dos empresas que comercializan GLP de uso doméstico, industrial y en automotores. Explicó que ese cargamento hace parte de una partida importada de EE.UU., que también irá a Uruguay, para tratar precisamente de atenuar la dependencia de la Argentina.

La Nación

_____

El frío exige al límite al sistema energético nacional

Tercer récord de consumo de gas y electricidad. Dos millones sin garrafa social y 300 fábricas con cortes

El intenso frío provocó un récord en la demanda tanto de gas como de electricidad, exigiendo al límite el sistema energético. Aunque el Ministerio de Planificación señaló que no hay riesgo de desabastecimiento, el Defensor del Pueblo denunció que cerca de 2 millones de personas de los sectores más pobres tienen problemas de acceso a las garrafas social, mientras unas 300 empresas con contratos interrumpibles vieron mermado el servicio, estando las protestas de las organizaciones empresarias.

El Sistema Energético Nacional batió por tercer día consecutivo un nuevo récord de demanda de gas y electricidad en virtud de la ola polar que afecta a todo el país, informó el Ministerio de Planificación Federal.

La demanda de potencia eléctrica registró el jueves por la noche un nuevo récord a las 20.30 cuando el pico de consumo alcanzó los 20.396 megavatios, y Planificación destacó que en ese momento “el sistema de generación se encontraba operando con 1.500 megavatios de reserva”, considerado técnicamente adecuado. La oferta de electricidad se compone con generación térmica, hidroeléctrica y nuclear (en ese orden) mas la eventual importación desde Brasil y Paraguay . Con Brasil rige un esquema de “intercambio compensado” estacional, es decir que Argentina no paga sino que devuelve volúmenes de electricidad equivalentes en los meses de menor demanda interna.

En cuanto al consumo de gas natural, la cartera a cargo de Julio de Vido señaló que “se registró un nuevo récord de demanda, alcanzando los 82 millones de metros cúbicos en lo que respecta al consumo prioritario”, que comprende a casas de familia y pequeños comercios.

Ante la insuficiente oferta de gas , la Secretaría de Energía activa un esquema de administración del recurso que prioriza el consumo de casas de familia, GNC de uso vehicular y en menor medida a Pymes. Muchas grandes industrias y usinas térmicas reemplazan el gas por combustible líquido como insumo.

De hecho, unas 300 grandes empresas de diferentes puntos del país volvieron a sufrir cortes en el suministro de gas por este mecanismo. Según se informó, 170 empresas con suministro “interrumpible” son del interior del país y 130 en la región Metropolitana. Las compañías aceptan la merma del suministro en épocas de baja temperatura a cambio de tarifas algo más acomodadas al resto del año. Pese a todo, la Unión Industrial Argentina manifestó su “fuerte preocupación” por los recortes y advirtió que están “afectando la producción de numerosas empresas”.

En tanto, la Defensoría del Pueblo afirmó ayer que más de dos millones de personas, en su mayoría de los sectores más pobres del país, no pueden acceder a las garrafas baratas y que éstas están muy lejos de los 16 pesos para llegar hasta los 60 en algunos casos. Exigió la intervención de la Secretaría de Comercio Interior para garantizar el acceso.

El organismo presentó ayer un relevamiento a través de sus oficinas en el interior del país y constató ambas situaciones en zonas donde el gas envasado es la principal fuente de calefacción.

Las dificultades para atender la demanda energética obligaron también al Gobierno a cortar el suministro de gas a diez empresas uruguayas, informó la prensa de se país, que reflejó la preocupación de que esta situación se prolongue más de lo debido.

Río Negro

_____

Crecen las importaciones de energía de Paraguay y Brasil

Esa electricidad cuesta el triple de lo que se paga a las usinas locales

Por Antonio Rossi

La ola de frío intenso que se registra desde el lunes obligó al sistema eléctrico a operar al límite de su capacidad técnica para poder atender la mayor demanda proveniente del sector residencial.

En los últimos cinco días, el sistema eléctrico registró -tanto a nivel nacional, como en la región metropolitana- tres récords diarios consecutivos de demanda y por primera vez en la historia el consumo superó la barrera de los 20.000 MW .

Para cubrir el fuerte repunte de la demanda de los usuarios residenciales, el Gobierno utilizó todas las herramientas que tenía a mano para no tener que aplicar las restricciones de suministro que sufrieron las industrias en el invierno de 2007.

La seguidilla de récords de demanda a nivel nacional arrancó el martes con una marca de 19.702 MW, mientras que en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires el registro fue de 8.002 MW.

Al día siguiente, el pico de consumo -tomando en cuenta todo el país- trepó a 19.870 MW. En la región metropolitana, la marca fue de 8.029 MW.

El jueves hubo nuevos récords de demanda con 20.396 MW a nivel nacional y 8.200 MW en la Capital y el conurbano.

Ayer, los registros mostraron una muy leve baja : la demanda nacional alcanzó 19.993 MW y la metropolitana llegó a 8.107 MW.

Con el fin de apuntalar la generación, el ministerio de Planificación que conduce Julio De Vido instruyó a la CAMMESA -la compañía administradora del mercado eléctrico- para que suspenda todas las “paradas técnicas” de las usinas térmicas que se habían agendado para esta semana.

Además, ordenó pasar viejas máquinas térmicas que estaban como “reserva fría y limitada” a la categoría de “reserva rotante” para que entren en servicio ante cualquier eventualidad.

Por el lado externo, los funcionarios decidieron importar toda la energía eléctrica que tuvieron disponible Paraguay y Brasil.

Hasta la semana pasada, el nivel de importaciones había oscilado entre los 400 y 500 MW diarios. Pero, a partir del lunes, las compras externas dieron un marcado salto hasta superar la barrera de los 1.000 MW diarios .

