Revés para las provincias petroleras

La nueva regulación del mercado que decretó la Nación le quita facultades a los estados productores. El gobierno central controlará los planes de las empresas. También podrá quitar concesiones.

Macri señaló que la medida “ataca al federalismo” porque las provincias pierden independencia.

Neuquén> La creación de la comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones, que marcará los pasos del sector petrolero mediante una fuerte intervención estatal, resta poder a las provincias productoras y centraliza las decisiones en el gobierno nacional, sobre todo en la figura del viceministro de Economía, Axel Kicillof.

Neuquén, la principal productora energética del país, pierde independencia en la regulación de su actividad económica más importante. La nueva normativa avanza sobre la Ley Corta de Hidrocarburos, que en 2006 transfirió a los estados productores el dominio originario sobre los yacimientos y su administración, la autoridad de aplicación y el poder de policía sobre la industria.

Las provincias verán recortadas sus facultades. En el caso de Neuquén, que lleva adelante buena parte de su política petrolera a través de la estatal G&P, que tiene áreas propias, ahora deberá someterse a los planes del gobierno central. Incluso, la medida puede estancar las renegociaciones que realiza el Ministerio de Energía con las concesionarias por las áreas provinciales que están por vencer.

Según el decreto, 1277/2012, que reglamenta la Ley de Soberanía Hidrocarburífera que le puso el marco a la expropiación de YPF, las empresas tienen hasta el 30 de septiembre para inscribirse en el Registro de Inversores y presentar sus planes anuales con detalles técnicos, desembolsos y recuperación de reservas.

Luego, la Nación decidirá en 60 días si los aprueba. Si no lo considera “conveniente”, la comisión puede pedir un nuevo plan. Después se revisará su cumplimiento cada tres meses.

El control estatal detonó en la industria. Las compañías están acostumbradas a configurar planes anuales a largo plazo y son celosas de la confidencialidad de sus proyectos. Además, son reacias a la burocracia estatal, que ahora “auditará y fiscalizará en forma periódica la razonabilidad de los costos informados por los productores y los respectivos precios de venta”.

Ganancias

La comisión regulará los precios de los hidrocarburos y sus derivados y definirá las ganancias de las petroleras. “Asimismo, publicará precios de referencia de cada uno de los componentes de los costos y precios de referencia de venta de hidrocarburos y combustibles, los cuales deberán permitir cubrir los costos de producción atribuibles a la actividad y la obtención de un margen de ganancia razonable”, señala el decreto.

El hecho de que la Nación determine los precios “de referencia” de costos, al igual que los precios, intervenga en los planes de las empresas y determine la rentabilidad puede atentar contra la llegada de los miles de millones de dólares que se necesitan para desarrollar los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta, en Neuquén. “El exceso de intervencionismo ahuyenta inversores”, señalaron desde una operadora con activos en la provincia.

Otro de los puntos que interviene de lleno en las potestades de las provincias es el apartado de las sanciones. En caso de que una empresa no cumpla con esta nueva regulación, será sancionada con multas, suspensiones o incluso con la caducidad de las concesiones. Este último recurso estaba hasta ahora en manos de las provincias productoras, que no tienen representación en la comisión, integrada íntegramente por funcionarios nacionales.

Pese a que fueron la punta de lanza para la estatización del 51% de YPF, se quedaron afuera del nuevo esquema que regula el mercado petrolero.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, fue uno de los primeros en criticar el flamante decreto. Sostuvo que con la nueva política para el sector energético el Gobierno “vuelve a atacar el federalismo, porque las provincias tenían independencia y con esto lo pierdan absolutamente”.

“Esto va a profundizar las causas por las cuales nos hemos transformado en importadores de energía en vez de exportadores”, agregó.

La mañana de Neuquén