Por primera vez en 20 años, el país fue importador neto de combustibles

La demanda sube y la producción de petróleo sigue en caída. No se prevén cambios.

Por Luis Ceriotto.- La Argentina volvió a ser durante 2010 importadora neta de hidrocarburos , después de dos décadas de autoabastecimiento. A lo largo de los primeros once meses del año pasado, el país exportó 3.034 millones de dólares de distintos tipos de combustibles (principalmente, fuel oil y nafta común), a la vez que importó gas oil, fuel y naftas de alto octanaje por unos 3.283 millones de dólares, según un informe de la consultora IES.

De esta manera, el saldo de la balanza comercial del sector durante esos once meses fue negativo en 249 millones de dólares.

Para llegar a esa situación hubo una caída de las exportaciones de combustibles, que retrocedieron 9,8%, pero sobre todo subieron de manera significativa las importaciones.

Según el instituto que dirige Alejandro Ovando, las compras de hidrocarburos en el exterior crecieron 76,8%, al pasar de los 1.858 millones de dólares en 2009 a los 3.283 millones durante el año pasado.

¿Por qué motivo? “En buena parte, como reflejo de la mayor actividad del sector agrícola por el aumento de las cosechas y la recuperación en la actividad económica, lo que aumentó la demanda del principal combustible, el gas oil”, señaló IES.

¿Y las refinerías que operan en el país? “La capacidad instalada local fue insuficiente para absorber la demanda interna”, agregó el informe.

Otro dato inquietante es que además del gas oil se están importando naftas, por la demanda de un parque automotor que sumó 3,2 millones de vehículos solamente en los últimos seis años. Aproximadamente el 75% de la demanda fue de vehículos nafteros.

“Las ventas de naftas crecieron 10,6% durante 2010, por el auge del parque automotor y el mayor uso de los autos particulares. Eso derivó en una escasez del producto en los primeros meses de 2010 y obligó a YPF a importar una proporción creciente”, agregó el trabajo de IES.

Fuentes del mercado señalaron a Clarín que con la crisis de abastecimiento de diciembre, al menos una de las refinadoras internacionales también apeló a la importación de nafta.

La estadística de IES llega hasta el 30 de noviembre, pero es poco probable que la balanza comercial de diciembre (no hay datos aun del mes pasado) haya revertido la tendencia para todo el año. El cierre de 2010 encontró a las refinadoras sin reservas de petróleo, a causa del prolongado conflicto en Comodoro Rivadavia.

Hace ya más de cinco años que la Argentina importa gas oil en cantidades crecientes y, además, requiere de fuel oil en la época de invierno.

Pero hasta 2009 esas importaciones eran compensadas –de manera decreciente– por las exportaciones de fuel oil (en el verano) y sobre todo de naftas, a clientes de Brasil y los Estados Unidos.

El año pasado esa ecuación se dio vuelta por primera vez desde 1990, según los datos del Instituto General Mosconi, que dirige el ex secretario de Energía, Jorge Lapeña.

“Este déficit comercial es estructural.

Vino para quedarse ”, dijo Lapeña a Clarín .

La Argentina logró su pleno abastecimiento de petróleo y combustibles entre 1990 y 1991, año a partir del cual pasó a ser exportadora neta del sector. El pico máximo de producción de petróleo fue en 1998, con 48 millones de metros cúbicos, pero sin nuevos hallazgos significativos de reservas luego de la privatización de YPF.

En los últimos doce años la producción tuvo un ritmo declinante año tras año, hasta cerrar 2010 con poco más de 36 millones de metros cúbicos producidos.

Un académico del sector, que pidió el anonimato, señaló que el déficit es poco significativo, pero sirve para poner en relieve que la Argentina se transformó durante la última década en “importadora de octanos”.

¿Qué quiere decir eso? “Como sube la venta de autos nuevos, el mercado interno pide naftas súper y premium, que las refinadoras no pueden abastecer en su totalidad. Por eso las empresas importan cantidades marginales de nafta. A la vez, exportan nafta común o gasolina de bajo octanaje a las petroquímicas de Brasil y los Estados Unidos. De modo que más que importar combustibles, estamos importando octanos”.

Un negocio que se dio vuelta

Hasta 2008, las mismas refinadoras que hoy se ven obligadas a importar nafta para cubrir la demanda, vivían de la exportación de ese combustible. La ecuación era la siguiente: obligadas por el Ministerio de Planificación a mantener fijos los precios, las refinadoras producían más nafta de la que les demandaba el mercado interno y la exportaban a precio internacional (fueron años en que el barril de petróleo superó los 100 dólares) con una retención de apenas 5%. Con esa ganancia compensaban los precios fijos del mercado interno.

La Resolución 394 de noviembre de 2007 elevó a 45% las retenciones para esas exportaciones y aquel negocio se terminó. Pero a la vez, el Gobierno fue avalando sucesivos incrementos en el mercado interno, hasta los niveles actuales de un dólar a US$ 1,25 para el litro de nafta súper.

Gustavo Callejas, titular del Instituto de Energía de la Fundación Arturo Illia, asegura que el déficit de combustible era una situación previsible. “Hace seis o siete años que importamos gas oil y las refinerías actuales son las mismas de 1998 que están trabajando al máximo de su capacidad. En vez de importar petróleo, se importan combustibles”. Para el ex funcionario de Raúl Alfonsín “esta política que comenzó con Menem, Cavallo y Estenssoro fue continuada por Néstor Kirchner”.

Postales de la escasez 

Importación de fuel oil

Por la falta de gas para abastecer a las centrales eléctricas, el Gobierno empezó a importar fuel oil de Venezuela a partir de 2004. Según el ex secretario de Energía, Alieto Guadagni, esas compras resultaron innecesarias y le provocaron al país en los últimos 6 años un quebranto de más de US$ 332 millones. Solo para pagar el fuel oil que se importó entre 2007 y 2009, el Gobierno emitió pagarés por US$ 819 millones este mes.

GNL de Qatar

Las compras de gas natural licuado comenzaron en 2008, como una salida transitoria durante la temporada invernal para suplir la caída en la producción local de gas. El primer año se trajeron 8 barcos. En 2010 ya fueron 21 y ahora el Gobierno planea traer 46. Además, en el viaje de la Presidenta a Qatar se firmó un acuerdo para importar 20 millones de m3 diarios que el Gobierno dijo que serán para reemplazar el fuel oil venezolano.

Cola para cargar nafta

Por un conflicto gremial, a principios de diciembre pasado un grupo de trabajadores tomó la planta distribuidora Termap en Comodoro Rivadavia, desde donde se envía el crudo a varias refinerías . Esta disputa provocó faltantes de nafta en todo el país. La escasez se extendió hasta las fiestas de fin de año y el inicio de las vacaciones. En medio de este panorama, el Gobierno habilitó a las petroleras subas del 5%.

Clarín