España: Fuego, emisiones y ocultismo en Repsol

Por Zor Ekologiko Batzordea (Ekologistak Martxan).- El 27 de septiembre un camión de Repsol YPF derramaba 13000 litros de gasóleo que iba a parar a la Riá del Nervión. El 8 de octubre cuatro vecinas del barrio de San Julián de Muskiz tuvieron que ser atendidas en el ambulatorio local por síntomas asociados a un “olor insoportable”, o lo que era lo mismo, un escape de gas de la planta de Petronor. El 13 de octubre vecinos alertaron de un fuego en la planta de Petronor de Muskiz. En todos ellos, además del común denominador de que el resonsable era Repsol YPF (Petronor) nos encontramos que los hechos y la autoría se silenciaron tanto por la propia firma como por los medios de comunicación. Los medios pasaron por alto que el camión era de Repsol. Repsoly YPF tampoco se responsabilizó de los daños ocasionados por el vertido a la ría. Así mismo, su marca en estos lares, Petronor, tampoco informó de escapes en el caso de las vecinas afectadas por gas, sabiendo que es algo difícil de probar, pero mostrando gran irresponsabilidad y negligencia para con una población que ya sufre de continuo os efectos de su contaminación. En el episodio del fuego está claro por las imágenes (está filmado) que existió, pero la empresa tampoco dio la alerta. El hecho de no informar supone además que sucediendo todos estos imprevistos, no se pone en práctica ningún protocolo. A esto añadir, que para muchos casos, como el de un escape de gases, estos son inexistentes. Así que la población de Muskiz y Mehatzaldea no es sólo sujeto de accidentes constantes y hipotéticamente de alguno más gordo pues la planta es un polvorín y existentes casos (Puertollano) para considerar que estos pueden ocurrir, sino que opera ocultando accidentes y sin sistemas para solventarlos o para auxiliar a la población. A estos casos unir también el de otro vertido acontecido en los últimos días (11 de octubre) en la zona de Tarragona que afectó 140 hectáreas de mar y de la que también era responsable Repsol YPF pero que su vinculación fue obviada por los medios. El derrame ocurrió en la planta de Asfaltos Españoles S. A. (Asesa) empresa propiedad de Repsol YPF y Cepsa a partes iguales. Oculta bajo otros nombres, Repsol YPF (Petronor) oculta su constantes negligencia al tiempo que evade responsabilidades.

Por último, otro camión de la firma volcaba el  13 de octubre en Iruraitz-Gauna (Alava) sin que se registrarán más daños que los sufridos por el conductor. Como en el caso de septiembre, es patente que este tipo de transporte puede suponer riesgos muy altos o incluso peores que los entonces ocurridos.

Como bien dejamos claro este mes (hasta cuatro veces) en la carpa que Repsol YPF montó en Bilbao para lavar su cara, esta empresa no está  legitimada para hablar de respeto al medio ambiente, y el que hablen o intenten educarnos en esta materia es un ejercicio de hipocresía con el único fin de cambiar su imagen. Uno de los días que la carpa estuvo en Bilbo fue en el que ocurrió el derrame. El Nervión extendió el olor a combustible por su trazado y con él otros efectos contaminantes, demostrando cuanto se preocupa esta compañía sobre el medio ambiente no sólo aquí sino todavía mucho menos en esos otros 29 países en los que está activa, en algunos de ellos con actividades tan destructivas como la extracción.

Fuego en Petronor

Una densa, negra y extensa humareda hizo alertar a l@s vecin@s de Muskiz de un fuego en la planta de Petronor, en una zona extensa de la misma que no dejaba dudas, pues ni correspondía con ninguna chimenea ni provenía de ningún  de un lugar que sea habitualmente emisor de humo, el mediodía del 13 de octubre. Al llamar a la Policía Municipal constataron nuevamente (como 5 días antes con las emisiones de gases tóxicos) que Petronor no había avisado de ningún fuego. Por esta razón, pese a confirmar la Policía Municipal que se estaba produciendo un gran y denso humo, no podían actuar para alertar a la población. Aunque no sonó ninguna alarma dentro de la refinería desde el barrio de San Julián de Muskes (el más cercano a la refinería) sí se oía a los trabajadores pidiendo a gritos agua.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=FJm1xexVyQE&fs=1&hl=es_ES]

