Creen que la explosión en Pemex fue accidental

Las autoridades de la petrolera mexicana adhieren por ahora a la hipótesis de que la deflagración que dejó 33 muertos se debió a un hecho accidental pero esperan pruebas de certeza.

Más de 500 bomberos, soldados y socorristas cavaron entre los escombros; se utilizaban perros rastreadores.

La explosión en la sede central de la petrolera estatal Pemex dejó hasta el momento un saldo de 33 muertos y 121 heridos, informó el gobierno mexicano, mientras que el director general de la compañía, Emilio Lozoya, dijo que la detonación tiene las características de un “accidente”.

Mientras, las autoridades concluyeron ayer las labores de rescate con un saldo de 33 muertos y 121 heridos. “Les informo el último dato con respecto a lo ocurrido en la Torre de Pemex es de 33 personas fallecidas”, escribió el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en su cuenta de Twitter.

No obstante, policía y bomberos seguirán buscando posibles víctimas entre los escombros con ayuda de maquinaria pesada.

“Parece (que) lo que uno puede observar que esto es parte de lo que los expertos refieren como un accidente, sin embargo, no se va a descartar ninguna línea de investigación”, dijo por otra parte Lozoya en declaraciones a la emisora Televisa.

Lozoya destacó por la mañana en rueda de prensa “la complejidad” de los peritajes en la zona del estallido y sostuvo que “se utilizarán todos los recursos para conocer las causas raíz del siniestro”.

La noche del jueves, el secretario de Gobernación rechazó a preguntas de la prensa comentar si se considera la línea de investigación de un atentado pues sería “irresponsable”, dijo, adelantar causas sin elementos de prueba.

Hasta el momento no se ha producido reivindicación alguna de la deflagración en las oficinas de Pemex, entre las que destaca un rascacielos de 54 pisos que en los años ochenta fue el más alto de América Latina.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto, tras realizar ayer una visita a un nosocomio de Pemex en donde se encuentran algunos de los heridos, adelantó que la Gobernación y la fiscalía general brindarán un informe de las investigaciones.

Una fuente de protección civil dijo que según testimonios iniciales de los trabajadores, el estallido se produjo tras “una acumulación de gas, en una planta de electricidad”.

Osorio Chong acudió ayer a las instalaciones de Pemex, donde en cientos de metros cuadrados se acumulaban los destrozos causados por la explosión: trozos de concreto y varillas retorcidas además de sillas, computadoras, papeles, cajas, archivadores y otros muebles de oficina severamente dañados y esparcidos por el lugar.

La detonación causó daños a cuatro niveles de la torre B, que alberga a unos 1.700 trabajadores del área de recursos humanos.

Rio Negro