La expropiación parcial de YPF – Repsol ¿marca una ruptura o tiende a sostenerla?

Ante una economía extranjerizada y concentrada como la Argentina.

Por Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad).- Es enorme y riquísimo el debate abierto alrededor de la decisión de expropiar el 51 % de Repsol-YPF por parte del gobierno nacional. Fue anunciado como un acto trascendente de defensa de la soberanía nacional.

Sin embargo como lo reconoció la presidenta -y los primeros pasos dados por el ministro De Vido lo reafirman- es una decisión que expropia a Repsol pero mantiene como socios, entre otros, al grupo Petersen, a la banca Lazard, a Goldman Sachs, se anuncia la próxima asociación de YPF con otras empresas multinacionales en la exploración y explotación de yacimientos hidrocarburíferos, mantiene la mayoría de la industria petrolera y gasífera en manos de los grandes grupos económicos transnacionales o locales en las que está hoy,  o agregará a empresas chinas, prevé pagar por su expropiación a una empresa como Repsol que debería devolverle al país lo que saqueó y lo más grave es que esta decisión gubernamental está al servicio de satisfacer las necesidades energéticas de una economía cada vez más extranjerizada y concentrada. Es decir trata de garantizar la actividad y las ganancias de las megamineras, petroleras, automotrices, pools de siembra, agronegocios, metalúrgicas, siderúrgicas, de servicios,  que son mayoritariamente propiedad de un poder económico extranjerizado y concentrado y que demandan al gobierno les asegure la energía que necesitan para poder seguir teniendo las formidables ganancias obtenidas en estos años.. El gobierno que avaló el vaciamiento de las reservas energéticas y luego trató de reemplazarlas con la importación ya no tiene dólares para pagar deuda externa, garantizar remesas de ganancias empresarias al exterior, permitir fugas de divisas, pagar insumos y además importar energía. Algo debe restringir para no afectar pagos, remesas y fugas. Es esta crisis del sector externo por falta de dólares sumada a la depredación energética la que empujó esta decisión. Es por ello que ni el FMI, ni el grupo de los 20 (1), ni Obama y EE.UU. ni ningún sector del poder económico mundial ha adoptado represalias serias ya que en realidad se preparan a participar en los nuevos negocios que la expropiación de Repsol les ofrece y a disputárselos. Ya están en tratativas públicas con el gobierno la TOTAL francesa, las norteamericanas ESSO y Chevron (2), es decir los más fuertes pulpos petroleros. Se explica también por ello que las grandes empresas que operan en Argentina hayan apoyado en silencio y hasta Biolcatti de la Sociedad Rural y la Mesa de Enlace sojera hayan dado su respaldo público ante la decisión del gobierno. La propia Repsol ya ha anunciado que está abierta a discutir con el gobierno argentino “amistosamente” y la Unión Europea ahora hace hincapié en que se pague “lo que corresponde”. (3)

Por ello no vemos esta medida como un paso hacia la defensa de decisiones más soberanas. La economía se extranjerizó y concentró aun más en los últimos años –de las 500 firmas más grandes las extranjeras concentran alrededor del 75% del valor agregado, de las utilidades y las exportaciones (4) y han aumentado las remesas que giran al exterior que pasaron de representar 633 millones de dólares en 2003 a 7159 millones en 2010 (5), monto que se superó el año pasado y a ello deben agregarse los más de 70.000 millones de dólares que fugaron en ese período (6). No vemos entonces que esta medida  abra la posibilidad de decisiones independientes en la materia y marque una ruptura en ese proceso extranjerizante. Al contrario tiende a sostenerlo.

Como lo venimos planteando desde hace décadas la industria petrolera y gasífera debe ser en su totalidad de propiedad pública, autónoma del gobierno y administrada por los trabajadores de las empresas, sus geólogos e ingenieros y controlada por los usuarios y el pueblo en general. Ello descarta en nuestra opinión la propiedad y la intervención de las empresas privadas sean transnacionales o de capital local en cualquiera de los procesos de exploración, explotación, transporte, refinería y comercialización así como dejar la gestión en manos del gobierno de la que la administración debe ser completamente autónoma. Estatizar no es sinónimo de propiedad del pueblo ni de decisiones independientes como lo demuestra México o Arabia Saudita donde las petroleras son íntegramente  estatales y son países que siguen las directivas norteamericanas. En Argentina estatizar es sinónimo de que la maneje y controle un De Vido, no el pueblo. Si fuera el pueblo seguramente no apostaría, por ej., como lo hace el gobierno a explotar el llamado gas no convencional cuya explotación ha sido prohibida preventivamente en Francia y suspendida temporalmente en Sudáfrica y en algunas zonas de Alemania, Suiza, Inglaterra, Canadá, Estados Unidos y Australia por sus graves efectos contaminantes. (7)

La privatización menemista de YPF, mantenida en líneas generales por el actual gobierno, posibilitó el saqueo generalizado y contaminante de esos bienes comunes, provocó el vaciamiento y la crisis energética que explota en estos meses (las reservas bajaron de 20 años en los 90 a 8 años en el 2009), la necesidad de gastar miles de millones de dólares en importar combustible y gas (el balance fue negativo en casi 3.000 millones de dólares el año pasado) (8) y la remesa de miles de millones de dólares de dividendos empresarios girados al exterior (desde 1999 ganaron 16.450 millones de dls.) (9) lo que exige, además de la propiedad pública, una investigación de una comisión independiente sobre la actividad de Repsol y de las demás empresas multinacionales que operan en el área para cobrarles todo el vaciamiento y la grave contaminación perpetrada en perjuicio  del país y del pueblo así como sobre la responsabilidad de este gobierno, sus funcionarios y la de los anteriores en las actitudes cómplices con esta depredación.

Soberanía es que el pueblo sea el que decida, lograrlo será resultado de que se pelee por ello.

Buenos Aires 24 de abril de 2012.

Notas:

(1) “Página 12” – 21/4/12

2) Por ej. La TOTAL – “Página 12” –  20/4/12.

3) “Página 12” – 24/4/12.

4) Manzanelli – Schorr. “Miradas al Sur” –  20/11/11.

5) Schorr – Arceo. “Miradas al Sur” – 14/8/11.

6) Es bastante mayor. Puede verse A. Zaiat – “Página 12” – 8/8/10; “Pagina 12”  – 2/11/11.

7) Entre otras fuentes puede verse Di Risio, Observatorio Petrolero Sur, www.oilwatchsudamerica.org

8) Katz, Lucita y otros (EDI) según INDEC, puede verse, por ej. En “Rebelión” – 4/4/12.

9) Cristina Fernández; Discurso en el acto de anuncio del proyecto de ley de expropiación de YPF Repsol (puede verse en ARGENPRESS.info – 18/4/121).Las ganancias, según la presidente, fueron de 16.450 millones de dls. y lo remesado al exterior fue de 13.246 millones de dls.