Guillermo Pereyra: YPF tiene las cuentas en rojo

Segun el gremialista hay muchas deudas y yacimientos abandonados. Revelan fuerte puja para tomar el control de YPF. Gallucio habría logrado impedir el desembarco de La Cámpora en la compañía petrolera

El líder del gremio de los petroleros privados, Guillermo Pereyra, aseguró ayer que la agrupación kirchnerista La Cámpora intentó tomar el control de la petrolera YPF, aunque la firmeza de su titular Miguel Gallucio no lo permitió.

Pereyra, actual número dos de la CGT Azopardo de Hugo Moyano y quien renunció al cargo que poseía dentro del directorio de YPF hace dos semanas, afirmó que hubo una interna en el kirchnerismo por quién se quedaba al frente de la petrolera estatizada.

“La Cámpora es una agrupación y no tiene por qué participar en YPF. Hubo un intento (de entrar), pero la firmeza de la conducción de (Miguel) Galuccio -CEO de YPF- no los dejó entrar”, afirmó el sindicalista en declaraciones a un matutino porteño.

FUERTE PARTICIPACION

“Desde un principio habrá puesto las cosas en su lugar. En todas las empresas del Estado hay una fuerte participación de La Cámpora. En YPF se quiso pero no se pudo”, agregó.

Pereyra detalló que “a partir de ser empleados arman su estrategia política”, pero remarcó que “la militancia no se construye siendo empleado”.

“La militancia la quiero ver cuando no reciban puestos de trabajo en todos los estamentos del Estado, y en empresas estatizadas, como Aerolíneas. No tienen poder, no existe. Es endeble. En YPF no los han dejado entrar mucho”, indicó también el líder petrolero.

CUENTAS EN ROJO

Al ser consultado sobre el estado de la empresa fue enfático y aseguró que estaba “mal, muy mal, con deudas, con un rojo en la cuenta, yacimientos abandonados”.

“Galuccio tiene la camiseta puesta, logró parar el decline en la producción, pero tiene que tener acompañamiento de todos. Yo lo acompañé mucho estos seis meses. El fija una política empresaria y el sector político no tiene que participar en YPF”, consideró.

Insistió en las primeras declaraciones que se conocen desde que se alejó del cargo de conducción que tenía en la empresa, que la petrolera “se debe manejar como una empresa privada” y “si se mete el poder político vamos a andar mal”,

“Los únicos que corresponde que se metan son la Presidenta, el ministerio de Planificación y el secretario de Energía. Y no agrupaciones políticas que quieren manejar la cosa”, concluyó.

Tiempo Pyme