Senado recibe a De Vido, Cameron y Kicillof. Dictamen exprés

Se presentan hoy a las 12 en plenario de comisiones. La próxima semana, al recinto

Por Ezequiel Rudman | Ámbito Financiero

El proyecto de ley anunciado por el Gobierno para expropiar el 51% de las acciones de YPF ingresó ayer al Senado, donde comenzará a debatirse este mediodía. En menos de 48 horas, la iniciativa recibirá dictamen en un plenario de comisiones y será sancionada a más tardar la próxima semana, para ser luego elevada a la Cámara de Diputados y convertirse así en ley. Más allá del apoyo de otros bloques aliados, el kirchnerista Frente para la Victoria cuenta con mayoría simple, no sólo en las Comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Hacienda, y Energía y Combustibles, sino también en ambos recintos, lo que significa que la Casa Rosada no depende de nadie para blindar la expropiación de la petrolera y pasar a controlar esta sociedad anónima que tendrá participación estatal mayoritaria.

Hoy a partir de las 12, el plenario de comisiones que se reunirá en el Salón Azul del Honorable Senado comenzará a debatir el proyecto que desató una escalada política y diplomática con España, reino que ayer salió en defensa de los intereses de Repsol, compañía ibérica que tiene la mayoría accionaria que será expropiada por ley. El jefe de la bancada oficialista, Miguel Pichetto, y los titulares de las comisiones, Marcelo Fuentes (Asuntos Constitucionales), Aníbal Fernández (Presupuesto y Hacienda), y Energía y Combustibles (Horacio Lores) recibirán a los flamantes interventores de YPF designados a través de un DNU firmado ayer por Cristina de Kirchner. Se trata del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof. También expondrá ante los senadores el secretario de Energía, Daniel Cameron.

La única certeza que manejaba anoche el kirchnerismo senatorial era que el proyecto tendrá un trámite exprés en el Senado. Eso significa que obtendrá dictamen esta semana y pasará al recinto la próxima, para ser votado el miércoles 25 o el jueves 26. El kirchnerismo necesitará mayoría simple para convertir en ley el proyecto. El artículo 11 de la iniciativa se encarga de aclarar que «el proceso de expropiación estará regido por lo establecido por la Ley Nº 21.499, y actuará como expropiante el Poder Ejecutivo Nacional». El resto del procedimiento está regulado genéricamente en el artículo 17 de la Constitución nacional: «La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública debe ser calificada por ley y previamente indemnizada».

Será entonces una misión sin riesgos en el Senado para el kirchnerismo. Controla numéricamente las comisiones que se reunirán en el plenario de hoy para emitir dictamen de mayoría favorable. Y el ejercicio servirá también para ablandar voluntades de senadores díscolos de cara a la complicada sesión, con fecha aún a definir, donde deberá tratarse el pliego de Daniel Reposo como nuevo procurador general de la Nación, a partir de la renuncia del camporista Esteban Righi como consecuencia de las acusaciones que le propinó Amado Boudou en el marco del caso Ciccone. De hecho, la Comisión de Energía y Combustibles la comanda el popular neuquino Lores, uno de los aliados imprescindibles a los que deberá apelar el kirchnerismo para arañar los dos tercios de los senadores presentes en el recinto el día que se vote ese pliego que definirá una de las cabezas del Ministerio Público.

Polémica
En cuanto a la expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF, el artículo más polémico en cuanto a su legalidad es el 10º: «A efectos de la instrumentación de la presente, y de la registración de la titularidad de los derechos correspondientes de las acciones sujetas a expropiación, deberá dejarse constancia de que la expropiación de tales acciones es por causa de utilidad pública y que se encuentra prohibida la transferencia futura de ellas sin autorización del honorable Congreso de la Nación votada por las dos terceras partes de sus miembros». Esta especie de cláusula cerrojo aspira a establecer que una eventual y futura reprivatización del paquete accionario deberá ser aprobada por una mayoría calificada de dos tercios, a diferencia de la expropiación que se realiza por mayoría simple. Algunos constitucionalistas consultados por este diario dudaban de la constitucionalidad de ese artículo y sostenían, como Jorge Vanossi, que podría colisionar con el artículo 14 de la Constitución nacional siempre y cuando YPF continuara operando como Sociedad Anónima.

Pichetto visitó ayer la sala de prensa del Senado y confirmó los planes presidenciales: «Como bloque mayoritario, nuestra voluntad es avanzar en el tratamiento de este proyecto con suma rapidez y celeridad». Hasta el momento, Repsol cuenta con el 57,43 por ciento de las acciones «Clase D» de YPF -vendidas originalmente al sector privado-, mientras que el 25,46% permanecerá en manos del Grupo Petersen, conducido por la familia argentina Eskenazi, y el resto de los papeles continuará flotando en Bolsa. Mediante el proyecto de ley enviado al Parlamento, que ya ingresó al Senado, el Gobierno busca declarar «de utilidad pública y sujeto a expropiación el 51 por ciento del patrimonio» de Repsol, en un intento por recuperar de manos extranjeras a la petrolera fundada en 1922 y privatizada por el expresidente, hoy senador nacional, Carlos Menem en 1992.

De acuerdo con el proyecto anunciado, el control de la empresa correrá en un «51 por ciento» por parte del Estado nacional y un 49 por ciento por las provincias petrolíferas, dentro del paquete de acciones que pasarán a manos del Estado.

Ámbito Financiero