Se extienden los aumentos en combustibles a otras marcas

Varias estaciones de Petrobras subieron hasta 6%; Esso y Shell quieren una autorización oficial

El aumento en torno del 5% que aplicó YPF a todos sus combustibles -y que descongeló los precios tras más de cuatro meses sin cambios- obligó a sus competidoras a reajustar sus estrategias comerciales. Así, mientras Petrobras dejó que varias de sus estaciones de servicio copiaran la movida de la principal petrolera del país, Esso y Shell aguardan que sea el propio Gobierno el que oficialice el permiso para saltear la prohibición de aumentar que había impuesto el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a mediados de agosto.

Pero los precios no son el único frente que preocupa a las petroleras. Cada día que pasa sin una solución al conflicto sindical en el Sur las obliga a consumir sus stocks para no parar las refinadoras. El ajuste en los niveles de producción de naftas y gasoil -tomado como medida preventiva para evitar la parada de las plantas- podría derivar en los próximos días en una agudización de los faltantes que se vienen registrando en las estaciones de servicio.

Ayer, una parte importante de las estaciones que operan con la marca Petrobras -las que no integran la red propia de la petrolera- aplicaron aumentos en sus combustibles. En la Capital Federal, la nafta súper pasó a costar $ 3,979 (4,7% de aumento); la premium, $ 4,799 (5,5%); el gasoil, $ 3,509 (3,2%), y el gasoil premium, $ 4,447 (6%). Luego de las subas de YPF, la compañía brasileña había quedado como las más barata del mercado y corría el riesgo de recibir un incremento en la demanda de sus combustibles muy superior a su capacidad de producción.

Shell y Esso, en tanto, decidieron postergar los aumentos hasta que el Gobierno derogue formalmente la resolución 295, que Moreno dictó sobre la base de la ley de abastecimiento. “Sigue vigente; cada uno puede hacer su interpretación. Y nosotros entendemos que como esa medida tiene validez no vamos a subir los precios”, dijo el director de Asuntos Públicos de Esso, Tomás Hess. Voceros de Shell -la única que cuestionó la resolución 295 en Tribunales- indicaron que esa compañía “siempre cumple con las regulaciones vigentes y cuando considera que las mismas son contrarias a derecho recurre a la Justicia para que las interprete o resuelva”. A la vez, descartaron que vayan a aplicar aumentos sólo con una autorización no escrita por parte del gobierno nacional.

Es que en todo el sector se da por descontado que YPF contó con algún tipo de guiño oficial para haber tomado anteayer esta medida. Entre los indicios, se mencionan: que su CEO, Sebastián Eskenazi, se mostró junto con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, el mismo día de los aumentos; que De Vido no envió a Télam declaraciones de desmentida o de cuestionamiento a las subas, y que ayer, después de tres meses, la Secretaría de Energía volvió a publicar los precios de referencia para los biocombustibles.

Cruce entre secretarías

Casualmente, el aumento del precio de los biocombustibles había sido la razón esgrimida por YPF para descongelar sus precios. La legislación obliga a las petroleras a cortar el gasoil con 7% de biodiésel y las naftas con 5% de bioetanol. Hasta ayer, la Secretaría de Energía, que comanda Daniel Cameron, sólo había publicado los precios de referencia hasta septiembre (que eran iguales o menores a los de agosto, mes en que Moreno congeló los precios). Pero ayer en el sitio web de Energía aparecieron de repente los precios para octubre, noviembre y diciembre. Y con aumentos.

Voceros del Ministerio de Planificación negaron que esa publicación viole la resolución 295. Sin embargo, aquella medida obligaba a retrotraer a los valores vigentes al 31 de julio los precios de todos los combustibles líquidos (como el biocombustible) en “cada uno de los integrantes de la cadena de comercialización, intermediación, distribución y/o producción”.

“El precio del biodiésel que publicaron sigue la referencia a la cotización del aceite de soja en el mercado internacional -explicó el consultor Daniel Montamat-. El precio del biodiésel para mezcla es muy superior al del gasoil, incluso al del gasoil importado, y eso les genera un mayor costo en la mezcla a las empresas.”

