La producción de petróleo cayó un 6% y la de gas un 1,69% en 2011

En Argentina se extrajo un 1,69% menos de gas. Son datos de la cartera de Energía de la Nación

La producción de petróleo en nuestro país durante el año pasado cayó un 6%, según los datos oficiales que acaba de difundir la secretaría de Energía de la Nación. En el caso del gas, la disminución fue menor desde el punto de vista del volumen (1,69%) pero no en cuanto a la importancia debido a que cada metro cúbico que falta, Argentina lo importa a precios muy superiores a los internos.

Este dato se suma a lo que difundió la cartera energética a principios de este año, publicados por “Río Negro Energía” en enero, sobre las reservas comprobadas correspondientes a 2010, con una disminución del 5,3% en el caso del crudo y una recuperación del 2,5% en el gas.

La caída en la producción de hidrocarburos en nuestro país no es algo nuevo. Viene registrándose, con algún que otro vaivén, desde 2002 hasta ahora.

Durante el año pasado, varias empresas anunciaron inversiones y desarrollos en recursos no convencionales, pero lo números de los 12 meses de 2011 no muestran una recuperación.

De hecho, YPF -que ayer aumentó sus previsiones de recursos de la formación Vaca Muerta (ver aparte)- redujo un 7,3% su producción de petróleo el año pasado y un 9,6% en el gas, siempre según los datos oficiales.

La empresa hispanoargentina salió ayer a responderle al gobierno en su reproche por la caída en la producción, con un extenso mensaje a la Bolsa de Comercio (ver aparte).

En relación con 2009, la caída en la producción de hidrocarburos en Argentina es más notable aún: 8,11% en el caso del petróleo y 4,35% en el gas.

Hace unos años que Argentina comenzó a importar combustibles líquidos (gasoil, fueloil) y gas natural, ya sea desde Bolivia o mediante barcos regasificadores.

En la cuenca Neuquina, que Neuquén comparte con Río Negro, La Pampa y Mendoza los números no fueron mejores. La producción de petróleo cayó un 5,54%, lo que ratificó la tendencia hacia abajo que hizo que la región perdiera la supremacía nacional en el mercado del crudo a manos de la cuenca del Golfo de San Jorge.

La producción de gas en la cuenca Neuquina, donde se explota prácticamente la mitad del combustible que se extrae en el país, se redujo en 2011 un 3,18%.

Río Negro

Una reacción tardía contra la petrolera

Las bajas de producción y reservas habían sido informadas por YPF a organismos de control locales y extranjeros

Los números que hoy blande el Gobierno para criticar a la petrolera YPF no son una novedad y fueron revelados en marzo del año pasado por La Nacion sobre la base de información pública de la propia compañía.

Los datos fueron expuestos también con preocupación por ocho ex secretarios de Energía (Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Roberto Echarte, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat, Raúl Olocco y Emilio Apud), quienes alertaron sobre la caída de reservas y de producción entre 2003 y 2010.

La advertencia entonces era que YPF podía agotar en cinco años sus reservas de petróleo. Guadagni había señalado que la causa principal de la declinación de la oferta de gas y petróleo es la menor producción de YPF.

La Nacion informó entonces que “la tesis de Guadagni coincide con la información que la propia empresa proporcionó a comienzos de este mes (marzo de 2011) a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y, el año pasado, a la Securities and Exchange Commission de Nueva York”.

La nota consignaba: “Según los estados contables al 31 de diciembre, y a pesar de esas declaraciones de directivos de la empresa a fines del año pasado, la producción de petróleo de YPF durante 2010 cayó el 3,6%, y la de gas, 7,9 por ciento. A estas cifras se puede acceder en el sitio web de la CNV. Allí […] se informa que las reservas probadas de petróleo de YPF representan hoy sólo el 35% de las que compró Repsol en junio de 1999. En aquel momento declaró tener 1517 millones de barriles. Hoy declara 531 millones de barriles de reservas probadas. En su ecuación actual YPF agotaría sus reservas probadas de petróleo en casi 5 años”.

También se señaló que “las reservas de petróleo siguieron disminuyendo después del ingreso del Grupo Petersen (de la familia Eskenazi) a la empresa, en febrero de 2008. A fines de 2007, eran de 623 millones de barriles. Al 31 de diciembre de 2010, última medición que surge de los estados financieros, fueron de 531 millones de barriles de reservas probadas. Como la compañía declaró una producción de 107 millones de barriles durante 2010, hay que calcular que el horizonte de reservas no supera, a ese ritmo de extracción, los cinco años”.

Los datos también revelaron que “la disminución de reservas coincide con una disminución de la producción declarada por YPF: 120 millones de barriles en 2007, 115 millones en 2008, 111 millones en 2009 y 107 millones el año pasado.”

Reducción del horizonte
Algo parecido ocurría con las reservas probadas de gas natural. “A fines de 1998, YPF había declarado ante la SEC 10,3 billones de pies cúbicos. Como la producción fue de 518.000 millones, tenía reservas por 20 años. Según el último dato informado por la compañía, de aquellas reservas sólo quedó el 24%.” Los datos describieron que “en los tres años transcurridos desde la argentinización, la reducción fue del 28%: a fines de 2007 eran de 3,7 billones de pies cúbicos, pero a fines de 2010 fueron de 2,5 billones. Como la producción declarada en 2010 fue de 491.000 millones, hay que prever que, de no incorporar otras nuevas, YPF agotaría sus reservas probadas de gas en cinco años”.

Son los mismos datos con que hoy el Gobierno sostiene que la responsabilidad por el déficit de la balanza energética es atribuible a YPF.

“Las empresas de petróleo y gas tienen entre 10 y 15 años de reservas – se informó en el artículo de marzo de 2011-. Esto significa que descubren el 10% de las reservas que tienen y reponen el 100% de lo que extraen año tras año. A pesar de lo informado por la compañía a fines de 2010, las reservas consumidas de gas y petróleo no fueron repuestas en su totalidad. La reducción de reservas de petróleo y gas se corresponde con una menor participación de YPF en la producción de esos hidrocarburos en el país. Esta se redujo del 55% en el año 2000 al 40% en 2010. La participación en la producción de gas fue del 45 al 35% en el mismo período. La reducción de las reservas de petróleo y gas de YPF es coherente con el retroceso de las inversiones, según los propios informes a la SEC y a la CNV. Es cierto que esta tendencia se corrigió en 2010.”

La Nación