Brasil: exigen investigar asesinato de dos pescadores de Bahía de Guanabara

Pescadores, defensores de los derechos humanos y políticos exigieron el viernes al gobierno investigar y hallar a los culpables del asesinato de dos pescadores opuestos a emprendimientos petroquímicos en la Bahía de Guanabara hace una semana.

Los dos pescadores, integrantes de la Asociación Hombres y Mujeres del Mar (Ahomar), desaparecieron el viernes pasado tras salir a pescar. Sus cuerpos fueron hallados un par de días después con señales de haber sido ejecutados: manos y pies atados, e indicios de ahogamiento.

“Queremos que se investiguen estas dos muertes y las otras dos (de pescadores) ocurridas en 2009 y 2010 y que nunca se investigaron”, exigió Alexandre Anderson, presidente del sindicato Ahomar, en declaraciones a la AFP antes de un acto público de repudio al asesinato de los pescadores Almir Nogueira de Amorim y Joao Luiz Telles Penetra..

Desde 2007, Ahomar defiende la pesca artesanal en la bahía y denuncia el impacto de las obras del Complejo Petroquímico de Rio (Comperj), una de las mayores inversiones de la estatal Petrobras.

Contactada por la AFP, Petrobras no tuvo una respuesta inmediata a las denuncias.

Anderson ha recibido varias amenazas de muerte, integra un programa de protección de defensores de derechos humanos del gobierno de Rio y está bajo escolta policial permanente desde 2009.

Ahomar decidirá en una próxima asamblea general si sus 1.870 pescadores bloquean el paso de los petroleros y otras embarcaciones en la bahía.

“Sólo entrarán los peces y el agua (…) Ya que nos matan ahogándonos, van a tener que matarnos sobre nuestros barcos”, advirtió Anderson.

En 2009, los pescadores de Ahomar bloquearon con sus redes el paso de grandes navíos por la bahía durante más de un mes, para protestar por la reducción de 80% del volumen de pesca tras el derrame de 1,3 millones de litros de aceite de una refinería de Petrobras en la bahía en el año 2000.

“Nos están matando; nos están persiguiendo; nos están cazando”, denunció Anderson en un discurso entrecortado por el llanto.

“Tenemos miedo porque estamos siendo ahogados en nuestros propios barcos, tomando el agua de nuestro propio mar”, añadió, y denunció que hay hombres armados vinculados a la seguridad de las empresas de la zona y a la seguridad pública del estado de Rio que recorren la bahía en lanchas rápidas.

“Esas muertes fueron políticas. Fueron encargadas (…) Espero que la próxima vez que nos reunamos aquí no sea por el asesinato de Alexandre”, dijo en el acto el diputado estatal Marcelo Freixe (PSOL, izquierda), también amenazado de muerte por milicias de derecha. (AFP)

Terra