En tanto, sigue sin resolución el conflicto que llevan adelante los empleados jerárquicos de la empresa YPF. El secretario de Hidrocarburos y presidente de Petrominera Chubut, Luis Tarrío, no descartó ayer que la toma que mantienen los trabajadores en Terminales Marítimas Patagónicas (Termap) provoque que “Pan American Energy [PAE] deba parar su producción en estos días” en la cuenca del golfo San Jorge. Dijo que “es posible” que el conflicto derive en la paralización del yacimiento Cerro Dragón, el más productivo del país, con 16.000 metros cúbicos diarios de crudo.

Fuentes de PAE -una de las principales proveedoras de crudo de Esso y Shell- indicaron que “la producción está afectada para todas las productoras”. La compañía -controlada por el grupo Bulgheroni y una empresa china- es la principal productora de Chubut, mientras que YPF es la principal productora de Santa Cruz. “Nosotros estamos en producción todavía, mantenemos la producción y tenemos la previsión de seguir haciéndolo”, agregaron.

Aunque el conflicto está centrado en YPF, Tarrío expresó su preocupación por la situación que atraviesan otras operadoras. “La capacidad de los tanques intermedios de almacenamiento se va colmando; entonces la situación se va poniendo difícil para el resto también”, dijo.

Con la colaboración de Ana Tronfi, desde Comodoro Rivadavia

La Nación

_____

Recrudece el paro petrolero y desde el lunes se profundizará la falta de naftas

Petroleras anticiparon que el fin de semana se verán colas en estaciones. Si se suma otro gremio al reclamo, quedaría afectada 80% de la producción nacional de crudo

Pablo Fernández Blanco y Elizabeth Peger

El conflicto entre los empleados jerárquicos de YPF y la compañía provocará desde este fin de semana y en especial a partir del lunes un faltante cada vez mayor de naftas y gasoil en surtidores de todo el país. Así lo confirmaron a El Cronista fuentes gremiales, productoras de crudo y ejecutivos de las compañías encargadas de producir combustibles.

El director de Asuntos Públicos de Esso, Tomás Hess, que tiene 12% del mercado, aseguró que el sector requiere que el conflicto se destrabe “antes del lunes”, y aclaró que “lamentablemente la falta de productos” se notará con más fuerza en los próximos días. Según el ejecutivo, la disputa “está afectando prácticamente a todas las compañías”.

La lista de grandes productoras de naftas y gasoil se completa con Shell, Petrobras e YPF.

Un importante directivo del sector, que prefirió la confidencialidad, adelantó los tiempos. “Si esto no se arregla mañana (por hoy), el domingo van a notarse cada vez más las colas en las estaciones de servicio”.

El sindicato de jerárquicos de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, conducido por José Lludgar, reclama desde el 30 de noviembre el pago de diferencias salariales por reencuadramientos y la reincorporación de unos 170 despedidos por parte de YPF. En el marco de esa pelea, frenó la producción en los yacimientos de Chubut y Santa Cruz y tomó Termap, la planta de almacenamiento de crudo de esa región. Se trata de un punto estratégico de la cadena petrolera cuya paralización hace que el 50% del petróleo del país no esté disponible.

“Estamos muy preocupados por la situación (de desabastecimiento). Están pagando los platos rotos otras empresas que justamente son las que cumplen con la ley. No hay producción en Tecpetrol, Sipetrol, Oxy y Pan American Energy porque no tienen donde almacenar”, lamentó Lludgar. Aún así, confirmó que siguen firmes todas las medidas que están en marcha.

Neuquén en la mira

El conflicto podría hoy tomar un giro aún más dramático desde el punto de vista de las refinadoras. El titular del sindicato de jerárquicos de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Manuel Arévalo, confirmó a El Cronista que “es inminente el anuncio de medidas de fuerza. Vamos a unificar los reclamos por el convenio colectivo que no se está cumpliendo”.

La provincia que gobierna Jorge Sapag es el pulmón energético de la Argentina. Produjo en septiembre, de acuerdo con números oficiales, un 22% del petróleo del país. Si bien el porcentaje está por debajo del de Chubut, el crudo de la provincia cordillerana es de mejorar calidad, y por lo tanto el que mejor rinde a la hora de producir naftas y gasoil.

Si la medida se extiende a esas provincias, estará comprometido un 80% de la producción total de petróleo.

Allegados a YPF, que tiene cargo casi un 60% del mercado y asegura que “su red está bien abastecida”, reconoció que un freno a la producción neuquina complicaría del todo el abastecimiento.