Petronor contamina a la población

Sabidos son los altos índices de cáncer en Mehatzerria, como también lo son el gran nivel de emisiones de efecto invernadero. Los vecinos son los que lo notan: olores a azufre, mareos, sobre todo dependiendo de vientos y otras condiciones meterológicas. Este 8 de octubre cuatro vecinas del barrio de San Julián de Muskiz tuvieron que ser atendidas en el ambulatorio local. La causa fue nuevamente un “olor insoportable” constatado por una patrulla de la Ertzaintza enviada por SOS Deiak al lugar, la DEIA y el concejal de Medio Ambiente de Muskiz. Efectos que sólo pueden ser asociados a emisiones, y emisiones que sólo pueden ser provocadas por la única industria en el pueblo, la que domina el paisaje local. Pese a ello, Petronor negaba su responsabilidad. Nuevamente la compañía se escuda en que un suceso así, los síntomas no pueden ser probados. Las cuatro personas se personaron en el ambulatorio, pero como se sabe por los cánceres, está claro que la población va interiorizando los efectos de tanta contaminación.
Para entonces ya habían sido varios los días de fuertes olores. Además de la negligencia de la compañía, la población no cuenta con especialistas que puedan tratar estos casos y tampoco existe un protocolo por parte de la comañía o el gobierno. Fruto de las presiones medioambientales, Petronor instaló este año una estación para el control de emisiones pero aún no está operativa.

Terrorismo medioambiental en Muskiz

Por Coordinadora Anti-coke.- Todo tipo de terrorismo que atente contra los principios básicos de la vida, entendida en el sentido amplio y universal, no es justificable, y por lo tanto execrable y condenable.

Hay un tipo de terrorismo, que se silencia y quiere pasar inadvertido, es el “Terrorismo Medioambiental“, que también produce victimas mortales, las cuales no encuentran acomodo en las estadísticas (ya que oficialmente no existen), que pasan desapercibidas ante el ostracismo del mas absoluto de los silencios por parte de las administraciones publicas.

Terrorismo que se viene ejerciendo sobre nuestro medio ambiente (agua, tierra, aire, flora, fauna, personas) fruto de la contaminación industrial, cuyos efectos a medio y largo plazo terminan afectando a nuestra salud y medio ambiente, poniendo en peligro el futuro de nuestra existencia; y que desgraciadamente encuentra acomodo legal con la complicidad institucional.

Las empresas contaminantes, en contrapartida para seguir ejerciendo su actividad, con el visto bueno de las administraciones, complacen sus arcas llenándolas del maldito dinero sucio-contaminado, amen del papel mediático de protector social, promocionando eventos culturales, deportivos, becas , ….., todo ello a cambio de lavar su imagen, mostrando a la opinión pública su cara amable.

Este tipo de “Terrorismo Medioambiental”, lo venimos sufriendo en Muskiz, con una de las Refinerías mas grandes de Europa, impuesta por decreto militar franquista, incumpliendo la legalidad vigente de aquel momento, que cuenta actualmente con todos los parabienes de los poderes públicos a cambio de sus “ricos” impuestos (dinero tóxico que se legaliza), sin importarles los efectos sobre la salud de las personas y nuestro medio ambiente, sufriendo un interminable goteo “gaseoso contaminante”, que se va a agravar con la implantación de la planta de coque.

A lo que hay que añadir otras agresiones medioambientales, como el Dragado de la Playa de la Arena, que se está haciendo de manera ilegal ya que la ley de costas prohíbe expresamente el dragado de la arena para relleno de los superpuertos; y la invasión de una red de Torretas Eléctricas de Alto Voltaje que invaden nuestro habitad, y cuyos campos electromagnéticos terminarán afectando nuestra salud, como flora y fauna del entorno.

Desde Muskiz, queremos denunciar la “impunidad” de estos terroristas medioambientales públicos y privados, responsables de las agresiones cometidas en Muskiz, que se están enriqueciendo a costa de nuestra salud, escudándose en una legalidad creada artificialmente para defender sus intereses basados en el vil dinero fruto de la contaminación.

En Muskiz, tenemos claro nuestra lucha, “La salud y nuestro medio ambiente ni se compra ni se vende, se protege y se defiende”. En eso estamos.

Meatzaldea Bizirik

Ekologistak Martxan