Brasil: Expectativa por evaluación de Rousseff a Ley de Regalías

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibirá mañana la ley de distribución de las regalías petroleras, que generó disimiles pronunciamientos de gobernadores y diputados. Tras su aprobación la semana pasada en el Congreso, la legislación deberá ser evaluada por la jefa de Estado para su firma, veto parcial o total.

Esa normativa establece una mejor equidad en el reparto de las ganancias que se obtienen por la explotación de crudo entre los 26 estados y el distrito federal de Brasilia, sin contemplar si un territorio produce o no petróleo.

Sin embargo, los gobernadores de los territorios que serán afectados por con esta propuesta, instaron a Rousseff a vetarla, para evitar disminuciones en las finanzas de sus estados.

Las autoridades de Río de Janeiro y Espírito Santo, grandes productores de petróleo, arremetieron con fuerza contra la ley, pues dijeron que dejarán de recibir unos cuatro mil millones de dólares anuales a partir de 2013 si la gobernante firma la legislación.

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, llegó hasta afirmar que sin esos fondos la capital de su estado no podrá albergar la Copa del Mundo de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016.

Cabral recalcó que una disminución de las regalías causará un colapso en las finanzas públicas del territorio y hará imposible la realización de ambas competencias en su territorio.

Dicho pronunciamiento fue desestimado por el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, quien dijo que no hay una relación entre la distribución de las regalías petroleras y la celebración de eventos deportivos.

Los diputados Anthony Garotinho, Rose de Freitas y Hugo Leal señalaron asimismo que esa legislación es inconstitucional y presentaron ante el Tribunal Corte Suprema Federal una solicitud de su suspensión.

Un grupo de 35 parlamentarios firmaron el viernes último una carta en la cual piden a la mandataria que vete la ley, pues aseguran que fue sancionada con datos engañosos y fomenta la discordia entre los estados.

Advirtieron que dicha propuesta cambia por completo la distribución de las ganancias petroleras, beneficia a estados y municipios no productores del denominado oro negro y perjudica los contratos con empresas nacionales y foráneas dedicadas aquí a la extracción de crudo.

La aprobación de ese documento constituyó también un duro golpe para el Ejecutivo, pues desechó las intenciones de utilizar esos montos en el desarrollo de programas educativos y la enseñanza en general.

El secretario general de la Presidencia, Gilberto Carvalilo, destacó el fin de semana último que el Gobierno analizará con calma la normativa, pues reconoció que se trata de un asunto muy delicado.

Tecnoil