Este mediodía los trabajadores neuquinos llevarán a cabo una asamblea para definirán el plan de lucha. Arévalo no les acercará buenas noticias a la hora de tomar la decisión. Ayer estuvo en Buenos Aires con empresarios petroleros y sin autoridades del Ministerio de Trabajo, a cargo de Carlos Tomada, pero no alcanzó avances significativos.

Tanto Lludgar como Arévalo firmaron a mediados de noviembre la paz social del sector petrolero con el Gobierno y las empresas. Un líder gremial patagónico explicó por qué es tan difícil cumplir con ese acuerdo: “Esto ocurre cuando las bases superan a la conducción. No hay nada que hacer”.

El encargado de unir a las partes es Roberto Baratta, coordinador del Ministerio de Planificación, a cargo de Julio de Vido. Ayer realizó sin éxito llamados cruzados a empresas y gremios. En el marco de la efervescencia petrolera, Baratta suspendió por segunda vez la primera reunión de la mesa de diálogo, que debía realizarse el miércoles y se postergó hasta el lunes.

Cronista Comercial

_____

Naftas: derogarían congelamiento (o faltará más)

Por: Silvia Peco

La Secretaría de Energía aumentó ayer el precio de venta del biodiésel que constituye el 5% del gasoil que se comercializa en el país. La dependencia, a cargo de Daniel Cameron, debe publicar al inicio de cada mes el valor del biodiésel pero no lo hizo en octubre, noviembre y este mes debido a la Resolución 295 de la Secretaría de Comercio Interior que congela el valor de los combustibles al 31 de julio.

La decisión de la Secretaría de Energía se conoció 24 horas después de que YPF empezó a aplicar un incremento de hasta un 5,9% en el precio de naftas y gasoil.

El gerente de Relaciones Públicas de Esso, Tomás Hess, dijo ayer que mantuvo un encuentro con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y que éste manifestó la intención de levantar el congelamiento. Hess añadió que «las empresas tenemos la esperanza de que la 295 se derogue porque interpretamos que no podemos decidir aumentos hasta que se publique la resolución en el Boletín Oficial».

Por su parte, Shell dijo en un breve comunicado que «cumple siempre con las regulaciones vigentes y cuando considera que las mismas son contrarias a derecho recurre a la Justicia para que las interprete o resuelva nuestro agravio». Shell agregó que «tampoco acepta autorizaciones ni órdenes no escritas provengan de donde provengan».

Esta petrolera tiene además una situación particular con la 295, porque se presentó en la Justicia con el fundamento de que el congelamiento es contrario a la libertad de precios de los combustibles decidida por normas de mayor jerarquía. La Justicia en primera instancia falló a favor de Shell por lo que hubiera podido subir los precios, pero la medida judicial quedó suspendida cuando Comercio Interior apeló.

Relevamiento

Por su parte, fuentes de Petrobras indicaron que «la empresa está analizando la situación porque legalmente no se pueden mover los precios. Agregaron que el consumidor va a buscar el producto que esté más barato, y los que tenemos ahora los precios más bajos representamos una porción pequeña del mercado por lo que rápidamente podríamos quedarnos sin combustibles».

Un relevamiento en estaciones de servicio indica que algunas de Petrobras, Shell y Esso que no pertenecen a esas compañías, sino que son propiedad de terceros, estarían aplicando subas por su cuenta aprovechando el hecho de que YPF aumentó y también para no quedarse rápidamente sin stocks.

Hoy puede publicarse en el Boletín Oficial la resolución que deroga el congelamiento, y sólo hubiera habido un breve desfasaje.

Si eso no pasa, durante el fin de semana podría terminarse el combustible en las estaciones que no subieron precios y con el gran riesgo de no poder recomponer rápidamente stocks porque las refinerías están bajando paulatinamente la producción debido a que están mermando sus reservas de crudo.

Esto es así porque más de 40% del petróleo que se produce en el país sale de la planta de Termap en Caleta Córdova, al sur de Chubut, que no está operando desde hace una semana debido al conflicto de YPF con el personal jerárquico (ver Ámbito Nacional).

El petróleo necesita 11 días desde que llega de Termap a las refinerías, por lo cual el impacto sobre el abastecimiento de combustibles se notaría ya en la semana próxima si el conflicto no se soluciona antes del domingo. En principio, las refinadoras prefieren bajar el ritmo de producción para no llegar al momento de quedarse sin nada de petróleo y tener que parar las plantas, lo cual después tarda en remontarse.

Ámbito.com