Cambia el mapa petrolero local

Aparece Oil, PAE cambió de manos y podría comprar Esso, Petrobras se achica y Repsol vende acciones de YPF

Carlos Manzoni
LA NACION

El año que viene mostrará una nueva paleta de colores en el cuadro local de estaciones de servicio. Ya se dibuja como nuevo jugador Oil, de Cristóbal López, que compró a Petrobras 320 bocas de la marca, además de la refinería de San Lorenzo (Santa Fe); y es más que probable que ese matiz se refuerce si se concreta la compra de los surtidores de Esso por parte de Pan American Energy, ahora en manos de Bridas.

El cambio será externo y visible para quienes vayan a cargar nafta o gasoil, pero la mutación que se gesta desde hace un tiempo también será interna y mucho menos evidente en varios casos. Así, por ejemplo, dentro de YPF, la española Repsol sigue con su lento alejamiento, con la venta en bolsa de 15% de sus acciones.

Entre los compradores se nombra al propio Enrique Eskenazi, que tiene otro 15%, y también a la nueva PAE, ahora totalmente en manos de Carlos y Alejandro Bulgheroni, y la estatal China National Offshore Oil Corporation (Cnooc). Aunque algunos analistas descartan esta última opción. “Esas acciones no dan lugar en el directorio. ¿Quién va a poner tanto dinero sólo para cobrar los dividendos?”, razonó la fuente.

La angloholandesa Shell no cambiará sus colores, pero, pese a que soportó los embates oficiales recibidos durante el gobierno de Néstor Kirchner (con orden de no comprarle ni una lata de aceite y el bloqueo por parte de piqueteros), las leyes del mercado la obligaron a cerrar varias estaciones de servicio por falta de rentabilidad. Petrobras, en tanto, pasará de tener el 11% del mercado local de venta de combustibles al 5,6 por ciento.

Si bien las partes no lo admiten, a la compra de Esso por parte de PAE sólo le faltaría el anuncio. Se sabe que la multinacional estadounidense Exxon-Mobil, propietaria de la firma, apunta a concentrar su actividad en los países donde controla reservas petroleras. Por su parte, en una entrevista publicada el viernes en este diario, Alejandro Bulgheroni, hombre de Bridas, admitió su interés. “El acuerdo está hecho”, dijo a La Nacion una fuente que sigue de cerca la negociación.

Así, PAE pasaría a ser una empresa integrada, que no sólo produciría petróleo, sino que también vendería el combustible al público. La segunda productora de crudo de la Argentina cerraría una década brillante, en la que se convirtió en la gran responsable de que la caída de reservas locales no fuera más estrepitosa. Claro que ahora está en nuevas manos y habrá que ver qué significa este cambio.

Juan José Aranguren, presidente de Shell en el país, dice que queda por comprobar la capacidad tecnológica de los inversores chinos que ingresaron a la empresa. “No sé si están a la altura o no, pero lo que sí puedo decir es que el adelanto que tuvo PAE en Cerro Dragón fue gracias al aporte tecnológico de BP, en la cuenca del golfo San Jorge”, opina.

Desde PAE afirman que el ingreso de la empresa china es muy ventajoso, porque se va BP, que la había recibido como parte del paquete de compra de Amocco y que nunca estuvo muy convencida de explotar una zona que para ellos era marginal, e ingresa otro que decidió firmemente enterrar su dinero aquí. “Ahora hay un inversor local, como Bridas, y otro de las características de los chinos, que no tienen un posicionamiento central y quieren trabajar para ganarse un lugar entre los grandes globales, por eso es mucho más interesante lo que se puede hacer -dice Mario Calafell Loza, vicepresidente de Asuntos Públicos de PAE-. La diferencia es fenomenal.”

Otros son optimistas a medias. El ex secretario de Energía Jorge Lapeña dice que es bueno que Bulgheroni haya invertido su dinero en el país (“se sienta a la cabecera de la mesa de los petroleros”); pero la ventaja estratégica de que hayan llegado capitales chinos en lugar de los británicos sólo se plasmará si aquéllos invierten para explorar en nuevas cuencas sedimentarias para aumentar la producción de crudo en el país. “Si no, seguiremos como hasta ahora, con una caída de reservas”, sentencia el experto.

Para que eso ocurra también el Estado debe dar algunas señales que hoy no están. “Falta una estrategia a largo plazo, reglas que den certidumbre a estas inversiones y señales de precios”, explica Daniel Montamat, economista y asesor en temas energéticos. “Si el precio local del crudo está a US$ 50 y el internacional a 83; o si se paga US$ 2,49 el millón de BTU producido acá y US$ 7,35 el de Bolivia, no hay incentivo”, agrega.

Desde PAE, insisten: “China es un inversor agresivo y tiene la ventaja de que crece con fuerza. No va a poner tanto dinero, para después no seguir adelante con sus planes”.

La Nación

_____

Crece la chance del offshore

Como su nombre lo indica, la petrolera estatal China National Offshore Oil Corporation, que acaba de comprar 50% de Panamerican Energy, es una especialista en exploración offshore . De ahí que algunos analistas se entusiasmen con la posibilidad de que la tercera petrolera de China invierta en esa modalidad en la Argentina.

Pero hay algo más: BP había exigido y logrado un acuerdo con Bridas, por el que cualquier exploración debía hacerse con instrumentos de PAE. ¿Por qué? Porque si Bridas pretendía tener la oportunidad de explorar en el mar continental, chocaría con la dificultad de hacerlo teniendo como socios a capitales británicos, por una cuestión obvia. Pues bien, una de las cosas que liberan esta transacción con Cnooc es que las probabilidades de explorar en el mar son mayores con los chinos que con BP. Claro que ahora, según un especialista que no quiso ser mencionado, eso va a depender de que tenga probabilidades geológicas.

La Nación