Los envíos provenientes de Brasil alcanzaron los 990 MW diarios, mientras que los despachos de Paraguay oscilaron entre los 70 y 78 MW diarios.

En el caso de Brasil, la mayor parte de energía eléctrica importada es de origen térmico y no entra en el régimen de intercambio compensado que rige para los despachos que proceden de centrales hidroeléctricas.

Según las reglas de juego vigentes, la energía térmica que vende Brasil no se puede reintegrar en el verano y tiene que ser pagada en efectivo a los precios que determine el sistema eléctrico de ese país.

“Las usinas térmicas brasileñas funcionan con el gas que le compran a Bolivia y sus costos de producción son entre tres y cuatro veces más elevados que los de las centrales locales . Como eso se refleja en los precios, lo que está pagando Argentina por las importaciones de éstos días es entre un 200% y 300% más caro que el precio reconocido a los generadores internos”, explicó un especialista del sector eléctrico.

Por otro lado, cabe destacar que las importaciones diarias equivalen prácticamente a la misma producción que tienen las centrales hidráulicas de El Chocón o Piedra del Aguila.

Además, según los datos operativos de la CAMMESA, las compras externas diarias superaron por casi 80 MW el aporte local que hicieron las usinas nucleares.

Clarín.com

_____

Los cortes de gas llegaron a las estaciones de servicio de GNC

Se sumaron a las restricciones que ya afectaban a las industrias. Fue por el incremento de la demanda a causa de la ola de frío, que alcanzó niveles récord. Hubo surtidores cerrados en Córdoba, Mendoza, San Juan y parte de Buenos Aires

Por Natalia Muscatelli
Informes: Lucas Cruzado (Córdoba) y Roxana Badaloni (Mendoza)

Por la ola de frío, los cortes de gas -que hasta ahora afectaron a las grandes industrias- llegaron también a las estaciones de servicio. Ayer, hubo restricciones de GNC en surtidores de las provincias de Córdoba, Mendoza, San Juan y en algunas zonas de la provincia de Buenos Aires.

Los vaivenes energéticos recrudecieron ayer, cuando se registró -en Buenos Aires- la temperatura mas baja en 18 años. El efecto climático mantuvo la demanda energética en un nivel que la oferta no llegó a abastecer. Por eso, aún cuando se debió importar más y siguieron los cortes a unas 300 fábricas, las restricciones llegaron a los surtidores, el siguiente eslabón en la cadena de cortes. En la capital cordobesa, por ejemplo, desde la medianoche del jueves, expendedoras suspendieron el suministro de GNC por turnos de dos a tres horas . Los cortes, comenzaron en las localidades de La Calera y Villa Allende, para luego extenderse hacia algunos barrios capitalinos como Villa Belgrano y San Vicente.

Según Raúl Castellano de la Federación de Expendedores de Combustibles (CECHA), “los cortes surgieron porque la presión disminuyó en algunas zonas de los gasoductos debido al pico de consumo en los hogares”. Sin embargo, según el directivo fueron pocas las estaciones afectadas.

Néstor Borello, propietario de una estación de GNC notificado sobre la suspensión del servicio, contó: “El jueves a la noche nos avisaron del corte que duró dos horas y media”. Luego, aclaró que “no hubo una importante pérdida económica porque la interrupción fue breve pero estoy preocupado por lo puede pasar a partir de ahora”, dijo. En la provincia, el panorama general de la industria recrudeció con el descenso de las temperaturas: “Tenemos unas 30 fábricas que están padeciendo los cortes. Ocurre tanto en los contratos firmes como en los interrumpibles”, indicó Fernando Sibila de la Unión Industrial cordobesa.

Los cortes en las estaciones de servicio se dieron a pesar de las promesas del Ente Regulador (Enargas) en cuanto a que esta semana no se interrumpiría el expendio de GNC. El organismo salió a tranquilizar a los estacionaros después de que la Union Industrial (UIA) protestara por los cortes casi totales a las grandes industrias y propusiera que también los surtidores pusieran el hombro en el ahorro energético.

En Mendoza, las estaciones de servicio del sur de la provincia no tuvieron gas desde el jueves a la tarde.

“Las dos únicas estaciones de Alvear no tienen GNC y hay problemas de abastecimiento de otros combustibles líquidos, como nafta y gasoil”, dijo José Luis Matellán, de la Cámara de Comercio de la ciudad de General Alvear, a 300 kilómetros al sur de la capital mendocina. En total son 15 las estaciones de gas en San Rafael, Alvear y Malargüe y ninguna tenía ayer GNC. Ariel Russo, representante de la Asociación Mendocina de Expendedores de Naftas y Afines explicó: “estamos desde el jueves a las 15, con el servicio interrumpido porque la distribuidora de gas nos solicitó que, para poder atender el servicio domiciliario , no despachemos GNC porque no alcanza para los dos”. Y agregó que la medida no tiene plazos determinados, porque la distribuidora sólo indicó que la situación permanecerá “hasta nuevo aviso”.

En San Juan, también debieron afrontar restricciones: las estaciones estaban autorizadas a vender a través de un solo surtidor . “Hay suministro acotado”, dijo Bernando Turcuman, de la Cámara de Expendedores de Combustibles, informó el sitio surtidores.com. Rosario Sica, de la Federación de estaciones de servicio, agregó que también “hubo algunos cortes en la provincia de Buenos Aires”. Pero agregó: “de todas manera, ya empieza el fin de semana, el consumo va a bajar debido a la menor actividad y si el frío cede a partir del lunes, la situación seguramente se va a normalizar la semana que viene”, opinó.

Clarín.com