Aspectos concretos del fin de la era del gas barato

Todavía es necesario precisar aspectos de lo que será sin duda el horizonte de una nueva etapa, caracterizada por el fin de la era del gas barato. Aquí, detalles sobre lo que se anunció y se hizo en el anuncio de YPF, el gobierno nacional y el neuquino.

El anuncio de las máximas autoridades de YPF y de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sobre la probada existencia de un reservorio de gas “no convencional” en el yacimiento Loma La Lata, con recursos para otros cincuenta años, dejó interrogantes por la falta de precisiones, y al mismo tiempo algunas certezas para beneplácito del sector empresarial.

Para separar la paja del trigo, hay que analizar detalladamente los dichos de cada uno de los protagonistas del acto llevado a cabo en la sede de YPF. Pero también tener en cuenta que la ocasión tuvo caminos paralelos no mediáticos con mucha y más rica información.

Mientras la presidenta hablaba de ampliar las reservas de Loma la Lata a 16 años, la petrolera comunicaba oficialmente a los mercado financieros, que en el marco del desarrollo exploratorio y productivo 2010-2014, y luego de haber realizado 4 pozos exploratorios de tight gas al sur del área del área Loma la Lata, había verificado la existencia de gas no convencional con un volumen estimado de aproximadamente 4,5 TCF (trillones de pises cúbicos).

Estos 4,5 TCF representan unos 126.562 millones de metros cúbicos, por lo que si se tiene en cuenta que la producción anual de Loma La Lata alcanzaría este años los 6.100 millones de metros cúbicos, se tendría una producción sostenida para los próximos 20 años. Ahora, si al momento del cálculo no había precio, los 4,5 TCF de gas ¿son recursos o reservas?

Algunos geólogos consultados por este diario, especialistas en reservorios, consideraron que es un tanto arriesgado cuantificar un yacimiento con sólo la lectura del comportamiento de 4 pozos, más teniendo en cuenta que se trataría de no convencional.

En el mismo comunicado, la empresa informó que “dentro de las actividades exploratorias que nos encontramos realizando en la provincia de Neuquén, hemos descubierto, tras la perforación de dos pozos, que la formación Vaca Muerta presenta condiciones similares a la cuencas productivas de shale gas y shale oil en los Estados Unidos”.

Aclaró además que “el volumen de gas y petróleo no convencional existente en nuestro dominio minero podrá ser definido luego de realizadas y concluidas las etapas de delineación de los descubrimientos y de exploración del mismo concepto geológico dentro del resto de la cuenca neuquina. Dado que estos proyectos se encuentran en sus etapas iniciales no se cuenta aún con la suficiente información para cuantificar dichos recursos”.

Paralelamente, al momento que se enviaba esta información a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión de Valores (CNV), se firmaba fuera de los anuncios oficiales un acuerdo entre el Ministerio de Planificación que conduce Julio De Vido, la provincia de Neuquén a través del gobernador Jorge Sapag y los sindicatos de Petroleros Privados que conduce Guillermo Pereyra y de Personal Jerárquico que comanda Manuel Arévalo, para “viabilizar el desarrollo de yacimientos gasíferos de lutitas o o shale gas”.

En el mismo se establece en su artículo cuarto que el precio de comercialización para este tipo de gas tendrá como escalafón inferior de precios, el mayor precio de adquisición de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) para los yacimientos de tight gas ubicados en la cuenca neuquina y tendrá como escalón superior de precio, el de importación del gas proveniente de Bolivia o e de importación mediante barcos metaneros, el que sea mayor.” Dicho de otro forma, el shale gas pasará a costar lo mismo que el precio máximo que se abone por el gas natural importado.

Pero lo que más satisfizo a los empresarios, tanto productores hidrocarburíferos como industriales, es lo que se establece en el artículo tercero del acuerdo. Se precisa que “a efectos de dar sustentabilidad a los proyectos de desarrollos de tales yacimientos y al mismo tiempo resguardar la viabilidad de las actividades productivas que se desarrollen asociadas al consumo de dicho gas, el Ministerio de Planificación y la Provincia de Neuquén manifiestan que el gas proveniente de yacimientos de gas de lutitas o shale gas deberá ser destinado exclusivamente a aquellos usuarios que tengan las características de consumo firme y sus servicios de transporte y distribución también firme, y hayan contratado su suministro con los respectivos productores y en consecuencia dicho gas no será en ningún caso afectado a redireccionamientos hacia otros consumidores distintos de dichos usuarios”.

Es decir, que se despeja la incertidumbre para aquellas empresas, que en alguna oportunidad han comprado gas a valores más altos que los del mercado con contratos de ininterumpibles y que por la escasez del energético en el invierno han sufrido recortes porque el gobierno nacional dispuso que ese gas sea destinado a abastecer el consumo residencial o el GNC.

