Las provincias apuestan a incrementar un 15 por ciento la producción nacional

Esa es la pauta que fijaron ayer en la reunión que mantuvieron con funcionarios del gobierno nacional. Los gobernadores exigirán que se mejore la producción de todos los yacimientos. Volvieron a intimar con revertir concesiones

Por Fernando Krakowiak | Página/12

El gobierno nacional y los gobernadores de las provincias petroleras dieron ayer un paso más dentro de su estrategia destinada a presionar a las empresas del sector para que produzcan más. Los funcionarios se reunieron por la mañana en un hotel céntrico y fijaron como objetivo incrementar un 15 por ciento la producción nacional de crudo y gas. El gobernador de Chubut, Martín Buzzi, presidente de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) declaró a la salida del encuentro que la meta deberá cumplirse en los próximos dos años, pero en el acta no figura ningún plazo. Sólo se remarca que exigirán “un incremento en las inversiones como aporte inmediato al objetivo de alcanzar el autoabastecimiento petrolero”. El texto consensuado ayer no menciona a ninguna empresa, pero Buzzi dijo que “YPF está incumpliendo claramente”.

Luego de enfrentarse con YPF, el Gobierno apostó a la Ofephi para incrementar la presión sobre la petrolera, pues las provincias tienen el dominio jurisdiccional del subsuelo. El derecho se los otorgó la reforma constitucional de 1994 y en 2003 el entonces presidente Néstor Kirchner avanzó con el cumplimiento de ese mandato al firmar el decreto 546 donde se estableció que las nuevas concesiones de hidrocarburos serían fijadas por las provincias. En noviembre de 2006 el Congreso fue más allá al sancionar la ley 26.197 que les transfirió la totalidad de los yacimientos.

El pasado 25 de enero, el ministro de Planificación, Julio De Vido, recibió a los gobernadores de las diez jurisdicciones que integran la Ofephi para plantearles la necesidad de impulsar un acuerdo que les fije a las petroleras mayores exigencias de producción, lo cual les reportaría a los mandatarios más ingresos por regalías. El Acuerdo Federal de Hidrocarburos se selló el 9 de febrero. Ese día se consensuó exigir un incremento de la inversión en exploración y producción para alcanzar el autoabastecimiento y se estableció que los mandatarios se tomarían 15 días para fijar las nuevas metas que deberán cumplir las firmas. Ayer fue el turno de ofrecer esos detalles en un encuentro del que participaron representantes de las provincias junto al secretario de Energía, Daniel Cameron, y el subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta.

El acta firmada establece en los puntos 1 y 3 que la producción nacional debe aumentar un 15 por ciento, tanto en petróleo como en gas. En el punto 4 se aclara que lo establecido será requerido por las provincias “a cada operadora de su jurisdicción y desagregado por yacimiento concesionado”, aunque el párrafo que cierra el documento dice que las metas regirán “para cada operadora que presente un incumplimiento en materia de inversiones, asociadas a una caída manifiesta e injustificada de producción o de reservas de hidrocarburos”.

En la rueda de prensa, el gobernador Buzzi fue más explícito al asegurar que en su provincia “hay empresas que están por encima del nivel de inversión que se espera, como Capsa, Pan American, Tecpetrol y hay otras que no cumplen con esta expectativa y, de persistir esta situación, vamos a empezar con los mecanismos de reversión de aquellas áreas en las que no están cumpliendo”. Cuando se le pidió que precisara a qué empresa se refería, puso como ejemplo a YPF y mencionó la baja performance de la compañía en la Cuenca del Golfo San Jorge, que incluye tanto Chubut como Santa Cruz. El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, de buena relación con YPF, evitó responder, en cambio, si su provincia les retirará las concesiones a quienes no cumplan los objetivos de producción. “No acostumbro a contestar preguntas hipotéticas”, dijo. Esa diferencia entre ambos mandatarios es una de las causas que explica la vaguedad de algunos fragmentos del documento.

A los gobernadores se los consultó sobre el plazo que se había fijado para el incremento del 15 por ciento de la producción nacional de crudo y gas. En ese momento, Buzzi dijo que es una meta a dos años, aunque el acta no lo explicita. Luego aclaró que no se van a sentar a esperar que se cumpla ese plazo. “Si se empiezan a mover un poco, se va a notar rápido, pero se tienen que mover para revertir la situación porque si no estamos dispuestos a revertir concesiones”, sostuvo.

