Quieren un “Pacto energético de las provincias patagónicas”

La Legislatura de Río Negro aprobó en la última sesión ordinaria  un Proyecto de Comunicación presentado por los legisladores Facundo López y María Inés Maza  (Bloque Encuentro –FG) en el que se le solicita al Parlamento Patagónico que proponga a los Gobiernos de su jurisdicción la realización de un “Pacto Energético de las Provincias Patagónicas”

Los legisladores destacaron que la introducción de las energías renovables permite el mejoramiento de las economías energéticas sectoriales y regionales, mediante una combinación de fuentes óptimamente asignada, o al menos mejor asignada.

Tras su aprobación, se espera que la iniciativa se trate en la 2º reunión del Parlamento Patagónico que se realizará en Calafate los días 23, 24 y 25 de este mes.

El proyecto de López y Maza apunta a fortalecer las iniciativas tendientes a dar mayor sustentabilidad, eficiencia y seguridad al sector energía de la Región Patagónica; aumentar la escala de inversiones (públicas y privadas) y crear nuevas iniciativas y vías de interlocución sectorial e innovación en tecnologías energéticas sustentables, de modo de desarrollar y aplicar nuevos mecanismos que favorezcan la transición a un sistema energético sustentable.

Asimismo, se pretende desvalorizar los incentivos y prácticas que generan la dependencia a un modelo promotor de la desigualdad, de contaminación, la destrucción y agotamiento de nuestros recursos naturales; asegurar que las energías renovables jueguen un papel cada vez más importante dentro del mix de generación y del consumo energético en general y re-estudiar  la aplicación de incentivos legales y regulatorios a la generación eléctrica con energías renovables.

Por otra parte, los legisladores indicaron que otro de los objetivos centrales es afianzar el trabajo de integración y acceso a la energía en el mundo rural, pasando del establecimiento de metas de electrificación rural a modelos de energización rural, que permitan el despliegue productivo y florecimiento de estas comunidades; dar un lugar central en la investigación y etapas iniciales de innovación tecnológica  en energías alternativas en la Región Patagónica, facilitar la integración tecnológica apoyando la coordinación entre las provincias y sus instituciones; incentivar el aumento de las inversiones y  crear nuevos mecanismos que permitan la transición a una economía basada en energía sustentable y fomentar con políticas, programas y proyectos específicos la innovación y transferencia de tecnologías en energías alternativas.

Finalmente, remarcaron la importancia de seleccionar tecnologías y prácticas con mayor potencial de desarrollo y florecimiento a nivel nacional e internacional; aumentar la inversión privada en investigación, desarrollo y despliegue tecnológico mediante la creación de mecanismos de incentivo y crear mecanismos e instrumentos de planificación energética de largo plazo, que incorporen la evaluación socioeconómica de planes estratégicos de inversión con la intervención de los sectores involucrados.

“Las energías renovables han sido objeto de un considerable desarrollo en los últimos años, tanto desde el punto de vista tecnológico como comercial. Estas fuentes de energía pueden ser objeto de un manejo sostenible, a diferencia de los combustibles fósiles que constituyen recursos no renovables. Las emisiones de CO2 (principal causa del efecto invernadero) constituyen hoy en día el principal obstáculo para el crecimiento del uso de fuentes fósiles”, indicaron los legisladores en los fundamentos de la iniciativa.

Agregaron además que “de una u otra forma, la era del petróleo está llegando a su fin, se supone que en poco tiempo más se terminaran de encontrar las últimas reservas, por lo que según los expertos pesimistas, en el 2015 se llegará a la máxima producción y luego comienza el lento decaer de la producción mundial, por supuesto los más optimistas llevan esta fecha de inflexión de la curva de producción entre los años 2030 al 2050. A partir de la disminución de la producción el precio subirá inexorablemente”.

Destacaron asimismo que la introducción de las energías renovables permite el mejoramiento de las economías energéticas sectoriales y regionales, mediante una combinación de fuentes óptimamente asignada, o al menos mejor asignada.

“Estas energías son la única alternativa que se puede hacer viable para varios usos dispersos en localidades alejadas. En otras palabras, pueden ser un componente esencial del desarrollo energético rural, estimulando el desarrollo económico y social en ámbitos marginales donde el recurso de combustibles fósiles no es factible”, remarcaron.

Cabe destacar que la experiencia de los proyectos llevados a la práctica en toda la región patagónica en particular y demás regiones del país, indican que hay un alto índice de disponibilidad de energía, en este caso en el aprovechamiento de la energía eólica.

Agencia Digital de Noticias