Gas: defienden nuevo impuesto a consumidores

Provincias respaldan artículo del Presupuesto que crea cargo específico

En un intento de anticiparse a la polémica que se avecina, los mandatarios del Nordeste salieron a defender el artículo del proyecto de Presupuesto nacional 2011 que contempla la creación de un cargo fijo en las tarifas de gas de todo el país para recaudar $ 10.800 millones y financiar así la construcción del Gasoducto del Nordeste, que le permitirá a la región recibir el ansiado servicio de gas natural.

«Éste es un criterio de solidaridad de las provincias argentinas para cuatro provincias que no tenemos gas; ese principio de solidaridad es el que tuvimos nosotros para subsidiar el precio del gas para los habitantes del sur del Río Colorado, en la Patagonia», argumentó el gobernador de Chaco, el justicialista Jorge Capitanich.

Las tarifas arrastran ya un cargo fijo que no deja de levantar fuertes quejas desde distintas provincias, a partir de la creación en 1989 de un ítem del 0,6% en las boletas de electricidad para pagar las obras de inclusión de Santa Cruz al Sistema Interconectado Nacional y, de hecho, subsidiar sus tarifas eléctricas.

En el caso del Nordeste, la iniciativa -elevada en su momento al Ministerio de Planificación Federal- surgió de los propios gobernadores, deseosos de asegurarse los fondos necesarios para revertir la histórica asimetría respecto del resto del país.

Capitanich remarcó que esta propuesta de financiamiento «está estipulada en el artículo 73 del proyecto de Presupuesto enviado la semana pasada al Congreso por el Ejecutivo nacional».

«Es la forma que nos va a permitir establecer la ejecución no sólo de la red troncal, sino también la red de distribución secundaria y domiciliaria de gas; por tanto para nosotros es una obra vital», afirmó.

El artículo 73 del Presupuesto nacional dispone crear un «Fondo Fiduciario Gasoducto del Nordeste Argentino (GNEA)» para «financiar, avalar, pagar y/o repagar las inversiones, tributos y gastos conexos necesarios» para la realización del proyecto.

Como «aporte» a ese fondo será creado «un cargo a pagar por los usuarios de los servicios regulados de transporte y/o distribución, por los sujetos consumidores de gas que reciben directamente el gas de los productores sin hacer uso de los sistemas de transporte o distribución de gas natural y por las empresas que procesen gas natural».

El paquete alcanza, así, a usuarios domiciliarios, a pequeñas industrias y comercios y a los consumidores que reciben gas directamente de los productores. También pagaran ese cargo adicional las «empresas que procesen gas natural», es decir las fraccionadoras que llenan garrafas y tubos.

«A los efectos de asegurar una razonable equidad en la aplicación del cargo por categoría de usuario, la Autoridad de Aplicación podrá disminuir dichos valores en función de las características propias de cada región o subzona tarifaria», agrega el artículo.

En este marco, Capitanich sostuvo además que «ya se trabaja en el cronograma para cumplir con todos los requisitos formales del proyecto ejecutivo para esta obra, que inicialmente sería licitada en febrero de 2011». El gasoducto permitirá llevar el volumen de gas que la Argentina importa de Bolivia desde los actuales siete millones de metros cúbicos a 27 millones en 2017, lo que equivaldría al 15% del consumo actual de gas de la Argentina.

Ambito.com