Los Eskenazi quieren comprar otro 10% de YPF

Tienen una opción para llevar su participación al 25%; intentarán hacerlo en estos días

Enrique Eskenazi, vicepresidente de YPF, era ayer uno de los más exultantes con los anuncios. “Pensar que muchos nos decían que no teníamos experiencia en el sector petrolero”, dijo ante los periodistas en la sede que la compañía tiene en Puerto Madero, al salir del cóctel en que se celebró por el descubrimiento de recursos de gas no convencional.

El dueño del grupo Petersen fue ayer, además, el más preciso para referirse a un antiguo anhelo de los accionistas locales: comprar el 10% restante de YPF que prevé el acuerdo firmado en 2008 con los españoles de Repsol. “Estamos tratando de hacerlo antes de fines de año, vamos a ver si llegamos con los tiempos”, les dijo Eskenazi a las agencias de noticias Reuters y EFE.

El grupo Petersen tiene un 14,9% de la petrolera argentina y la opción de extender esa tenencia en un 10% más. El plazo para esa operación vence en abril próximo.

Eskenazi se mostró además optimista respecto de la evolución de la economía argentina en los próximos años. “El país tiene muchas posibilidades después de esta crisis mundial”, dijo el ejecutivo, que valoró al sector agropecuario como “el más competitivo de la actividad económica nacional”.

Repsol ha manifestado en varias ocasiones sus pretensiones de disminuir su participación en YPF. Este propósito, en parte impulsado por accionistas que, desde el exterior, solían en los últimos años pugnar por la necesidad de “bajar el riesgo argentino”, empezó a fines de 2007, cuando la petrolera abrió un proceso para deshacerse de hasta un 45% de sus acciones en YPF. Así, como primer paso, en febrero de 2008 le dio entrada en el paquete accionario al grupo Petersen.

Valores positivos

Ayer, en un comunicado, los españoles afirmaron que la compañía estaba “siendo valorada positivamente por los inversores internacionales y ha despertado un creciente interés en los mercados”. Según el grupo, ese interés “se ha traducido en importantes transacciones de títulos de YPF en Wall Street y en el actual proceso de incorporación de YPF en el índice Latibex de la Bolsa de Madrid”.

Algunas de las medidas decididas son recientes. El 25 del mes pasado, la petrolera española anunció sus intenciones de vender además hasta un 15 por ciento de YPF en los mercados, para lo que tiene previsto inscribir una emisión en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

De todos modos, el paquete que YPF negociará en Nueva York es de acciones clase D, lo que significa que sus portadores no podrán tener injerencia en las decisiones de la compañía. Eso volvería improbable, por ejemplo, que un solo operador optara por adquirir todo el volumen con el desembolso de semejante monto.

Una vez que se concrete la operación financiera, Repsol conservará un 70% del paquete de YPF; el mercado tendrá un 15%, y los Eskenazi, otro 14,9% que podrían extender, en los próximos días según reconocieron ayer, en un 10% más.

La Nación