Bolivia: Protesta indígena por la construcción del Gasoducto de la Integración 'Juana Azurduy'

La Asamblea del Pueblo Guaraní -APG- de Yacuiba (Tarija) reclama participación en el trayecto de la obra bajo amenaza de paralizar su construcción, junto a la de otros proyectos energéticos.

Los guaraníes se oponen a que se inicien las pruebas sísmicas para encontrar petróleo en la zona, el Aguaragüe, porque es la única reserva de agua para los pobladores, además que existen observaciones al proyecto hidrocarburífero.

Reclaman, en todo caso, alternativas, en tanto, anticipan medidas de presión como bloqueo de caminos, y solicitan apertura al de mesas de reuniones al Ministerio de Hidrocarburos.

Recordó que en julio pasado, la directiva indígena se enteró que el 30 de abril el Ministerio de Medio Ambiente y Agua emitió la licencia ambiente a Petroandina. Y en una última reunión, el 2 agosto, el Gobierno informó que esa empresa petrolera tiene los papeles para operar.

“Nosotros como dirigentes no nos responsabilizamos de lo que pasará, porque la gente se levantará para defender lo que es suyo originariamente. No sólo indígenas seremos afectados, sino también campesinos que habitan en el lugar”, puntualizó el dirigente.

De esas explotaciones depende el futuro del acuerdo entre Bolivia y Argentina para la construcción del Gasoducto de la Integración Juana Azurduy -GIJA-, del que, a su vez, depende el futuro transporte de gas natural hacia Corrientes, Formosa, Chaco, Misiones y el norte de Santa Fe.

El ducto permitirá a Bolivia incrementar los volúmenes de envío de gas natural hacia Argentina, desde mayo de 2011 de 7,7 a 13,6 millones de metros cúbicos día (MMmcd), hasta alcanzar 27,7 MMmcd el 2030.

El gasoducto del lado boliviano será construido por YPFB Transporte y tiene una longitud de 15 kilómetros, la inversión programada es 43 millones de dólares.

En tanto que en Argentina, la línea de transporte tiene 40 kilómetros de extensión y un costo de 55 millones. La tubería tendrá un diámetro de 30 pulgadas.

En este territorio partirá de Madrejones y llegará hasta campo Durán, su extensión será de 40 kilómetros. En ese punto, esta infraestructura se unirá al Gasoducto del noreste Argentino -GNEA-

En tanto, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos -YPFB Corporación- y Energía Argentina Sociedad Anónima -ENARSA- ratifican la conclusión de la obra y puesta en marcha del GIJA para mayo de 2011.

La obra de ingeniería aumentará la capacidad de transporte de gas natural de 7,7 a 13,6 millones de metros cúbicos por día (MMmcd).

MOMARANDU / Argenpress