El ránking de exploración: Neuquén en primer lugar, Chubut en el cuarto

EL POTENCIAL DE LOS YACIMIENTOS NO CONVENCIONALES LLAMA LA ATENCION DE LAS EMPRESAS DEL SECTOR EN ESA PROVINCIA

Con sólo pozos exploratorios, Chubut está rezagada en la búsqueda de inversiones que busquen nuevos horizontes. El objetivo neuquino para 2012 es superarse y llegar a los 100 pozos (exploratorios, en desarrollo y terminados) de shale oil y alcanzar los 60 de shale y tight gas.

Gracias a las expectativas generadas en el sector petrolero por los yacimientos no convencionales, Neuquén está en el primer lugar del ranking de exploración. Ese distrito patagónico logró un número de pozos exploratorios que representa la mitad de los realizados entre las diez provincias petroleras.

De acuerdo a la Secretaría de Energía de la Nación, Neuquén sumó 31 pozos exploratorios. Le sigue Río Negro con 9 y La Pampa con 8, dos zonas que poco a poco han logrado visibilidad por ser las estrellas en ascenso. Esas dos provincias representaban poco volumen de producción pero desde hace tres años logró mayor atención con descubrimientos de importancia. El año pasado, por ejemplo, en La Pampa lograron poner en producción dos áreas.

De acuerdo a la información suministrada por el organismo que dirige Daniel Cameron, Chubut tuvo seis. Desde que asumió la nueva gestión gubernamental, son constantes los pedidos de incremento en producción y en tareas exploratorias, con especial señalamiento a YPF. De hecho, fue la primera que sufrió la reversión de áreas por presentar un programa de inversiones poco satisfactorio ante las autoridades de Petrominera y el Ministerio de Hidrocarburos.

Posteriormente, esas áreas volvieron a YPF tras la sanción de la ley que expropia el 51% de la empresa y la pone bajo control del Estado nacional y de las provincias que integran la OFEPHI (Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos). Además, la nueva legislación plantea que es de utilidad pública la producción, refinación y distribución de hidrocarburos.

Siguen en la comparación interprovincial las provincias de Mendoza con cuatro pozos, Santa Cruz con tres, el Estado Nacional (a través de Enarsa) con uno sólo y San Juan con otro único pozo destinado a la exploración de nuevos horizontes petroleros. Formosa, Salta y Tierra del Fuego tuvieron el año pasado cero perforaciones exploratorias.

Cuando seis provincias petroleras habían revertido áreas a YPF, el gobierno de la provincia de Tierra del Fuego analizaba la posibilidad de concretar una intimación hacia la compañía por la falta de inversiones en el área Poseidón, situada al norte de la isla y falta de explotación del área Lobo offshore, ubicada mar adentro sobre la Bahía San Sebastián.

En la temporada 2011, las empresas concretaron 1.190 perforaciones hidrocarburíferas en el país. De esa cifra global, 958 fueron a pozos de explotación, 117 a pozos de servicio, 63 a pozios de exploración y 52 a pozos de avanzada.

Chubut se coloca en el primer puesto de perforaciones seguida de Santa Cruz, con 413 y 256 respectivamente, puesto que las características geológicas de la cuenca del Golfo San Jorge necesitan mucha perforación para mantenerse como la principal región argentina en materia productiva de hidrocarburos. Sigue Neuquén con 200 pozos de aquél global de 1.190.

Detrás de ellas están Río Negro con 124, Mendoza con 106 y La Pampa con 86. Las últimas posiciones las tienen Salta con 2, el Estado Nacional, Formosa y San Juan con una cada una y Tierra del Fuego con ningún tipo de perforación en todo 2011.

NEUQUEN, LA NUEVA JOYA

El interés privado ahora se concentra en los hidrocarburos no convencionales. Para explotarlos necesitan de inversiones intensivas en capital, además de adecuarse en infraestructura y tecnología de punta que sólo un puñado de jugadores en el mercado mundial poseen –casi no hay explotación de shale gas fuera de Estados Unidos–.

Según los cálculos del ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos de Neuquén, Guillermo Cocco, en 2012 habrá una tendencia alcista. El objetivo es superarse y llegar a los 100 pozos (exploratorios, en desarrollo y terminados) de shale oil y alcanzar los 60 de shale y tight gas.

“Debido al actual escenario de precios, un 70% de los planes de inversiones exploratorias en Neuquén se volcará al petróleo. El caso del gas es diametralmente opuesto, ya que –también por una cuestión de cotizaciones– recibirá menos desembolsos”, declaró en la revista Petroquímica de enero-febrero de este año.

Patagónico