Sudán del sur: Sin servicios básicos en un país petrolero

Por Charlton Doki – Deben haber ingresado a Sudán del Sur poco más de 10.000 millones de dólares gracias al petróleo entre 2005 y enero de este año, cuando este país interrumpió la producción, según fuentes estatales y del Banco Mundial.

Pero expertos en desarrollo comenzaron a urgir al gobierno a que invierta en el país y en su gente, pues los servicios sociales básicos siguen siendo escasos.

Sudán del Sur, país que no cuenta con salida al mar, interrumpió su producción de petróleo luego de una disputa por las tarifas que cobraba Sudán, su vecino del norte, al tránsito del crudo por su territorio.

El proceso de producción se reanudará en los próximos meses, tras un acuerdo alcanzado entre ambos estados en septiembre.

El profesor Leben Nelson Moro, de la Facultad de Estudios de Paz y Desarrollo de la Universidad de Yuba, dijo a IPS que el gobierno debe comenzar a destinar fondos a la construcción de la tan necesitada infraestructura para iniciar el desarrollo de este país de África oriental.

“Los ingresos del petróleo deben utilizarse para beneficiar a todo el país, y no solo a unas pocas personas cercanas al tesoro”, apuntó.

El gobierno destina fondos a la educación primaria y secundaria y a hospitales en algunas ciudades importantes, pero su aporte es mínimo.

En algunos de esos centros, organizaciones no gubernamentales incluso pagan el salario de los profesionales y los medicamentos, y a veces también son las únicas proveedoras de libros de texto y otros insumos escolares.

“El gobierno debe adoptar nuevas formas para gestionar los ingresos del petróleo para que el dinero vaya a proyectos de desarrollo que beneficien a todo el país”, subrayó Moro.

“Algunas partes del país carecen de seguridad alimentaria, mientras otras como Yei (en el estado de Ecuatoria Central) y Ecuatoria Occidental producen grandes cantidades. Es necesario construir caminos hacia donde se producen los alimentos”, indicó.

Sudán del Sur solo tiene 110 kilómetros de rutas asfaltadas en Yuba, y solo uno que conecta a esta capital con la frontera de Uganda. Además, muchas zonas solo son accesibles vía aérea.

Moro también señaló que el gobierno debe priorizar la educación y los servicios básicos, como la salud.

“Tenemos muchos jóvenes que necesitan capacitación. El gobierno debe asegurarles una formación para que puedan conseguir trabajo”, añadió.

“Para que nuestra gente pueda trabajar y desarrollar el país, primero deben tener buena salud. Pero para eso el país debe ofrecerles buenos servicios”, indicó Moro.

La mayoría de los cerca de nueve millones de habitantes de Sudán del Sur carecen totalmente de atención médica.

Según datos del Ministerio de Salud, Sudán del Sur tiene 120 médicos, poco más de 100 enfermeras registradas y menos de 150 parteras formadas.

En algunas zonas rurales, la gente debe caminar dos o más días para llegar hasta el centro asistencial más cercano.

Sudán del Sur tiene algunos de los peores indicadores en materia de salud.

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), este país presenta la peor tasa mortalidad materna, con 2.054 fallecimientos cada 100.000 nacidos vivos, en gran parte debido a que 90 por ciento de las mujeres carecen de asistencia. Los hospitales no tienen medicamentos, equipos ni personal calificado. Además están hacinados.

El economista Kenyi Spencer, consultor de Banco Mundial en el desarrollo del sector privado, dijo a IPS que, dado que el petróleo es un recurso no renovable, los ingresos deberían ser utilizados para desarrollar otros sectores, como la producción agrícola.

“La agricultura será el verdadero motor de la economía sursudanesa en el futuro, pero el gobierno debe tomar medidas para desarrollarla” hoy, opinó Spencer.

También urgió al gobierno a priorizar la educación porque la alta tasa de analfabetismo del país, de 73 por ciento según cifras oficiales de 2011, entorpece el desarrollo.

Este país se convirtió en el más nuevo de África tras su escisión de Sudán en julio de 2011, luego de varias décadas de enfrentamientos que dejaron a una gran cantidad de gente fuera de la escuela.

“Aquí se necesita una verdadera educación técnica, más que teórica. Para que este país pueda desarrollarse tiene que tener plomeros, electricistas, mecánicos, carpinteros, entre otros. Ahí hay que destinar el dinero”, remarcó Spencer.

Hay mucha expectativa de que con la reanudación de la producción de petróleo, el gobierno ponga fin a las medidas de austeridad dispuestas en febrero, que incluyeron recortes a los salarios de los funcionarios públicos.

Las medidas fueron dispuestas poco después de interrumpir la producción de petróleo, que representa 98 por ciento del producto interno bruto del país.

Los recortes generaron malestar en la población e incluso en las fuerzas de seguridad. El 7 de septiembre, un grupo de 30 policías atacaron y dispararon en el brazo al inspector de policía, el teniente Mangar Kanjeny Kamich, en el condado de Rumbek Central, en el central estado de Lagos.

Unos días antes, guardaparques del mismo estado golpearon a su superior inmediato tras el anuncio de un recorte a sus salarios, según el diario local Sudan Tribune.

Mori opinó que el gobierno deberá aumentar los salarios de sus funcionarios cuando el país reanude la producción de petróleo.

“Muchos funcionarios se vieron perjudicados por la medida. En las universidades, algunos profesionales perdieron hasta 75 por ciento de su sueldo. Cuando comience el flujo de petróleo, inevitablemente el gobierno tendrá que hacer algo con los salarios”, añadió.

El presidente sursudanés Salva Kiir prometió en noviembre que cuando se reanude la producción petrolera se destinarán recursos a la mejora de los servicios. Actualmente, 40 por ciento del presupuesto se otorga a defensa, y una cantidad significativa se pierde por la corrupción.

“La seguridad física y alimentaria son los servicios prioritarios que queremos brindar a nuestro pueblo. Usaremos el dinero del petróleo para mejorar la agricultura otorgando semillas, herramientas y mejorando el acceso a los mercados”, añadió.

 

IPS