"No existe ningún pago irregular en la importación de gas licuado", afirmó Baratta

El subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta, afirmó que “no existe ningún pago irregular en las compras de Gas Natural Licuado (GNL) que realiza ENARSA”.

Además, aseguró que no hay ninguna “investigación” al respecto, ya que los controles que realiza la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) son “permanentes” de acuerdo a lo que establecen las normas vigentes e incluso forma parte del directorio.

A través de un comunicado, Baratta salió al cruce de una nota publicada en el diario Clarín, en la que se sostiene que “la SIGEN investiga a ENARSA por pagos en la importación de gas”.

El subsecretario consideró que “Clarín vuelve a desinformar para defender los intereses de empresas extranjeras, como hace con los fondos buitre y la Fragata Libertad, que se encuentra retenida ilegalmente en Ghana”.

En tanto, explicó que “en los casos en que no existen remolques o prácticos locales adecuados, se da un permiso especial a cambio de un aporte para fomentar la capacitación y la mano de obra argentina, permitiendo que en el futuro trabajadores nacionales puedan realizar esas tareas, desarrollando mano de obra local y sustituyendo importaciones de servicios”.

En tal sentido, Baratta consideró que “esto de ninguna manera constituye un sobrecosto o pago irregular, sino que forma parte del costo de mano de obra habitual en cualquier operación marítima y siempre se paga”.

“Puede ser que lo abone directamente el importador (como en el caso de ENARSA) o que lo haga el armador y después se lo traslade, pero no es ninguna particularidad de la importación de combustibles sino una forma de promover el desarrollo de las capacidades nacionales, favoreciendo a la industria y a los trabajadores argentinos”, resumió.

Asimismo, Baratta aseguró que la renuncia de uno de los directores de ENARSA, Carlos Olima, se debió a “motivos personales, desmintiendo así que estén relacionados con supuestas `internas` como maliciosamente informa Clarín”.

Por último, el funcionario sostuvo que “la única irregularidad es que un grupo de medios monopólico se niegue a cumplir con los que establecen las leyes para mantener muchas más licencias que las permitidas”.

En referencia a la negativa de Clarín de acatar la Ley de Medios, agregó que “afortunadamente a partir del 7 de diciembre todos deberán someterse a lo que indican las leyes que de manera democrática aprueba el Congreso de la Nación”.

 

Télam