Esso puso otra vez en venta su negocio en la Argentina

Busca la mejor oferta para desprenderse de su refinería en Campana y 450 estaciones de servicio. Petrobras, PAE, Mindlin y PdVSA, entre los candidatos

Dos años después de su primer intento, la petrolera Esso, filial local de la estadounidense ExxonMobil –la petrolera más grande del planeta– salió a buscarle comprador a su negocio en la Argentina luego de más de 100 años de presencia en el país. Así lo confirmaron a El Cronista fuentes vinculadas con la negociación.

La empresa tiene poco más de 450 estaciones de servicio y una refinería en la localidad de Campana con capacidad para procesar 85.000 barriles diarios de petróleo, que en el mercado estiman en un valor cercano a los u$s 800 millones. Con ese paquete suma un 12% de participación de mercado y es la tercera en importancia, detrás de YPF y Shell y por delante de Petrobras.

En el mercado apuntan a dos compañías entre las candidatas a hacer la mejor oferta por la empresa: la brasileña Petrobras y Pan American Energy, de la inglesa BP y Bridas (los Bulgheroni y la china CNOCC). Un renglón detrás aparecen Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, y la venezolana PdVSA.

El grupo Sadesa, comandando por el ex dueño de Quilmes Carlos Miguens, hoy dedicado al negocio eléctrico, también fue invitado a participar de la competencia, pero desistió. “Sostiene que la actividad de refinación es muy complicada”, explicaron fuentes del mercado.

Tomás Hess, director de Asuntos Corporativos de Esso, sostuvo ante El Cronista que no es política de la empresa “hacer comentarios sobre rumores o especulaciones de mercado”.

Petrobras intentó quedarse por primera vez con Esso en 2008. Pero el Gobierno le solicitó “con insistencia” que desistiera de la operación. Este año, la brasileña le vendió al empresario K Cristóbal López su refinería de San Lorenzo (Santa Fe), algo que le habría allanado el camino para hacer una oferta por la filial local de la norteamericana. Su director general, Carlos Alberto Da Costa, sigue el tema desde principios de año. En abril, cuando ya se conocía la venta a López, le informó a su entorno cercano que la intención de Petrobras no era bajar su participación de mercado, sino aumentarla. Fue durante el anuncio a nivel interno del contrato que había alcanzado la empresa con River para sponsorear su camiseta.

“La intención es vender una, o dos refinerías, y comprar otra”, explicaron fuentes vinculadas con la brasileña en estricta confidencialidad.

PAE también está en carrera. Altas fuentes del sector petrolero aseguraron a El Cronista que la empresa comandada por los Bulgheroni lanzó hace algunos meses una búsqueda de especialistas en el tema de la refinación de combustibles para analizar la conveniencia de la compra de Esso. En la empresa no confirmaron esa versión.

En 2008, la primera vez que ese negocio estuvo en venta, PAE realizó un estudio del paquete que se ofrecía. En aquella oportunidad, desistió de hacer una oferta y le presentó tiempo después al Gobierno una iniciativa para realizar un proyecto greenfield de refinería, de lo cual no hubo nueva información.

La empresa se queja desde hace años que las refinadoras no integradas, como Esso y Shell –refinan petróleo pero no lo extraen– mantienen negociaciones en muchos casos inconvenientes para PAE (es la primera productora de crudo no integrada) por el precio del barril de petróleo. Es por eso que quiere poner un pié en el negocio de sus clientes.

En el mercado apuntaron que la refinería de Campana es la más adecuada del país para procesar el crudo que produce la empresa de los Bulgheroni (Escalante, propio de Chubut).

A Mindlin le ofrecieron la empresa informalmente hace al menos dos meses. En el entorno del empresario sostienen que está más preocupado por apuntalar las inversiones de la eléctrica Edenor y completar la obra en la central Loma La Lata, en Neuquén, antes que embarcarse en un nuevo negocio. Aún así, en el mercado no descartan que presente una oferta.

Cronista Comercial