Diariamente Neuquén

El valor del nuevo gas podría ser tres veces mayor al actual

Es la relación con el precio regulado que rige para la provisión a clientes residenciales.

Por Antonio Rossi.- A diferencia de los yacimientos tradicionales, la nueva modalidad de producción proveniente de los reservorios de muy baja porosidad (thigh y shale gas) sólo puede ser sustentable con u n esquema de precios del gas en boca de pozo mucho más realista y ligado a los valores internacionales que el que ha venido aplicando el Gobierno en los últimos años en el mercado interno.

A su manera, la administración kirchnerista dio señales de que convalidará un nuevo régimen de remuneraciones para las petroleras locales que -al igual que YPF- logren incrementar sus producciones de los años anteriores.

Los nuevos valores para los contratos en curso bajo del sistema de “Gas Plus” y los que se prevén para los pozos no convencionales son entre dos y tres veces más elevados que el precio regulado que rige para el gas de clientes residenciales. Actualmente los productores locales reciben US$ 1,50 por millón de BTU por el gas que deben entregar a las distribuidoras para el consumo hogareño. A su vez, el valor del gas que va a los comercios e industrias gira en torno de los US$ 3 por millón de BTU.

Ese panorama, se contrapone con los valores de entre US$ 6 y 7 por millón de BTU que se pagan por las importaciones de gas natural procedente de Bolivia y del GNL (gas natural licuado) que ingresa del barco regasificador ubicado en el puerto de Bahía Blanca.

Los precios en juego para las nuevas producciones se ubican en una posición intermedia .

La petrolera Apache acordó venderle a la central Loma de La Lata 1,5 millones de metros diarios a US$ 5 el millón de BTU.

Por su parte, YPF cerró un acuerdo con la minera brasileña Vale para entregarle 2,5 millones de metros cúbicos diarios de “gas nuevo” a un promedio de US$ 4,5 por millón de BTU.

En la medida que haya grandes industrias dispuestas a firmar contratos a largo plazo, los precios del “gas no convencional” tienen chances de crecer .

Para el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, el techo de los próximos contratos de “Gas Plus” podría alcanzar los US$ 7 por millón de BTU que se pagan por el combustible importado de Bolivia.

Más allá de resaltar la importancia que reviste el hecho de que YPF haya podido descubrir nuevas existencias de gas, los especialistas energéticos expresaron sus dudas por la magnitud de los anuncios.

El ex secretario de Energía, Jorge Lapeña destacó que “la información de YPF ha sido imprecisa y no se puede saber cuántas reservas reales hay y cuánto cuesta explotarlas”.

Por su parte, Daniel Montamat sostuvo que “no se trata de reservas comprobadas, sino potenciales que deben ser desarrolladas con otros precios y una política energética distinta a la actual”.

En tanto, para Emilio Apud “es muy aventurado decir que hay 16 años más de reservas cuando no se hicieron los estudios serios que confirmen la presencia de semejante volumen gas”.

Clarín

De Vido: “El gas no aumentará”

El ministro de Planificación Federal aseguró que “el gas seguirá costando lo mismo que hasta hoy”, al salir al cruce de una nota periodística

“No se acordó ningún precio nuevo para el gas. El gas seguirá costando lo mismo que hasta hoy”, remarcó Julio De Vido.

El ministro salió de esta forma al cruce de una nota publicada en la versión de un matutino, en la que se sostiene que se habría negociado un nuevo precio para el gas de Neuquén.

“Vuelve a mentir una vez más, intentando confundir a la opinión pública sobre nuevos precios de gas, cuando en realidad sólo se estableció una banda de referencia para un tipo de gas que todavía no se produce en la Argentina. Quien lo quiera comprar deberá negociarlo en esa franja”, sostuvo De Vido a través de un comunicado de prensa sobre el diario que publicó la noticia.

El ministro explicó que “el convenio firmado hoy entre el Estado Nacional y la provincia de Neuquén establece bandas de precios solamente para el gas no convencional (shale o tight), que se negocia entre el productor y la industria o usina que lo adquiera”.

“Estas bandas tienen como piso los precios del Programa Gas Plus y como máximo el valor del gas que se importa de Bolivia”, manifestó De Vido y agregó que “la producción de gas no convencional permitirá reemplazar parte de los combustibles líquidos que hoy se importan, generando un ahorro de más de 500 millones de dólares por año”.

“Con estos anuncios nuestro país se coloca a la vanguardia de la producción de gas no convencional, aumentando de manera considerable la disponibilidad de reservas”, agregó De Vido.

Por último, el ministro enfatizó que “el gas residencial está garantizado y no tendrá ninguna modificación”.

El Intransigente