Alemania retira apoyo a fondo ecuatoriano para no explotar petróleo

El gobierno alemán dio marcha atrás a su compromiso de apoyar la iniciativa ecuatoriana de que éste reciba dinero a cambio de no explotar un yacimiento de petróleo en una zona del Parque Nacional de Yasuní

El ministro de Desarrollo alemán, Dirk Niebel, anunció que Alemania no está dispuesta a contribuir con un fondo fiduciario que serviría para que Ecuador no permita la explotación petrolera en un Parque Nacional, pese a que en un inicio los alemanes sí apoyaron la iniciativa.

Se trata de la zona denominada Yasuní Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT), que abarca 200 mil hectáreas del Parque Nacional Yasuní, ubicado entre las provincias ecuatorianas de Pastaza, Napo y Orellana y en el cual habitan los indígenas Waorani.

El llamado fondo de la I.T.T. se formó en el 2008 a partir de la idea del gobierno ecuatoriano de no explotar grandes yacimientos de petróleo en el subsuelo del Parque Nacional Yasuní, a cambio de donaciones por la mitad del valor del recurso, lo cual podría significar que 507 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono no entren en la atmósfera.

La administración del fondo debía correr por cuenta del Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la idea era recaudar 2 mil 700 millones de euros para el 2024, el 50 por ciento de lo que produciría la extracción petrolífera.
Panorama sombrío

A inicios de este mes, Chile fue el primer país en aportar dinero para establecer un fondo fiduciario que proteja el Parque Nacional Yasuní y sus pobladores indígenas frente al negocio petrolero.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alfredo Moreno, entregó un certificado por el valor de 100 mil dólares. Este reconoció que se trataba de una suma pequeña de dinero, pero enfatizó que se trataba de un gesto simbólico, que motivaría nuevas iniciativas.

Sin embargo, la actual posición alemana ha ensombrecido el panorama.

“El hecho de que una de las naciones más ricas no apoye la iniciativa es mala señal, no sólo para donantes potenciales, sino para países como Perú, Bolivia y Guatemala que consideran implementar proyectos similares”, dijo Thomas Brose, director de la Alianza por el Clima, asociación de gobiernos locales europeos preocupados por la conservación del clima.

El gobierno ecuatoriano estableció como fecha límite a finales del 2011 para hacer efectivo el primer pago de los fondos. Si para ese entonces no se han logrado 75 millones de euros, el proyecto será considerado un fracaso y se abrirá el camino para la explotación del petróleo.

Brose cree que esa fragilidad del proyecto aleja la voluntad alemana: “si el gobierno ecuatoriano no logra el dinero, dirá que hizo su mejor esfuerzo, pero que no logró el apoyo ni siquiera de naciones ricas como Alemania”.
Importante

* Una fuente del PNDU sostuvo que los 2 mil 700 millones de euros que se buscaba recaudar para el 2024, se invertirían en fuentes de energía renovable y en lograr una mayor eficiencia energética en el país, tanto en el consumo doméstico como el industrial.

* Otro de los argumentos en contra es el de la garantía que todo se cumpla. Se afirma que los términos del acuerdo entre Ecuador y el PNUD no son suficientes para prevenir que futuros gobiernos de ese país procedan a perforar en busca de crudo en el sitio.

* El gobierno de Ecuador se comprometió a emitir unos Certificados de Garantía Yamuní (CGY) a los contribuyentes, en los que promete la devolución del dinero si cualquier gobierno posterior decide explotar las reservas de petróleo.

* Brose se mostró preocupado pues manifestó que “el presidente de Ecuador hace un juego doble, ya que por un lado trata de dar la apariencia de ser muy verde y que hace un esfuerzo grande para proteger el medio ambiente, pero por otro concede permisos para explotación petrolera en otros sitios del país”.

Servindi