Si se rescinden concesiones, los gobernadores dicen que podrían hacerse cargo de la gestión de los yacimientos a través de las petroleras públicas provinciales, aunque también afirman que hay inversores privados interesados en sumarse. Algunas firmas estadounidenses que dinamizaron el negocio del petróleo no convencional en Estados Unidos durante los últimos dos años les hicieron saber de su interés al gobierno nacional y a gobernadores, pero por ahora la intención es que YPF y el resto de las firmas que, según los mandatarios, no vienen cumpliendo con las expectativas, reviertan la situación. Fuentes del mercado señalaron ayer que el objetivo que fijaron los gobernadores no compromete la situación de las empresas que están operando actualmente en el país, las cuales podrían cumplir con las exigencias. Sin embargo, el conflicto entre YPF y el gobierno nacional alcanzó tal magnitud que tampoco se descarta que finalmente se le quiten concesiones o incluso que se avance con una intervención de la empresa o su estatización.

Página/12

Las provincias petroleras moderan el embate del Gobierno contra YPF

Aprobaron un documento menos exigente que el que planteó De Vido

Por Martín Bidegaray | Clarín

Los gobernadores de las provincias petroleras se reunieron ayer para determinar los próximos pasos de la ofensiva del Gobierno contra YPF. El ministro de Planificación, Julio De Vido, instruyó a los mandatarios para que establezcan distintas imposiciones a YPF de aplicación inmediata. Lo logró a medias. Hubo algunos cambios entre la aspiraciones del titular de Planificación y lo que decidieron las provincias.

Los mandatarios aceptaron lineamientos generales del ministro, pero sin llevar la pelea con las petroleras a un terreno más barroso de lo que ya es . Así, las provincias comunicaron que exigirán a las petroleras que incrementen su producción de crudo en un 15%, como pidió De Vido. Pero el Gobierno también quería que la aplicación de esa exigencia fuera para este año, 2012.

El texto que acordaron los gobernadores se refiere a un plazo de tiempo más vago, llamado “primera etapa”.

Martín Buzzi, el gobernador de Chubut que encabeza la movida contra YPF, habló luego de un plazo de 2 años, para que se recompongan las reservas petroleras.

“Ese plazo de un año era el que querían De Vido y Buzzi, pero la mayoría de los provincias no lo aceptamos ”, comentaban los asesores de los gobernadores. “Pretender que un año se revierta la caída que viene desde 2003 es un error”, decían los técnicos provinciales en sus diálogos.

A diferencia de la reunión anterior, donde hubo una decena de gobernadore s, ayer sólo estaban el de Chubut, Jorge Sapag (Neuquén) y Juan Manuel Urtubey (Salta).

Daniel Peralta (Santa Cruz) y Francisco Pérez (Mendoza), dos mandatarios bajo cuyos territorios opera YPF, no estuvieron.

El enojo del Gobierno nacional porque dos de sus funcionarios no pudieron ingresar al encuentro de directorio de YPF de antes de ayer también impactó en la reunión de los gobernadores. “Los ánimos están caldeados, hay que tratar de parar un poco la polémica ”, esgrimían los políticos.

Ayer el tema fue “compensar los faltantes y sustituir las importaciones”, que son las consignas más recientes del Gobierno para enrostrarle a Repsol.

La obligación de desinvertir, que las provincias habían anunciado hace 15 días, quedó en un segundo plano.

“Cada provincia establecerá cuál es la empresa o yacimiento en el que detecta incumplimiento”, dijeron los gobernadores. Eso mostró que no son un bloque monolítico en relación a las petroleras. ya que cada provincia tiene su propia realidad.

Buzzi, por ejemplo, destacó que Capsa, Pan American Energy y Tecpetrol están “por arriba” de los niveles de producción comprometidos. En cambio, “YPF está claramente incumpliendo con el aporte que debe tener en la matriz energética nacional”, criticó. El ex delfín de Mario Das Neves, planea quitarle áreas a YPF si no pone en marcha “22 torres de producción que están en bases”, según explicó. “Hace 15 días, les avisé que pusieran esos equipos en actividad. No lo hicieron, así que la provincia ya está en condiciones de quitarle áreas”, puntualizó.

Temprano a la mañana, el mandatario de Chubut estuvo reunido con Oscar Prieto, el gerente general de Pan American Energy (PAE). Eso fue antes de verse con Roberto Baratta, subsecretario de Coordinación y Control de Gestión de Planificación, y el secretario de Energía Daniel Cameron. En PAE no gustó la eliminación de los incentivos a la producción que estaban en los programas “Petróleo Plus” y “Refino Plus”.

El mandatario neuquino, Jorge Sapag, encarn ó la posición más “dialoguista”. Urtubey añadió que evalúa “la no renovación de algunas concesiones”, pero no fue más allá.

Clarín