El diálogo social surge desde el pozo

COMPROMISO MULTISECTORIAL EN EL SECTOR PETROLERO PARA LA RESOLUCION PACIFICA DE CONTROVERSIAS

Empresarios, sindicatos y provincias petroleras firmaron un acuerdo con el gobierno nacional que los compromete en un espacio de diálogo social para solucionar sus conflictos. “Responsabilidad, madurez y seriedad”, los tres aspectos que subrayó Cristina.

Al formalizar el Acuerdo Nacional de Promoción del Diálogo Social para la industria hidrocarburífera, la presidenta de la Nación destacó que representa un acto de “responsabilidad, madurez y seriedad en el trato que tienen que tener las relaciones laborales, económicas y políticas en nuestro país”. El acuerdo, firmado durante un acto desarrollado en el Salón de las Mujeres de Casa de Gobierno por la Nación, provincias, sindicatos y empresas petroleras, fija un esquema para la resolución de controversias que surjan entre los gremios y las compañías petroleras bajo la tutela de los gobiernos nacionales y provinciales.

“No es solamente importante el texto de lo que se ha firmado, sino la representación política, sindical e institucional de los que lo han hecho”, dijo Cristina ante un auditorio colmado por gobernadores de provincias petroleras, dirigentes sindicales y los principales directivos de las empresas hidrocarburíferas. “Este acuerdo significa, por sobre todas las cosas, responsabilidad, madurez y seriedad en el trato que tienen que tener las relaciones laborales, económicas y políticas en nuestro país”, subrayó la Presidenta.

El acuerdo establece un mecanismo de reuniones frecuentes entre las autoridades nacionales y provinciales con los distintos sectores de la actividad, con el fin de supervisar el desarrollo de las relaciones laborales. Para tal fin se conformará una “Mesa de Diálogo Nacional”. Su objetivo principal será buscar la resolución pacífica de las controversias entre los firmantes.

Por el gobierno nacional el acuerdo fue firmado por el ministro de Planificación, Julio De Vido; y su par de Trabajo, Carlos Tomada; mientras que por las provincias lo hicieron Mario Das Neves (Chubut), Gildo Insfrán (Formosa), Luis Alberto Campo (La Pampa), Jorge Sapag (Neuquén), Miguel Angel Saiz (Río Negro), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Daniel Peralta (Santa Cruz). Por el sector empresario estamparon su firma el vicepresidente ejecutivo de YPF, Sebastián Eskenazi; el presidente de Pan American Energy, Carlos Bulgheroni; el director general ejecutivo de Petrobras Argentina, Carlos Alberto Da Costa; y representantes de Tecpetrol, Total Austral, Wintershall, Americas Petrogas Argentina, Apache Energía, Chevron Argentina, Medanito, entre otras. En representación de los trabajadores, suscribieron el acuerdo nueve sindicatos.

Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, explicó a Página/12 que “el acuerdo no significa que los empresarios se deban olvidar ahora de los reclamos de los trabajadores”. El dirigente patagónico sostuvo que “nuestro sindicato, pese a que hemos tenido diversas situaciones conflictivas, en ningún momento ha puesto en peligro la paz social. Hemos conseguido conquistas importantes sin recurrir a cortes de rutas ni otras acciones en perjuicio de los vecinos. Apostamos permanentemente al acuerdo”. Aunque, según su opinión, en todas las actividades se debería asumir un compromiso por la paz social, Pereyra indicó que el sector petrolero “no pretende ser un modelo para nadie”. Anticipó, de todos modos, que en la primera reunión de la Mesa del Diálogo, prevista para el 15 de diciembre, su sindicato planteará el reclamo de un compromiso de inversiones en exploración de las empresas petroleras, “porque es necesario garantizar los puestos de trabajo frente a una producción que está en caída”.

El convenio manifiesta el interés común de las partes de “apuntalar el equilibrio económico de la actividad”, teniendo en cuenta “las distintas regiones, sus economías y los intereses nacionales”. En ese sentido, el documento establece la necesidad de mantener “adecuados niveles de producción de hidrocarburos y sus derivados, y el mantenimiento y recuperación de las reservas en las distintas regiones del país”.

La presidenta de la Nación dijo que el país dio durante los últimos años “un salto cualitativo” en materia de empleo y producción y resaltó el “respeto” que tiene el Gobierno con las distintas expresiones sociales y laborales. “Hay un Gobierno que se ha caracterizado por defender el interés de los trabajadores, por eso debemos tener algo de crédito” al momento de buscar impulsar un diálogo social que permita superar los conflictos, remarcó Cristina Fernández.

Dirigiéndose a los empresarios, Cristina les señaló que “tenemos que tener una gran inteligencia para profundizar estas líneas, este modelo”. “Antes que buenos sean inteligentes, porque definir en término de buenos y malos es simplificar demasiado.” La jefa de Estado manifestó, finalmente, su convencimiento de que “este acuerdo puede replicarse también en las grandes ramas de la producción industrial”.

Página/12